Comprar cajas de vino en tiempos de confinamiento

Explorando el Gourmet que llevamos dentro durante la cuarentena

Lo hemos visto en las noticias y en las redes sociales, en las últimas semanas en las que estamos obligados a quedarnos encerrados en casa, los españoles hemos sacado el Gourmet que llevamos dentro. Hemos visto y compartido muchos vídeos de gente preparando los platos más apetecibles, compartiendo recetas y trucos de cocina y claro está, recomendando vinos.

Un Gourmet es alguien que aprecia y sabe disfrutar de los mejores vinos y los mejores platos. También es de buen Gourmet saborear las recetas más sofisticadas en los mejores restaurantes, donde además encontraremos vinos de calidad. No hace falta decir que esto ahora es imposible, pero eso no nos impide encontrar maneras de sentirnos Gourmets en nuestra propia casa.

La mayor dificultad para dar rienda suelta a nuestro Gourmet interior es la dificultad de acceder a los ingredientes que necesitamos para preparar esos platos especiales.
Curiosamente la repostería se ha hecho enormemente popular y cada son más son los que preparan tartas y postres en sus hogares. Esto ha sido tan común que la levadura se ha convertido en el nuevo papel higiénico de los supermercados. Es más difícil ahora encontrar levadura que cualquier otro ingrediente o producto del hogar.

¿Porqué es mejor comprar una caja de vino?

Una vez pasados los primeros días, encontraréis que en Internet ya se pueden comprar todo tipo de alimentos e ingredientes necesarios para la preparación de nuestras recetas favoritas. De la misma manera podréis comprar los mejores vinos. Si estáis leyendo este post hoy es porque queréis encontrar un buen vino para maridar con vuestras mejores recetas.

Nosotros os recomendamos comprar cajas de vino, porque además de evitar tener que hacer compras a menudo, este tipo de pack mejora el precio, y en nuestro caso además te evita los gastos de envío asociados. El hecho de que te regalemos un sacacorchos te garantiza que puedas abrir las botellas, ahora que la mayoría de las tiendas que no se dedican a la venta de alimentos están cerradas.

Comenge te ofrece opciones diferentes para que puedas probar una selección de nuestros mejores vinos de la Ribera del Duero. A continuación te listamos algunos de ellos. Te incluimos también algunos de los alimentos que pensamos que pueden maridar mejor con cada vino. No dudéis en explorar las distintas combinaciones posibles entre cada uno de nuestros vinos y las distintas recetas que podéis elaborar en casa.

 Estuche de 6 botellas de vino:

PACK RED & WHITE

Comenge amplía su gama de estuches de vino y lo hace, entre otros, con la puesta en escena de su pack Red&White. Este estuche de seis botellas de vino es exclusivo, nuevo, para todos los gustos; colorido, como bien lo indica su nombre: Red, por sus 3 botellas de Comenge Biberius; White, por las 3 de vino Verdejo que lo completan.

Comenge Biberius 2018

Biberius es un vino creado a base de la variedad de uva Tempranillo, una uva de aroma intenso que ha sido cultivada, cuidada y mimada, atendiendo a los principios que rigen la agricultura ecológica. Como no podía ser de otra manera, el resultado llama la atención por su frescura y por su carácter alegre.
Biberius empezó a formar parte de la oferta de Bodegas Comenge en 2008. Llegó y lo hizo para quedarse y convertirse, ahora, en componente indispensable del pack Red&White.
Este vino joven, el más joven de la bodega, debe su nombre al Emperador Tiberio. Las uvas con las que se elabora son seleccionadas manualmente, fermentadas con levadura elaborada en las propias Bodegas Comenge y tratado en barrica durante 5 meses hasta ser embotellado para que pueda ser consumido con la misma pasión con la que Tiberio disfrutaba de los vinos de esta región.

Colección Comenge Verdejo 2019

La colección de las tres botellas de Comenge Verdejo completa la composición de este estuche pensado para que sus vinos acompañen cualquier menú.
Este Verdejo está elaborado con uvas de la variedad que le otorga su nombre, uvas que son recogidas a mano y cultivadas y cuidadas con el mimo que acompaña a la vendimia diurna de las características mencionadas.
En su elaboración, la uva pasa por una maceración de 12 horas, un prensado de los racimos y una fermentación que emplea levadura salvaje. El resultado: un carácter auténtico, austero, intenso y mineral…irreemplazable.

 Estuche de 3 botellas de vino:

Familia Comenge 2015 + Comenge El Origen 2017+ Don Miguel Comenge 2016

PACK ÉLITE

Bodegas Comenge presenta entre sus novedades un estuche de 3 botellas de vino, un Crianza y 2 Reserva, excepcionales, capaces de responder a las exigencias de los gustos más exquisitos.
Reserva Familia Comenge 2015, es un Tempranillo que ha pasado 27 meses en barrica cuya calidad se debe, entre otras razones, a su excelente capacidad de envejecimiento. Es un vino elegante y fino que con su sabor y sus aromas viene a ampliar la extensa carta de grandes vinos que ha dado y da la Ribera del Duero.
Comenge

El Origen 2017, un Crianza único y elegante cuya uva Tempranillo responde a los cuidados y a la calidad que solo puede dar un cultivo ecológico que ha crecido en suelo arcilloso y calizo. De los 15 meses en barrica y de la calidad de la materia prima con la que ha sido elaborado, se desprende un aroma intenso e inolvidable que lo convierte en el complemento ideal de las botellas de vino a las que acompaña en este estuche.

Reserva Don Miguel Comenge 2016 es, por la añada a la que pertenece, un vino único. Don Miguel Comenge 2016 es un producto de unidades limitadas, especial por su composición: 90% Tempranillo y 10% Cabernet Sauvignon.
Sus 22 meses en barrica de roble francés y la levadura propia y característica de Bodegas Comenge empleada en su fermentación son, junto a la precisión empleada en todos y cada uno de los pasos del proceso de elaboración, los responsables de un resultado como este: un vino exclusivo de intenso color y potente aroma en cuyo sabor se aprecian abundantes y placenteros matices.

Otras cajas de vino

Sabemos que te gustarán estos vinos  por lo que podrás repetir, pero también comprar las cajas de algunos de nuestros vinos por separado. En nuestra tienda encontrarás por ejemplo un pack de Comenge el Origen 2017 en una caja de 6 botellas. Este, como os hemos dicho, es un vino elegante que proviene de una selección manual de racimos y uvas. La vendimia es manual en cajas pequeñas.

Si te ha gustado nuestro vino joven o simplemente eres un amante de estos vinos alegres pero con carácter, puedes comprar una caja de 6 botellas de Comenge Biberius 2018. Para elaborar este vino utilizamos las uvas de la variedad Tempranillo de nuestros viñedos de Los Silos y Carrapiñel. Utilizamos nuestra propia levadura y seleccionamos cuidadosamente de forma manual los racimos y las uvas.

Comenge Colección Verdejo 2019 se puede comprar en una caja de 6 botellas también en nuestra tienda. Solamente utilizamos uvas de la variedad verdejo de la localidad de Rueda. Esta uva blanca es de las más importantes de España y produce vinos frescos y equilibrados.

En nuestra tienda Online encontrarás además de estas cajas de vino, otras que no dejarán de tentarte, como el Familia Comenge 2015, la caja de Don Miguel Comenge 2016, o una caja de Carmen By Comenge 2018, un clarete de parcela de producción limitada que no te dejará indiferente.

Aprovecha nuestras ofertas especiales en tiempos de confinamiento que incluyen, además de los gastos de envío gratuitos, un sacacorchos de regalo. Marida nuestros vinos con los mejores platos que puedas elaborar en tu hogar y siéntete Gourmet sin salir de casa.

Accede a nuestra tienda de vinos Online para comprar tu caja de vino.

 

Vinos exclusivos, porque no hay otro igual

Como consumidores, normalmente buscamos la calidad en aquellos productos que adquirimos, más aún si se trata de productos de alimentación. Sin embargo, existe otro término que hace de esta calidad algo único y que no suele ser tan fácil de encontrar. Estamos hablando de la exclusividad. En materia de vinos, la calidad es importante, sí, pero la exclusividad, la convierte en única e inigualable, simplemente, porque significa que no hay nada igual.

Bodegas Comenge trabaja ambos conceptos, cuida, elabora, produce y comercializa sus vinos bajo ambos estándares. La calidad de los procesos por los que pasa su materia prima y el mimo con el que son tratadas sus viñas hasta que la uva se convierte en vino, consiguen hacer de él un producto exclusivo.

Los vinos exclusivos de Bodegas Comenge son productos singulares. Cierto es que el concepto de exclusividad ha de utilizarse con cuidado, ha de responder a toda una serie de cualidades y características a la que no todos pueden responder. Comenge, lo sabe. Emplea el término exclusivo porque sabe que sus vinos poseen cualidades que los diferencian del resto y como consecuencia, la exclusividad de sus productos es empleada como herramienta de marketing, una herramienta fiel al producto que vende y que responde a una realidad y a la razón de ser de su existencia.

Los vinos exclusivos de Comenge

Nada como echar un vistazo para conocer de cerca la gama completa de sus vinos. Familia Comenge o Don Miguel Comenge son algunos ejemplos de la calidad y de la exclusividad a la que hacemos referencia en este espacio.

Pero además hay algo que sin lo que un vino exclusivo, no podría ser calificado como tal: la creatividad. Este término, que perfila al tantas veces denominado “producto exclusivo” es, precisamente, lo que consigue que un vino sea esencialmente diferente, único; un regalo, un valor añadido que, de nuevo, Bodegas Comenge aporta a cada uno de sus vinos, a su presentación y a esa forma individualizada y personal, de responder a cada cliente, a quienes conocen sus sabores, aromas y el trato gracias al que han podido llegar hasta su mesa.

¿No sería éste, el momento preciso para un capricho, el tiempo de consumir un vino exclusivo de los de verdad? Lo es. Cualquiera de las cajas de Familia Comenge, Don Miguel Comenge, Colección Comenge Verdejo o Carmen, by Comenge pueden ayudar a transformar el tiempo, a recordar, que las dificultades, por muchas que sean, no pueden terminar con nuestro gran producto, el vino.

Las ventajas de comprar vino-line

Es inevitable, esta situación que estamos viviendo marca por la pandemia del Covid-19 está cambiando los hábitos de los consumidores y las ventas a través de internet se están disparando, incluidas las ventas on-line de vinos.

Es cierto que, por mucho  que aumenten, es muy complicado paliar los efectos que la pandemia está causando en nuestro día a día: para este sector algunos de los más graves son el hecho de que bares y restaurantes de prácticamente todo el mundo estén cerrados.

Pero el vino es compartir, es un buen compañero en momentos de alegría, pero también en momentos de meditación, de sosiego…. Los españoles somos muy de acompañar esos momentos en torno a una mesa y, puesto que todos tenemos más tiempo para sacar a relucir la faceta culinaria, el vino también está presente en las mismas.

Hace años, podría haber un cierto recelo sobre la compra de vino a través de Internet, pero poco a poco es un hábito que se han ido instaurando y, tras estos meses de cuarenta, muchos nuevos hábitos han llegado para quedarse.

Ventajas de la compra de vino on-line

 

  • Más información sobre cada producto: Cuando acudimos a una tienda física, normalmente hay un experto que nos puede dar indicaciones y recomendaciones sobre los vinos que más se acercan a nuestros gustos, pero no hay duda de que en Internet podemos encontrar información mucho más amplia. Por ejemplo, en la tienda virtual de Bodegas Comenge puedes encontrar datos sobre las parcelas de donde proceden las uvas, armonías recomendadas, temperaturas de servicio, etc.

 

  • El vino en donde quieras: Ésta es una de las ventajas fundamentales de la venta on-line, puedes recibir el vino en la dirección que desees, en casa en el trabajo en un centro de recepción… Particularmente en esta situación, poder disfrutar de nuestros vinos favoritos en el domicilio.

 

  • Asesoramiento: Sobre todo cuando se compra en la tienda virtual de una bodega específica, hay diversos canales – como las redes sociales, un chat o un email- donde poder obtener más detalles que nos ayuden a tomar la decisión de compra y despejar posibles dudas.

 

  • Conservación: Tanto si compramos en la tienda on-line de una bodega en concreto como en un market-place especializado la conservación de las botellas es la óptima. Conviene informarse antes, en el caso de las tiendas multimarca, de si ofrecen un buen servicio al cliente. Si el vino tiene un defecto, primero habría que contactar con ese servicio, quienes después lo gestionarán con la bodega en caso de que proceda.

 

  • Ofertas: Debido a que los costes de mantener una tienda on-line son inferiores a una tienda física (en muchos casos no necesitan un almacén o es suficiente con uno pequeño) es más probable encontrar ofertas en determinadas épocas del año, gastos de envío gratis o regalo de algún artículo, como es el caso de los packs que ofrecemos en Bodegas Comenge.

 

Te recomendamos que visites nuestra web para conocer las distintas referencias que elaboramos pero, si prefieres hacer un pedido con botellas de distintas zonas, algunas de las tiendas on-line donde podrás encontrar los vinos de Bodegas Comenge y que mejor funcionan son:  Bodeboca, Vinissimus, Uvinum, Ideavinos o El club del Gourmet de El Corte Inglés.

¿Qué es vino de calidad? La respuesta: Bodegas Comenge

En cualquier ámbito de la vida en el que pensemos o al que, en un momento dado hagamos referencia, bien porque forme parte de nuestra rutina, bien porque nos gustaría que lo hiciera, siempre está regido e influido por nuestra idea de calidad, la
verbalicemos o no. La calidad del trabajo, del ocio, de la cultura, del tiempo y del consumo de cada uno de ellos, no importa; la calidad o la falta de ésta, está íntimamente ligada a cada uno de los ámbitos de nuestra vida. Con el vino, no podía ser de otra manera. Como protagonista indiscutible de muchos de estos momentos, el vino de calidad mejora cualquier calificación, opinión y recuerdo durante el que se consumió y estuvo presente.

No siempre es fácil definir calidad. Hay ocasiones en las que debemos sacrificar un concepto por otro, aquellas, por ejemplo, que obligan a tener que renunciar a cantidad en favor de calidad. Con el vino, sin embargo, no tiene por qué ser así, nuestro producto favorito, la alegría de nuestra mesa, puede abarcarlo todo; puede concentrar en una sola botella lo necesario y fundamental para dotarlo de una calidad susceptible de ser transformada en alegría y trasladada a quienes lo consumen mientras se comparte alrededor de una mesa.

La calidad nunca es un accidente

Y es que, como decía John Ruskin, crítico y escritor británico del s.XIX: “la calidad nunca es un accidente; siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia”. También hay quien, como Bodegas Comenge, precisamente, ha tenido claro desde el principio esta afirmación y quien ha llevado hasta sus últimas consecuencias, siempre en materia de vino, aquello de “calidad y buen precio no tienen desprecio”. Cualquiera de sus vinos son el resultado de una viticultura ecológica, de
unos cuidados precisos, de un trato amable y respetuoso que han conseguido traducirse en frescura y carácter alegre que, en definitiva, han conseguido reunir aquellos términos con los que identificamos un vino de calidad, sean cuales sean las
preferencias y gustos individuales de sus consumidores. Nos negamos a sustituir por máquinas las manos que acarician las uvas.

Bodegas Comenge sabe que el secreto está en ser capaz de despertar los sentidos y, a partir de aquí, en añadir a su producto aspectos capaces de influir en su consumo y en la elección de una u otra denominación de origen. Sin descuidar la imagen ni el precio y, atendiendo siempre a la percepción que un producto como el vino puede crear entre sus habituales, Comenge ha conseguido que definir vino de calidad sea algo fácil. Le ha puesto nombre, le ha dado forma y ha materializado el término calidad: respeto al medio ambiente, investigación como herramienta de mejora permanente y un excepcional equipo humano detrás de cada proceso; lo mejor de la Ribera del Duero, una tierra excepcional, reflejada en cada botella son la respuesta a la no poco frecuente pregunta de “¿qué es un vino de calidad?

¿Quieres comprar nuestro vino? Visita nuestra tienda de vinos.

Bodegas Comenge concluye una vendimia histórica en cuanto a calidad

La vendimia en Bodegas Comenge en Ribera del Duero comenzó el día 26 de septiembre y concluyó el 28 de octubre, con una calidad histórica pero un 30% menos de uva debido a la sequía durante todo el ciclo vegetativo.

Ha resultado una vendimia algo larga debido a que tuvimos que parar 20 días en el medio de las fechas indicadas, para esperar el momento óptimo de maduración de la uva Cabernet Sauvignon, “el mejor que hemos tenido nunca”, según Rafael Cuerda.

En general, la uva obtenida ha sido de tamaño pequeño, procedente de racimos sueltos.  A pesar de que el ciclo no ha sido especialmente homogéneo, la maduración de las bayas ha sido la correcta y no ha habido signos de pasificación. Sorprendentemente, los mostos obtenidos han presentado una mayor acidez de lo esperado.

Las lluvias caídas a mediados de septiembre (en torno a 60 litros por metro cuadrado), finalmente resultaron beneficiosas. El agua y el calor no es una precisamente una buena combinación en estas fechas del año, pero dichas precipitaciones eran necesarias en un año particularmente seco. Aunque hubo una preocupación inicial con respecto a la posibilidad de aparición de botrytis, el hongo no llegó a manifestarse y tampoco las bayas aumentaron su tamaño, pero el agua de septiembre facilitó un buen final de maduración.

“Las extracciones han sido fáciles, los taninos estaban maduros y muy agradables, sin verdores, proporcionando mostos muy coloreados y con bocas amplias”, explica Rafael Cuerda.

En la actualidad, los vinos se encuentran en proceso de fermentación maloláctica y todavía es pronto para juzgar con precisión la añada, pero las perspectivas para la crianza son realmente buenas.

Una vendimia intensa

No cabe duda de que la época de recolección de la uva es una de las más intensas para una bodega. Desde la preparación de las instalaciones (la limpieza es siempre fundamental), los controles de maduración, la decisión del momento óptimo de vendimia, la organización de la vendimia hasta que la uva llega a la bodega, se selecciona (grano a grano en nuestro caso) y se llenan los depósitos, el enólogo cumple un papel de máxima importancia.

A todo ello debemos sumar que en Bodegas Comenge estamos siempre en proceso de continuo aprendizaje e investigación. Vendimiamos cada parcela por separado, incluso algunas se subdividen en función de la añada, orientación, tipo de suelo y, por supuesto, variedad de uva.

Además, Rafael Cuerda está inmerso en varios proyectos de investigación relativos a la fermentación de los vinos con levaduras no Saccharomyces, así como protocolos de implantación.  El objetivo no es otro que tratar de extraer todo el potencial de la uva y su complejidad organoléptica.

Es el caso de la uva blanca Albillo Mayor, el primer año en el que Rafa ha apostado por una fermentación con otros tipos de levaduras a las habituales, para lo que ha vendimiado antes de lo normal. El resultado ha sido un blanco de 12% Vol. con una muy buena acidez y una boca espectacular.

Todos los ensayos con levaduras, por si fuera poco, se hacen por triplicado, con exhaustivos controles. ¿El resultado? ¡22 vinificaciones distintas para un total de 249.500 kilos!

,

Previsión de vendimia 2019 en Bodegas Comenge

Quedan ya pocas semanas para la recolección de la uva en Bodegas Comenge. La climatología de los próximos días será decisiva y marcará la fecha de comienzo de vendimia, por lo que aún es pronto para aventurarse a decir la fecha exacta de inicio.

Sin embargo, hay un factor que sin duda caracteriza a la cosecha 2019: la sequía. Desde de noviembre de 2018, las precipitaciones hasta el mes de septiembre -de forma generalizada- en España han sido muy inferiores a la media.

En Bodegas Comenge, tanto el invierno como la primavera fueron extremadamente secos. Durante los meses de febrero, marzo y mayo no cayó ni una gota de agua, en abril se registró algún día de lluvia, pero no en cantidad suficiente. Durante los meses de junio y julio también las lluvias han sido escasas, aunque el final del mes de agosto nos regaló entre 17 y 32 litros por metro cuadrado en las distintas áreas en los que se ubican nuestros viñedos, que fueron rápidamente absorbidos por el suelo.

Es resumidas cuentas, durante el presente ciclo vegetativo, la pluviometría registrada se sitúa en aproximadamente 180 mm, lo que representa un 60% menos de las necesidades normales de un viñedo en producción. Cabe destacar que las hojas basales de nuestras viñas presentan en la mayor parte de los viñedos un vibrante color verde, lo que indica un buen comportamiento y actividad fotosintética a pesar del estrés hídrico,  dado que el sistema radicular de la cepa después de 20 años de edad es capaz de aprovechar mejor las escasas reservas hídricas del subsuelo. Pero la sequía no sólo tiene esta cara negativa. Debido a la baja humedad relativa del ambiente la proliferación de enfermedades criptogámicas se frena y las plantas presentan un perfecto estado sanitario.

A pesar de que se auguran rendimientos moderados, tanto con respecto a la cantidad y tamaño de racimos en las cepas como de mosto por baya, un año seco facilita el trabajo en ecológico de nuestros viñedos y si nada lo tuerce la calidad de esta añada será excepcional.

Cabe destacar que en Bodegas Comenge siempre trabajamos con rendimientos bajos, con el fin de obtener uva equilibrada y de máxima calidad. Esto, unido al pequeño tamaño de las bayas y de los racimos, nos hace estimar una producción en torno a 4.000 kg/ha.

En 2019 no hemos permitido el crecimiento de cubierta vegetal natural entre los líneos de los viñedos, debido, precisamente, a la falta de recursos hídricos. Sin embargo, las labores en la viña han sido las habituales de cualquier año: supresión manual de brotes secundarios (desnietado), despuntados y aclareo de racimos en todos nuestros viñedos.

Un año bueno para la Cabernet Sauvignon

En Bodegas Comenge llevamos haciendo muestreos desde final de agosto y, según los primeros indicios, comenzaremos hacia finales de septiembre con las parcelas más precoces y en octubre con las más frescas.

Estamos muy satisfechos con la maduración de la uva Cabernet Sauvignon en esta cosecha, ya que está madurando completamente y de forma homogénea, con parámetros muy similares al Tempranillo. La maduración del Albillo, por su parte, está siendo más irregular. En las cepas viejas podemos encontrar racimos más grandes que otros años.

Teniendo en cuenta el comportamiento del mes de septiembre hasta el momento, ideal en cuanto a climatología, auguramos un año excepcional para los mostos, con acideces altas debido a una maduración lenta y a gran sanidad de las uvas debido a la falta de humedad. Según Rafael Cuerda, Director Técnico de la bodega, la añada 2019 se puede parecer a la 2005 o 2015.

En Bodegas Comenge no cesa nuestra inquietud investigadora y por eso este año estamos inmersos en otro innovador proyecto de investigación para la selección y empleo de levaduras no-saccharomyces para la fermentación de la uva blanca autóctona Albillo. En el caso del vino rosado Carmen by Comenge y los tintos, realizaremos las primeras pruebas de inoculación en gran volumen de nuestra levadura Lachancea thermotolerans, y se harán las primeras elaboraciones con las uvas de tempranillo obtenidas tras los tratamientos experimentales en viña con elicitores de origen orgánico,  ensayos todos ellos que están englobados dentro de los ensayos contemplados en el proyecto FRESHWINES y  que cuenta con apoyo financiero a través del  Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

FRESHWINES es un proyecto consorciado de desarrollo experimental que pretende promover nuevos conocimientos y tecnologías orientados a mejorar la frescura de los vinos españoles. Mediante la implementación de estrategias vitícolas y enológicas en el viñedo y la aplicación de biotecnología en bodega, esta iniciativa pretende incrementar el valor y la competitividad de los vinos españoles adecuándolos a los perfiles que se corresponden con la demanda internacional creciente.

 

Bodegas Comenge ampliará este año su viñedo en 15 hectáreas

Desde Bodegas Comenge siempre hemos tenido claro que una de las partes fundamentales para obtener un vino de calidad es cultivar y cuidar nuestro propio viñedo. Sólo así podemos controlar todos los parámetros que consideramos importantes, como el equilibrio vegetativo, los tratamientos siempre ecológicos o los rendimientos productivos.

Si bien es cierto que durante los casi 20 años que llevamos de trayectoria hemos realizado pequeñas ampliaciones de nuestro terreno, este año hemos querido dar un impulso y, por ello, hemos realizado la plantación de 15 nuevas hectáreas de viñedo tras una exhaustiva búsqueda del mejor terreno posible.

Hemos adquirido 5 nuevas hectáreas en Curiel de Duero, pueblo en el que se encuentra Bodegas Comenge, continuación del viñedo que actualmente la rodea. Suelo también predominantemente calizo, con un buen porcentaje de arcilla que nos garantiza una buena capacidad de retención de agua y una correcta alimentación mineral de las plantas. Este tipo de suelo formado por descomposición de la roca madre caliza del páramo imprime a la variedad Tempranillo el carácter que más nos gusta: su elegancia y profundidad.

Las otras 10 hectáreas se encuentras en Canalejas, una localidad situada a 15 km de Curiel, en el valle formado por el río Duratón. Se trata de una parcela a 905 metros altitud orientada al norte, con suelos menos alcalinos que en Curiel de Duero, pero que mantienen un porcentaje alto de caliza, un buen nivel de materia orgánica y una excelente capacidad de retención de agua.

Los recursos hídricos discurren por las capas más profundas del suelo hasta alcanzar el borde del páramo, pasando a partir de ese momento por la superficie de la ladera que va a buscar el fondo del valle del río Duratón, afluente del Duero y al que vierte sus aguas en la cercana localidad de Peñafiel.

Para elección de esta parcela ha primado el interés por adaptar el viñedo a las nuevas condiciones meteorológicas que nos estamos encontrando en los últimos años, con veranos cada vez más largos y un considerable aumento de las temperaturas medias mensuales. En estas condiciones, la búsqueda de nuevos emplazamientos para nuestro viñedo que nos ayuden a acompasar la maduración sacarimétrica de las bayas (acumulación de azúcares) con la maduración fenólica de las mismas (maduración de pieles y pepitas) se convierte en una absoluta prioridad. Además, los suelos calizos aportan una finura muy especial en los taninos del Tempranillo que se refleja en el carácter especiado de nuestros vinos.

Qué vamos a plantar

Aunque tenemos claro que vamos a incluir variedades como la Cabernet Sauvignon, Garnacha y Albillo, la variedad predominante seguirá siendo el Tempranillo, cuyas bondades están más que comprobadas en esta maravillosa región de Duero. Tenemos también interés por estudiar el comportamiento de otras variedades históricas de nuestra zona, pues quién sabe si en un futuro próximo pueden ser determinantes en esta permanente adaptación al cambio climático que tanto nos preocupa. En estos momentos estamos trabajando con nuestro socio viverista para la selección de dichas variedades.

Con la plantación de diferentes uvas queremos ampliar la paleta aromática de los vinos, dotarlos de una mayor complejidad y equilibrio.

Cómo lo vamos a plantar

Antes de tomar ninguna decisión sobre los clones o sistemas de conducción, hemos realizado análisis de texturas y composición de cada uno de los suelos. No podemos olvidar que el 80% del sistema radicular de la planta está en los primeros 40-50 cm de suelo y que de él depende el buen desarrollo y adaptación de la planta.

El marco de plantación o distancia entre las vides es algo que sí conocemos. Será aquel que en Ribera del Duero es denominado como “estrecho”, entre 4.000 y 3.630 plantas por hectárea, con una distancia entre líneos de 2,50 metros y de 1 y 1,10 m entre cepas, dependiendo de la variedad y la parcela.

Los patrones escogidos cuentan con una buena capacidad de resistencia a la caliza activa (Fercal, 41B, 140R) y una buena afinidad con las diferentes variedades. Los clones de estas variedades tienen la característica común de primar la calidad del fruto en detrimento de su productividad; clones cuya tipología de racimo es similar a la actualmente tenemos en nuestro viñedo: tamaño moderado, sin compactar, formado por bayas de pequeño tamaño. Estas características constituyen un punto a favor para la correcta y homogénea maduración de la uva y favorece la correcta sanidad de los racimos.

Cuándo lo plantaremos

Las nuevas plantaciones de Curiel de Duero y Canalejas están previstas durante esta primavera. No obstante, estas vides no empezarán a ser productivas para la elaboración del vino hasta dentro de unos 5 años. No hay que correr durante los comienzos de la viña, o importante es en estos primeros años apoyar su desarrollo radicular, pues este será el sostén de la planta el resto de su larga vida.

Precios de vino asequibles, aperitivos agradables

Tenemos suerte. Los que somos de vino y vivimos en España, tenemos suerte. Los precios del vino en España son de los más baratos del mundo cuando se trata de tomar una copa en el aperitivo habitual de media mañana o de media tarde.

Salir a tomar algo o terminar la tarde en una terraza con un pincho y una copa de vino un día de temperatura agradable es, posiblemente, de las cosas más gratificantes y, afortunadamente, asequibles. En este sentido, la Denominación de Origen de la Ribera del Duero, nos lo pone fácil: podemos disfrutar de una copa de vino de Ribera del Duero de precio más que asequible y de calidad más que apreciable. Bien lo sabemos los asiduos a las terrazas y a las mañanas de algunos fines de semana en los que frecuentamos nuestra tasca, bar o restaurante favorito.

En grupo mejor una botella de vino

Cierto es también que cuando a la cita de las tapas se acude en grupo; cuando somos varios los adultos que nos encontramos para pasar un rato distendido y animado junto a una copa de vino y una ración con la que ir abriendo boca, conviene tal vez, pedir una botella… y seguir teniendo suerte porque, en este sentido, nuestra cultura y nuestro ocio, se lo puede permitir.

Por un precio medio de entre 8€ y 18€ podemos disfrutar de una buena botella de vino de Ribera del Duero. Verdejo, Tempranillo, Clarete,… cualquier elección es acertada porque tanto por la calidad, como por el precio del vino, la Ribera del Duero nos tiene acostumbrados a saber en que podemos confiar y apostar.

¿Lo que queremos darnos un caprichito y dejar que nuestro aperitivo o nuestro evento social o, simplemente, nuestro momento de relax junto a una buena copa de vino sea todavía más especial? Volvemos a estar de suerte. Los precios del vino de la Denominación de Origen de la Ribera del Duero, pueden seguir siendo asequibles y por un poco más, pedir un Crianza Comenge 2016 con algo más de cuerpo recorrido y persistencia.

Y si la duda asalta, nada como preguntar al sumiller o al camarero, empezar con una  copa de vino de Ribera diferente, nueva y, si funciona, quedarse con el nombre, preguntar el precio del vino y volver a comprobar que, una vez más estamos de suerte: hemos descubierto un nuevo producto, rico, asequible, de la Ribera del Duero y perfecto para el siguiente aperitivo.

,

‘Freshwines’, un proyecto innovador para mejorar la frescura de los vinos

uvas

uvas

 

Los viticultores y enólogos se encuentran en la actualidad ante un desafío frente a las consecuencias ya visibles del cambio climático. Cada vez llueve menos, la continentalidad es menor y, en función de los años, también lo es la amplitud térmica entre el día y la noche, tan influyente en el metabolismo de la vid y determinante en la evolución durante la maduración de la uva de parámetros como el color, los aromas y la acidez en los vinos.

Muchos, como es el caso de Bodegas Comenge, empezamos ya hace muchos años a tomar medidas ‘preventivas’ ante un problema que cada vez es más acuciante. Una de las decisiones más extendidas ha sido y está siendo la de plantar viñas a cada vez mayor altitud, tratando de encontrar temperaturas más frescas durante el periodo estival.

En la Denominación de Origen Ribera del Duero partimos de una altura sobre el nivel del mar de unos 750 metros, lo cual ya supone una cierta ventaja, hasta llegar a los más de 900 metros en algunas zonas. Sin embargo, es una región con muchas horas de sol y veranos muy secos.  La altitud permite una maduración más lenta de las uvas y una menor pérdida de acidez de la misma y como consecuencia la obtención de mostos más frescos.

En el caso de Bodegas Comenge, hace varias cosechas comenzamos a aislar levaduras de nuestros propios viñedos con el fin, entre otras cosas, de conocer la capacidad de cada una de ellas para metabolizar el azúcar en alcohol, pues el rendimiento entre ellas puede ser muy diferente y por tanto constituyen en sí mismas una herramienta de gran valor para moderar el contenido alcohólico de los vinos. De esta manera, podemos emplear nuestras propias cepas de levadura, seleccionadas en el ecosistema ecológico que constituyen nuestros propios viñedos,  en función de las necesidades de la añada, sin perder la personalidad y singularidad de nuestros vinos.

El correcto manejo del follaje de la vid, la poda, las características propias del suelo, el manejo del riego en el caso de poder contar con ello, la forma de conducción de las plantas, o la aplicación de tratamientos “estimulantes” de la maduración fenólica de las bayas son también aspectos muy importantes para hacer frente a esta situación.

Ser más competitivos en el mercado internacional

A todos lo anteriormente descrito, hay que añadir un aspecto muy importante, el comercial. El consumidor a nivel mundial cada vez demanda vinos más ‘bebibles’, es decir, menos concentrados, con menos tanino, menos barrica, menos alcohol… Vinos para el día a día, para disfrutar en cualquier ocasión.

El proyecto de I+D Freshwines nace con la idea, como su nombre indica, de elaborar vinos más frescos. El objetivo es llevar a cabo una serie de estrategias en viticultura y biotecnologías en la bodega para definir y controlar la frescura de los vinos que proceden de los viñedos de los que ya disponemos.

Para ello contamos con unos compañeros de viaje de excepción: Bodegas González Byass Jerez, Alcoholes de Tomelloso (Altosa), Bodegas y Viñedos Fontana, el Grupo de Investigación ENOTEC de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (Fundación Premio Arce de la Universidad Politécnica de Madrid), el Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA-CSIC) y el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (ITACyL); un proyecto de investigación y desarrollo experimental liderado por Lallemand Bio que no sería posible sin el apoyo financiero de la Unión Europea. Para la ejecución del mismo se dispone de un presupuesto global de 2.312.796€, está subvencionado por el CDTI con Fondos FEDER de la Unión Europea y la duración prevista es de 30 meses, esperando finalizar todos los trabajos desarrollados por los diferentes equipos en diciembre de 2020.

No es la primera vez que desde Bodegas Comenge hacemos una fuerte apuesta por el I+D+I asociado al viñedo. Desde nuestra fundación siempre hemos llevado a cabo novedosos proyectos de investigación con objeto de profundizar en el conocimiento de la vid y de nuestros vinos, herramienta clave para elaborar vinos de calidad, respetuosos con el medio ambiente, sabrosos y acorde a los gustos del consumidor y con marcada personalidad.

Desde investigaciones con diferentes tipos de levaduras existentes en nuestros viñedos, el estudio en profundidad de su incidencia en nuestros vino, la implantación de éstas en distintos momentos de la elaboración y la crianza, o el manejo exclusivamente ecológico de toda nuestra producción de uva, constituyen  un pilar fundamental para lograr nuestro objeto de elaborar  un vino verdaderamente reflejo de nuestro maravilloso terruño.

¿Qué vino comprar? Descubre dos vinos especiales para dos ocasiones especiales

¿Reunión con amigos, cena familiar, aniversario? ¿Sabes qué vino comprar para la ocasión? Si no lo sabes o simplemente eres indeciso, dudas, decides y vuelves a dudar, quizás las palabras siguientes puedan darte ese consejo definitivo y ayudarte a decidir. La tecnología nos lo trae a casa, nos lo pone fácil. Lo único que se nos pide es que le dediquemos unos minutos a leer y a informarnos sobre las maravillas que la Ribera del Duero nos tiene preparadas.

Para saber qué vino comprar y con qué vino acompañar la ocasión, lo primero es tener claro si se trata de un evento informal; el rango de edad de nuestros invitados será entre otras, la razón que determine el orden y la organización de nuestra velada.

¿Qué vino elegir?

¿Fiesta de amigos informal con picoteo? ¿Copa de vino y tapas antes de brindar por el motivo de la celebración? Solución: un Tempranillo de carácter alegre, fresco y vivo; tan ligero y ameno como la fiesta que nos ha reunido a todos en ese mismo lugar.

Comenge Biberius es un vino joven. Un pack de seis botellas que responde perfectamente a lo que necesitas para una ocasión como esta y con el que, resolver de una vez por todas, la pregunta de qué vino comprar. Buen precio, agradable, con Denominación de Origen de la Ribera del Duero y perfecto para animar las charlas y saludos del inicio y, dar paso después, a una cena más formal.

¿Más variedad? ¿Todo apunta a que tu celebración terminará convirtiéndose en una fiesta casi multitudinaria sin tener que sentarse a la mesa? Completa tu pack de Comenge Biberius con la Colección Comenge Verdejo. Una vez más, seis botellas de vino Verdejo cuya vendimia manual diurna dota a este vino de un carácter agreste y auténtico; tan auténtico como tus comensales y como el motivo por el que los has reunido allí y has decidido regalarles semejante placer para los sentidos.

¿Una cena en casa para dos? ¿Un aniversario? ¿Qué vino elegir para un día irrepetible? Date un lujo y echa un vistazo a Jacobus 2012. Nuevo, exclusivo y singular, listo para recordar y dejar huella de ese día. El trabajo que lleva detrás este Tempranillo único de Comenge, se manifiesta en cada gota. Mimo y reflexión, criado durante 30 meses en barricas de roble francés, dotado de respeto e identidad. ¿Se te ocurre algo más especial?

Ese momento especial necesita un vino especial y ese vino, puede ser, sin duda, Jacobus 2012 de Bodegas Comenge.

Estas dos sugerencias pueden ayudarte a decidir qué y cómo preparar ese momento. Los vinos con Denominación de Origen Ribera del Duero poseen todos un carácter especial e inimitable. Todos ellos están avalados por el Consejo Regulador de la mencionada Denominación de Origen, lo que garantiza una total fiabilidad y hace que sus consumidores no solo confíen, sino que repitan.

Si no has probado aún alguno de los que te recomendamos, hazlo y celebra.  Lo vas a agradecer y los tuyos, también.