,

¿Subirá el precio del vino por la escasa cosecha?

La merma de la producción tras la vendimia de 2017, debido principalmente a la sequía y al daño ocasionado por las heladas y el granizo en determinadas zonas, ha traído consigo la publicación de multitud de noticias sobre el aumento del precio de los vinos.

Los expertos hablan de un gran incremento del producto final, algunas organizaciones de consumidores ya han solicitado que el aumento del coste de los vinos por parte de las bodegas se realice de forma paulatina. Por otro lado, diversas organizaciones agrarias ya han solicitado que la subida suponga más beneficios económicos para el viticultor que, al final y al cabo, es el proveedor de la materia prima.

Las Denominaciones de Origen españolas han anunciado recortes de la producción de vino tras la vendimia desde el 20% hasta el 70%; en un año climatológicamente complicado, desde luego.

Pero, ¿qué hay de cierto en todo ello?, ¿es necesario alarmarse?, ¿va a subir tanto el precio del vino cómo se está anunciando? En realidad, hay muchos factores para tener en cuenta antes de tildar como ‘rotura’ a la cosecha 2017, aunque no cabe duda de que el desplome de la producción se ha producido en toda Europa: En Italia en torno al 23 % menos, en Francia sobre el 19 % y en torno al 15 % menos; pero depende mucho de las zonas. En el caso de Bodegas Comenge, ha sido del 63% con respecto a 2016, más o menos la media de la Ribera del Duero.

Menos rendimiento por hectárea

En la cosecha de 2016 se batieron récords de producción y, por lo tanto, récords de ventas en cantidad, pero no en precio, lo que repercute sobre todo en zonas donde se elaboran vinos a granel.

Debido a la superproducción de vino durante el año pasado, las exportaciones aumentaron en términos cuantitativos, sin embargo, su precio disminuyó en términos generales. Se comercializó mucho vino a granel y los viticultores recibieron menos dinero por el kilo de uva.

En el caso de Bodegas Comenge, como ocurre en muchas otras bodegas de la Denominación de Origen Ribera del Duero, se apuesta por una producción controlada y relativamente homogénea año tras año, mediante trabajos en verde cuando es necesario (aunque nadie se libra de los designios de la naturaleza). Por esa razón el año pasado tanto la producción total como los rendimientos fueron ajustados.

El problema de la añada 2017 es que la falta de lluvia, las heladas y el granizo han causado menores rendimientos, es decir, una inferior relación kg/ Ha, que en bodegas Comenge se ha situado en 2.100 Kg/Ha, cuando lo normal es más o menos el doble.

Cantidad vs Calidad

Para comprender cómo puede comportar el mercado del vino durante el año que viene, es importante diferenciar los productores que apuestan por elaborar mucha cantidad de vino a un precio más económico y quienes apuestan por un proyecto a largo plazo, en el que prima la calidad añada tras añada.

Los operadores que apuestan por vender gran cantidad de botellas o incluso vino a granel, este año verán reducidos sus ingresos. Esto es debido a que el precio al que los viticultores cobrarán la uva es superior, como es lógico, por la ley de la oferta y demanda. ¿Será factible encontrar un vino a 2 euros en un supermercado?

Además, hay que tener en cuenta que los vinos elaborados como crianza y reserva saldrán al mercado dentro de más de un año, por lo que será importante cómo se desarrollan los siguientes ciclos.

,

El libro clásico de la viticultura española a tu disposición por gentileza de Bodegas Comenge

En 1932 Miguel Comenge escribió ‘La Vid y los Vinos Españoles’ una obra imprescindible para cualquier profesional del sector vitivinícola, historiador o simplemente aficionado. Hoy en día sigue siendo un indispensable de la librería de cualquier winelover.  El libro, que no se publicó hasta 1942, contiene 22 figuras, 12 láminas y una relación de las características físico-químicas de 87 mostos y 109 vinos españoles.

Don Miguel Comenge, Catedrático de Bioquímica, Director del Laboratorio Municipal de Madrid, Catedrático de Bromatología en la cátedra de Fermentación, Doctor en Farmacia, Académico de Número de la Real Academia de Farmacia, Profesor Químico de primera clase del Instituto Sanidad de Madrid e Inspector Farmacéutico Municipal y estudioso, escribió varias publicaciones importantes para los profesionales de su campo, como ‘Análisis de los alimentos’ (1934).

Para ‘La Vid y los Vinos españoles’ el autor se inspiró en cierta manera en el Ensayo de 1807 sobre las variedades de la vid común que vegetan en Andalucía escrito por Simón de Rojas Clemente y Rubio, pero ‘La Vid y los Vinos Españoles’ es una publicación mucho más extensa y completa que surgió debido a la necesidad de su autor por compilar y clasificar el origen de los distintas variedades de uva y procesos de elaboración para evitar fraudes, copias y adulteraciones.

Según Don Miguel, hasta ese momento no existía ningún manual donde se recogiese un profundo estudio de las variedades de vid de las que se obtenían los vinos nacionales en aquel momento, tampoco información sobre su origen o análisis acerca del color, aromas, sabor, sustancia, edad y mezclas en función de cada cepa en cuestión y el lugar en el que se cultivaban.

Contenido de la obra: Originalidad, erudición y detallada investigación específica

Para desempeñar este arduo trabajo de compilación de información, Miguel Comenge contó con el apoyo de sus compañeros farmacéuticos, de amigos de todo el territorio nacional – quienes le enviaban muestras – , así como con documentación gracias a  obras de otros estudiosos como el ya mencionado Rojas Clemente, los coetáneos de éste Boutelou y Cavanilles o el botánico Mariano del Amo.

Después de un proemio en el que se recopilan datos históricos sobre la filología de la vid, su presencia en la mitología y su importancia en la historia del España, ‘La Vid y los Vinos Españoles’ está compuesto por cuatro capítulos y un índice de láminas y figuras.

Desde las formas de las especies vitis viníferas españolas; las causas que influyen en la calidad de los frutos; una parte dedicada a bioquímica, con información muy relevante sobre la fermentación o composición de las levaduras; crianza, conservación y transporte de los vinos, hasta llegar a los métodos analíticos y descriptores de los vinos de las distintas áreas vitivinícolas; el estudio de Miguel Comenge es una completa obra con la que viajar el tiempo a los orígenes del vino en España.

‘La Vid y los Vinos Españoles’ inspiró a Jaime Comenge para fundar Bodegas Comenge en el año 1999. Tras cursar un Máster en Viticultura de la Universidad Politécnica de Madrid y después de una larga vida laboral como economista, su idilio con el mundo del vino comenzó en los años 90, prácticamente al jubilarse.

En Bodegas Comenge somos conocedores de que ‘La Vid y los Vinos Españoles’ forma parte de la cultura e historia vinícola española y por eso queremos divulgarlo y ofrecerlo en formato digital. Para conseguirlo, tan sólo debes suscribirte a nuestra newsletter en Inscribirse a la newsletter

Comenge Crianza 2015, un vino aromático y estructurado

Acaba de salir al mercado la nueva añada de Comenge Crianza, de Bodegas Comenge, un vino elaborado con la variedad reina de la Denominación de Origen Ribera del Duero, la Tempranillo, procedente de 17 parcelas distintas ubicadas entre Curiel de Duero y Pesquera de Duero.

Las cepas están plantadas en suelos de arcilla y caliza asentadas en laderas de suave pendiente. Tras la fermentación alcohólica con levaduras propias seleccionadas, el vino realiza la fermentación maloláctica en depósitos de hormigón.

Después, Comenge Crianza permanece 15 meses en barricas de roble francés (90%) y en barricas de roble americano, de las cuales el 40% son barricas nuevas.

En particular, la añada 2015 de Comenge Crianza se caracteriza por su gran concentración y una paleta aromática muy amplia. Fue un añada cálida y seca que favoreció la acumulación de azúcares y compuestos polifenólicos, aunque no tan seca como la presente.

Comenge Crianza 2015 es un vino con mucho volumen, mucha persistencia al final de boca y de largo recorrido; adecuado para beber ya o para guardar algunas botellas y disfrutar de ellas dentro de cinco, seis o siete años.

Carácter de la uva Tempranillo de Ribera del Duero

Aunque los vinos de la bodega se caracterizan por su elegancia, discreción y sutileza, quizás la añada 2015 se distinga más por su concentración. En estos momentos es explosivo en nariz y necesitará algo de tiempo para afinarse tras unos meses de crianza en botella.

Sin embargo, ahora tiene el encanto de la uva Tempranillo de la Denominación de Origen Ribera del Duero, esa potencia que no se consigue siempre en otros lugares donde se cultiva esta variedad y que viene determinada, entre otras cosas, por el abrigo del río Duero.

Según Rafael Cuerda, director y enólogo de Bodegas Comenge, “para mi es una añada singular. Esa uva pequeñita que tuvimos en vendimia nos ha dado una sensación en boca espectacular y muy amplia, es su principal encanto”.

,

Octubre, el mes del Salón de los Mejores Vinos de este año

¿Dónde puedo encontrar buena parte de los mejores vinos españoles? ¿Hay algún evento que los reúna a todos sin tener que recorrer largas distancias entre una región y otra?

Las respuestas a estas y otras preguntas que posiblemente estés formulándote, son afirmativas porque el evento que se encargará de reunir a todos estos vinos que quieren presentarse este año como los mejores de nuestro país, será el Salón de los Mejores Vinos de España, que celebrará su decimoctava edición los días 23 y 24 de octubre de 2017 en Madrid.

Muchos de los mejores vinos españoles se darán cita en el Pabellón 2 de IFEMA, donde está prevista la asistencia de profesionales del sector y amantes del vino a un evento en el que descubrir cuáles son los vinos que se producen en cada rincón de nuestro país, un escaparate inmejorable para descubrir hacia dónde se dirigen la nuevas tendencias tanto en la elaboración como en la presentación de las diferentes marcas, en el afán de encandilar al consumidor tanto nacional como de los mercados exteriores.

Entre las curiosidades que el mencionado salón tiene preparadas para sus asistentes, se encuentran los vinos ecológicos, etiqueta y forma de producir que no se le ha escapado a nuestra industria vinícola por la que sienten gran curiosidad buena parte de los aficionados al vino y profesionales del sector y entre los que presentaremos en primicia nuestro Comenge Crianza (92 puntos), nuestro primer vino con Certificación Ecológica que entra de lleno en el grupo de los “Vinos Excelentes”. Biberius Roble 2016 también se ha ganado un hueco en esta misma categoría, merced a los 90 puntos que el comité de cata de la Guia Peñin ha otorgado a nuestra añada 2016.

Junto a él, tres de nuestros vinos han sido catalogados en la categoría de “Vinos Únicos”: Familia Comenge Reserva (93 puntos), Don Miguel Comenge Reserva (93 puntos) y Jacobus Reserva (94 puntos).

Durante esta edición que espera la visita de más de 200 bodegas y de más de 4000 personas, se presentará también la Guía Peñín 2018, una guía de vinos de prestigio internacional cuyo objetivo es dar a conocer nuestros mejores vinos por todo el mundo.

Eventos de estas características son interesantes para los profesionales del sector y para los aficionados a todo lo que tenga relación con el vino y su industria; sin embargo, quienes deseen empezar a acercarse a este mundo, a su industria, a su cultura y a las bodegas y viñedos de las que salen nuestros vinos, pueden empezar por aquí. Nada como vivir en primera persona la presentación de una guía que nos proporcionará información valiosa, o acercarse hasta algunas de las bodegas allí presentes para charlar con sus representantes mientras disfrutamos de alguno de los vinos que se han destacado a lo largo de este año 2017.

Muchas novedades, tendencias, productos y futuros productos, dispuestos a triunfar dentro y fuera de España; juntos a escasos metros de distancia… todos allí para nosotros… en algunas semanas nos estarán esperando.

,

Mosto, fermentación y crianza: Las Edades del Vino

El día 14 de octubre celebramos en Comenge un evento destinado a todos aquellos que quieran conocer y catar nuestros vinos en todos sus estados de elaboración después de la vendimia, mosto en proceso de fermentación o recién fermentado y vinos que ya han comenzado su proceso de crianza en barrica.

La actividad, que comenzará a las 13.00 horas, también incluye visita guiada a la bodega y al viñedo ecológico para terminar con una comida informal y degustación de vinos, ya terminados, de la bodega. ¡Conocer el proceso del vino de principio a fin! Además los asistentes se llevarán como obsequio una botella de Biberius.

El menú que se servirá para finalizar la actividad será una teja de morcilla choricera y chorizo ibérico; anchoas de Santoña y queso de leche cruda; pinchos de lechazo a la brasa de sarmiento al estilo de Traspinedo, tarta de piñones; todo ello acompañado de Comenge Crianza.

El evento es exclusivo y tendrá un aforo limitado a 50 asistentes, con un coste de 60 euros por persona, que podrán inscribirse en visitas@comenge.com , en los teléfonos 639 162 270 o 983 880 363 o a través del siguiente enlace www.comenge.com/blog/las-edades-del-vino

Aprender a apreciar los aromas del vino

Para educar el olfato y aprender, poco a poco, a percibir los aromas de los vinos en toda su plenitud es importante dejarse aconsejar, probar, catar y ‘meter las narices’ donde se pueda. No sólo en las copas, sino también tener la curiosidad por oler todo lo que hay a nuestro alrededor: Desde frutas verdes, maduras, casi pasadas, hierba, piedras, cueros…

Todos los aromas susceptibles de ser apreciados en un vino están en la naturaleza y el entorno que nos rodea. Ser un buen ‘observador’ de los mismos es vital para conseguir sensibilizar a la pituitaria.

Igual de importante es curiosear a nivel olfativo los elementos que nos rodean, que tener la oportunidad de oler el vino en sus distintos momentos del proceso de elaboración.

Vino en sus distintos momentos de elaboración

Además, Rafael Cuerda, enólogo, tendrá preparados mostos frescos, los aromas que se encuentran en el jugo de la uva recuerdan a flores frescas, a frutas, a flores, incluso a gominolas debido al dulzor del zumo.

Una vez que el vino comienza a fermentar, esos aromas siguen estando presentes en mayor o menor medida; pero lo que será distinto es su sensación en boca. Los vinos de Bodegas Comenge en estado de fermentación son chispeantes – debido a las burbujas de carbónico derivadas del proceso- pero también con una cierta mineralidad y muy frescos.

Cuando los vinos están en barrica no quiere decir que estén terminados, ni mucho menos, los aromas primarios suelen desaparecer de forma momentánea para dar paso a toques tostados, especiados, vainillas, tofes, frutos secos… En función del tipo de barrica, edad, procedencia y tostado.

Este momento resulta de gran interés para cualquier aficionado a la cata de vinos pues, cuando el vino esté embotellado y después de un tiempo de reposo en botella, será más difícil diferenciar unos de otros. ¿Quiéres saber qué diferencias hay a nivel sensorial entre la barrica de roble americano y la roble francés? Esta esta es tu oportunidad.

Las Edades del Vino es, sin duda, una gran oportunidad para adentrarse en la cata de vinos y exprimir todo su potencial.

,

Ribera Run Race, la competición que recorrerá la Ribera del Duero

PresentacionRRR

Los próximos días 16 y 17 de septiembre la Denominación de Origen Ribera del Duero celebra la competición deportiva Ribera Run Race, que tendrá como centro neurálgico el municipio de Peñafiel.

Recorrido de Ribera Run Race

La prueba principal tendrá lugar el sábado día 16 a las 8.00 horas y la salida se realizará desde la histórica Plaza del Coso de Peñafiel. El recorrido transcurre por el propio casco urbano de la localidad, para después tomar la vía G14 o también llamada Senda del Duero, hasta llegar al Monasterio Cisterciense de Santa María de Valbuena.

La siguiente etapa del recorrido trazado llevará a los participantes a Curiel de Duero, donde se sitúa Bodegas Comenge, y después afrontar la ruta del Río Duratón hasta llegar de nuevo a Peñafiel para realizar uno de los tramos más complicados: el ascenso el propio Castillo de Peñafiel, a unos 900 metros de altitud, y que alberga el Museo del Vino.

En este caso, el recorrido principal son 50,8 Km, un desnivel de 467 metros, una altitud mínima de 725 metros y máxima de 987 metros.

Para aquellos que quieran disfrutar de el paisaje y los caminos que transcurren entre los viñedos de la Ribera del Duero pero prefieren hacer un trayecto más corto, la organización a previsto Run Race Media, que comparte con el recorrido principal los 21 primeros kilómetros y sus puntos de avituallamiento.

Una opción de 20,8 Km que finalizará en la localidad de San Bernardo y cuyo desnivel es de 60 metros.  La salida será asimismo desde la Plaza del Coso, pero a las 10.00 horas.

También está prevista la celebración de una carrera popular el domingo día 17, bautizada como Ribera Run Race Promo, con 10 kilómetros de recorrido exclusivamente por las calles de Peñafiel.

¿Cómo participar en Ribera Run Race?

La inscripción para participar en la Ribera Run Race es muy sencilla, tan sólo es necesario cumplimentar el formulario disponible en la web de la carrera. Hasta el día 15 de agosto, el dorsal para el recorrido largo de Ribera Run Race cuesta 50 euros; 20 euros la de medio recorrido y 13 euros la inscripción en RRR Promo.

Además de los servicios propios de la competición, como control de seguimiento, la asistencia durante la carrera y el avituallamiento sólido y líquido, los participantes recibirán una bolsa del corredor que incluirá detalles de los patrocinadores, como es el caso de Bodegas Comenge.

Actividades durante Ribera Run Race

La competición Ribera Run Race pretende unir deporte, gastronomía, turismo y vino durante todo el fin de semana. Los participantes y acompañantes tendrán la oportunidad de compartir experiencias inolvidables en un entorno natural y patrimonial excepcional; pero además algunas de las bodegas colaboradoras estamos preparando actividades especiales en torno al evento deportivo.

Las actividades paralelas se irán desvelando en la próximas semanas, os mantendremos informados de la visita especial que tendrá lugar en Bodegas Comenge. Ribera Run Race es, sin duda, una ocasión única para dar a conocer la Ribera del Duero vallisoletana y para demostrar todo lo que nuestro entorno tiene que ofrecer.

 

 

 

Presentación en la Asociación de Sumilleres de Valladolid

17692817_1462084957198774_445277557_o

La semana pasada tuvimos el placer de presentar el proyecto de Bodegas Comenge y los vinos a los miembros de la Asociación de Sumilleres de Valladolid, celebrado en el Restaurante Ángela.

El acto fue una oportunidad única de mostrar los vinos de los que disponemos actualmente en el mercado, pero también de catar añadas antiguas y nuevas elaboraciones. Una gran ocasión para compartir pareceres con profesionales del sector, los sumilleres, los mejores embajadores de nuestros vinos.

Comenzamos la cata con Comenge Verdejo 2014 en formato magnum. Un vino que despertó el interés de los asistentes por su acidez aún latente, su volumen y sus aromas primarios.  El hecho de probar un vino blanco con una cierta madurez despertó el eterno debate sobre cuándo comercializar y consumir un vino blanco. No es fácil, lo sabemos, pero es necesario unir fuerzas entre elaboradores y profesionales para que el consumidor final disfrute este tipo de vinos.

Después probamos tres añadas de Comenge Crianza, 2014, 2009 y 2005. La primera añada aún joven, pero con muy buenas expectativas, donde la fruta a día de hoy es la principal protagonista. La añada 2009 mostró todo su carácter varietal, aromas a monte bajo y balsámicos. Aunque sin duda una de las estrellas de la velada fue la añada 2005, espectacular desde el inicio, con ligeros toques tostados, cedro, un vino completo, complejo, con una entrada muy suave y una larga persistencia.

Familia Comenge 2011 fue el siguiente vino de la cata, con el que hemos querido rendir homenaje a las largas crianzas de la Ribera del Duero. Un vino sedoso, amplio en boca y una gran carga frutal. Disfrutamos todos.

Refrescamos la boca con nuestro vino tinto más joven, Biberius, que acaba de salir al mercado. Un vino perfecto para tomar por copas, en cualquier ocasión y que gustó mucho a los asistentes.

Vertical de Don Miguel Comenge

Continuamos con otra pequeña vertical, esta vez de Don Miguel Comenge, el vino más emblemático de la bodega y que lleva el nombre del autor de la emblemática publicación ‘La vid y los vinos españoles’. De Don Miguel Comenge probamos las añadas 2014 (que aún no ha salido en mercado), 2011 y 2004 en formato magnum. De nuevo el tiempo fue testigo de la grandeza de un trabajo bien hecho, pues la cosecha 2004 demostró haberse convertido en un grandísimo vino.

La cosecha 2011 se presentó incluso joven, una añada que demostró tener aún mucho recorrido. No hay que olvidar que Don Miguel sólo se elabora en las mejores añadas y procede de un viñedo muy especial, el Pago de las Hontanillas. Por su parte 2014 resultó ser un vino aún si rematar, todavía no se encuentra en el mercado, le quedan algunos meses para redondearse en la botella. Esta añada fue una de las mejores de la Ribera del Duero, por lo que estamos deseando ver su evolución.

Después de Don Miguel Comenge, el penúltimo vino fue Jacobus, la última creación de la bodega y que es el reflejo de muchos años de investigación. Trabajamos las lías procedentes de las levaduras de nuestros propios viñedos para conseguir un vino muy personal, con una larga crianza. Un vino que llamó muchísimo la atención por su diferenciación con otros vinos de la zona.

Para refrescar el paladar, concluimos con Comenge Verdejo 2015, fresco, divertido y perfecto para este tiempo primaveral.

Queremos dar las gracias a la Asociación de Sumilleres de Valladolid por habernos hecho sentir como en casa, fue un verdadero placer compartir nuestra historia con estos grandes profesionales.

, ,

Familia Comenge, el mejor regalo para el Día del Padre

16174710_1394946670536484_4350372241193792608_n

En Bodegas Comenge hemos preparado un regalo muy especial para el Día del Padre, una botella en formato mágnum (1,5 L) de Familia Comenge a un precio especial.

Familia Comenge es el vino reserva de la bodega, 100% Tempranillo procedente del viñedo más viejo que está certificado como ecológico, 26 meses de crianza en barrica francesa.  

El objetivo de este vino es rescatar la tradición de las largas crianzas en roble que se elaboraban en la Ribera del Duero, por ello se escogió una uva de excepcional calidad, la del ‘Pago de los Ismas’, plantado en 1983 en Curiel de Duero. Una parcela de entre 830 y 860 metros de altitud, en ladera con una orografía sinuosa.

El suelo de la parcela es sobre todo arcillo-calcáreo, con algunos afloramientos arenosos,  que  favorece una muy buena maduración, da lugar a vinos con alta capa colorante y de buena estructura, con taninos muy finos. Un vino elegante, sedoso, profundo que se puede acompañar con todo tipo de gastronomía, por lo que es un regalo perfecto para cualquier padre en este día tan especial.

La elaboración de Familia Comenge se reserva a las añadas excelentes, para conseguir la máxima elegancia posible. La añada 2011 fue una de esas cosechas, la primera ocasión en la que se ha elaborado este vino.

El origen del Día del Padre

En el viejo continente el Día del Padre se festeja el 19 de marzo en honor a San José, pero en otros países del mundo se celebra el tercer domingo de junio y sin embargo en marzo se celebra el Día del Hombre.

La tradición quiere poner en valor la figura del padre de familia y la labor que éste desempeña en cuidar a sus hijos, en torno a una comida especial con un gran vino (bueno, esto último es cosecha propia), como Familia Comenge.

Además, el tratarse de un formato grande, de un litro y medio, y después de varios años en los que el vino ha estado criando en la botella, el vino se encuentra mucho más refinado y ensamblado. Ya hemos comentado en otras ocasiones en este blog que cuanto más grande sea el recipiente, mejor se conservará el vino.

Conservarlo, si puedes claro. Porque además el mágnum es un formato fantástico para disfrutar en comidas familiares. En Bodegas Comenge somos completamente ‘fans’ de las botellas grandes debido, precisamente, a la evolución del vino en las mismas y las notas diferenciadoras del mismo vino en una botella de 0,75 cl.

 

,

El prensado de la uva

En el post de hoy queremos poner luz a una ‘creencia’ extendida entre los neófitos en el mundo del vino y que en ocasiones surge en diversas visitas cuando se habla del rendimiento de kilos de uva de una bodega y su relación con el número de botellas producidas. Es común hacer el cálculo de que un kilo de uva corresponde a una botella de vino, algo que casi nunca es así y lo cual queremos esclarecer.

Los rendimientos máximos de vino obtenido por cada kilo de uva están determinados por cada Denominación de Origen. Por ejemplo, el Consejo Regulador de Ribera del Duero establece en su reglamento que la extracción máxima permitida es un 70%, es decir, de un kilo de uva se podría elaborar como máximo algo menos de una botella de vino de 75 cl. Este mismo porcentaje se ha de cumplir en Rioja, mientras que en Rueda es del 72%.

fullsizerender

Con independencia de los rendimientos máximos  legales, la cantidad de vino que podemos obtener de un kilo de uva depende del tipo de vino que se elabore y de la calidad que se desee ofrecer. Por ejemplo,  se denominan ‘vinos de sagrado’ a aquellos en los que sólo se usa el “mosto yema” de la fermentación: nos referimos al vino que se extrae del depósito exclusivamente por gravedad, una vez finalizada la fermentación alcohólica. Esta fracción de vino, cuyo porcentaje respecto a la uva inicial supone entre el 55 y el 60%, es habitualmente el de mayor calidad. Su color es más intenso, el aroma más varietal y sus tanino mucho más amables que los que se extraerán posteriormente durante el proceso de prensado de los hollejos.

No obstante, en enología no existen reglas fijas y cada enólogo tiene su personal visión de la añada y la variedad a elaborar, por lo que en muchas ocasiones también se utiliza un porcentaje del vino de prensa mezclado con el vino yema, habitualmente con objeto de elevar el contenido de taninos en el vino.

En este sentido, es necesario tener en cuenta el tipo de presión que el enólogo decide utilizar y la tipología de la prensa. Si nos remontásemos al pasado, la primera prensa fueron los pies, es decir, antiguamente la uva se ‘espachurraba’ pisando la uva. Este método aún se sigue utilizando en bodegas de pequeños productores.

fullsizerender2

La prensa vertical es otra de las prensas que más se han empleado tradicionalmente. La uva se vierte sobre una jaula cilíndrica de madera o de acero inoxidable donde se ejerce presión mediante una tapa, normalmente anclada a un tornillo hidráulico. Este tipo de prensas se comportan de forma cuidadosa con los hollejos y el vino resultante tiene una aceptable limpidez, pues durante el prensado los hollejos no sufren ningún tipo de agitación, formando su propio lecho filtrante.

Hoy lo más habitual son las prensas horizontales rotativas, en las que se puede ajustar con precisión los incrementos progresivos de presión y el tiempo de los ciclos de prensado. Además, para los vinos blancos, existen unas prensas horizontales ‘inertis’ que emplean nitrógeno para proteger el mosto contra la oxidación. También permiten controlar el porcentaje de mosto obtenido de cada prensado, velando de esta manera por la calidad del vino final.

Con independencia del tipo de prensado, otro factor que influye en el resultado final es la forma en que se cargue la prensa. El transporte de la uva por gravedad o mediante cintas transportadoras que eviten el empleo de bombas mejora sensiblemente la calidad del vino de prensa obtenido.

img_1063

En Bodegas Comenge el prensado se realiza con una prensa horizontal, cargada mediante cinta elevadora directamente junto al depósito. El ciclo de prensado tiene una duración de 87 minutos, de los cuales los primeros 30 minutos se realzan a muy baja presión. La prensa se fracciona en tres categorías: llamamos “turbio” al primer vino obtenido, apenas sin ejercer presión 200 milibares), durante el proceso de colocación de los hollejos. Es un vino de buena calidad, pero excesivamente turbio y por tanto necesita ser decantado por separado. A los pocos minutos, el vino extraído tiene una mejor limpidez y aromáticamente es de buena calidad. A esta fracción, la principal, a denominamos “limpio”. A partir de 1200 milibares de presión el vino de prensa comienza a mostrar un carácter herbáceo y astringente, siendo de nuevo separado.

Cada parte del proceso en la elaboración de un vino, cada pequeña práctica tanto en viñedo como en bodega, es decisiva para obtener un vino que refleje el paisaje que le ve nacer y sobre todo, que nos haga disfrutar.

 

, ,

Fin de la vendimia 2016 y fermentación


Hace pocos días que ha finalizado la vendimia en Bodegas Comenge, una vendimia que empezó el 7 de octubre y que ha resultado “buenísima y de sanidad absoluta”, según Rafael Cuerda, director y enólogo de la bodega.

Además de la exquisita calidad del fruto, la cosecha 2016 se ha caracterizado por la excelente maduración y producción de la variedad Cabernet Sauvignon, el mejor año de la historia de la bodega. Sólo se paró de vendimia el día 13 de octubre debido a la lluvia, pero el agua precisamente ayudó a que la uva Cabernet terminara su desarrollo a la perfección. Para ese día el 90% de la uva ya estaba en la bodega.

Los rendimientos medios obtenidos han sido de entre 4.800 y 6.100 Kg/Ha., ya que la producción se va ajustando y controlando a lo largo del año mediante trabajos en verde, siempre en busca de la calidad de la uva. Ya hemos comentado en anteriores posts que la lluvia caída en vendimia, si no es excesiva y continuada, no tiene por qué mermar la calidad del fruto. La anticipación es fundamental, es por eso que durante el mes de septiembre  se deshojaron las caras de las cepas en las que los racimos estaban más expuestos al sol de la mañana con el fin de evitar una posible botrytis en caso de lluvia.

El resultado ha sido una vendimia “cómoda”, con unos racimos de uvas pequeñas, una gran intensidad de color y los mejores niveles de estructura, polifenoles y aromas que Rafael Cuerda recuerda. Pese al calor del verano, la acidez se han controlado con precisión y está más equilibrada de los que se esperaba.

En un año donde la Denominación de Origen Ribera del Duero está batiendo récord de producción, en Bodegas Comenge continuamos con nuestra filosofía de ajustar los rendimientos a lo que cada una de las parcelas necesita e intentar trasladar nuestro magnífico paisaje a una copa de vino.