,

Vendimia manual VS vendimia mecanizada

En un sector tan tradicional como es el campo y la viticultura, donde la vendimia en familia se convertía en una especie de ritual anual, el hablar de tecnología podría resultar casi una herejía.

Gran parte de la recolección de la uva en España se continúa haciendo de forma manual, pero existen zonas como la Denominación de Origen Rueda o La Mancha en las que la vendimia mecanizada está completamente extendida.

La recogida de la uva y el transporte de la misma a la bodega son decisivos para conseguir un vino de calidad, pero también lo son sobre el rendimiento económico de la bodega y ésa es, precisamente, una de las razones por las que muchas bodegas optan por la vendimia mecánica.

14793796_1238025746271364_185555120_n

La diferencia fundamental entre la vendimia manual y la vendimia mecanizada es que, en la primera, los racimos son cortados en su totalidad; mientras que, en la segunda, las máquinas desprenden las uvas de los racimos dejando en la planta únicamente el raspón, es decir, el esqueleto del racimo. Las máquinas vendimiadoras pasan por encima de las cepas y hacen vibrar a las plantas, haciendo que las uvas se separen de los racimos y caigan a una especie de mini-tolva.

Una de las mayores desventajas de la vendimia mecanizada es que hay más posibilidades de que las uvas se rompan, se libere mosto y éste comience a fermentar de forma incontrolada; favoreciendo oxidaciones y cambios en los compuestos fenólicos que tienen las uvas. En este sentido, es habitual que las bodegas decidan vendimiar mecánicamente por la noche, con el fin de aprovechar las bajas temperaturas, que la uva llegue fresca a la bodega lo más intacta posible. En los últimos tiempos, las máquinas de vendimiar presentan cada vez una tecnología más puntera, que consigue preservar mejor la calidad de las uvas.

Por otro lado, una de las ventajas de la vendimia mecanizada es la recolección de la uva de forma rápida y en su momento óptimo de maduración. Conseguir esa celeridad con mano de obra sería algo casi impensable, pues supondría un gasto enorme para las bodegas.

DSC_0096 07.45.38

Las principales ventajas de la vendimia manual es la posibilidad de hacer una primera selección en el viñedo, evitando meter en las cajas los racimos dañados y afectados por ciertas enfermedades. Es muy importante rodearse de una buena cuadrilla de vendimiadores que sean capaces de discernir – siempre bajo el criterio del viticultor o enólogo – qué racimos son aptos y cuáles no para elaborar un determinado vino; aunque en prácticamente esto se puede solventar en la mesa de selección.

En Bodegas Comenge apostamos por una vendimia manual y una exhaustiva selección de la uva tanto en el viñedo como en la bodega. Los racimos son transportados hasta la bodega en pequeñas cajas para evitar el aplastamiento y además se añade otra gran ventaja, que la uva procede de 15 pagos propios que se encuentran en los términos municipales de Curiel de Duero y Pesquera, por lo que el transporte del viñedo a la bodega es rápido.

,

La uva, en perfectas condiciones para la vendimia

La vendimia es una de las épocas más importantes del año en la elaboración de un vino, parece una afirmación muy absurda pero lo cierto es que las decisiones tomadas durante estos días serán determinantes para el resultado final.

Quizás lo más complicado para los viticultores es cuándo vendimiar cada una de sus parcelas, siempre mirando al cielo y pensando que la climatología puede jugar malas pasadas en el último momento.

La cosecha 2016 en la Denominación de Origen Ribera del Duero se ha caracterizado por un verano muy seco y por temperaturas altas tanto por la mañana por como la noche. Las expectativas eran muy buenas en general en el grueso de la D.O., uvas de mucha calidad y algo más de cantidad que el año pasado.

La maduración se estaba realizando lentamente. Aunque es cierto que la acumulación de azúcares se estaba desarrollando más rápida que la maduración fenólica, la bajada de temperaturas nocturnas a mediados de septiembre favoreció una maduración de forma más homogénea.

uvas

Todo en la Ribera del Duero estaba saliendo según lo previsto, pero el Calendario de las Cabañuelas no suele fallar y se puso a llover hacia el Día del Pilar. Y ahora, ¿qué pasa?, ¿todo el trabajo realizado durante el año no sirve de nada? En realidad no, se trata del caso contrario, es necesario trabajar durante todo el año para poder salvar las inclemencias meteorológicas que puedan surgir durante la vendimia.

Es fundamental que el fruto llegue intacto a la bodega y por eso el enólogo debe valorar todos los factores y decidir qué día en concreto se recolectan los racimos de una u otra parcela. Si se vendimia antes de tiempo, puede ocurrir que la pepita de la uva no esté madura del todo y ofrezca ciertos aromas de verdor. Si se vendimia más tarde del momento óptimo, la uva estará sobre-madura, se perderán algunos aromas varietales y el nivel de alcohol aumentará por el mayor contenido de azúcares.

uvas

¿Qué hacer si llueve? Desde luego, lo que nunca se debe hacer es meter la uva mojada en la bodega, pues esto, junto al calor y al estrujamiento, puede causar fermentaciones indeseadas y ser un llamativo foco para la botrytis, que le aportará aromas de podredumbre al vino. En este sentido, el clima de la Ribera del Duero está de nuestro lado y su característico viento ayuda a secar la piel de las uvas. Si después de llover, el aire se mueve y los días se mantienen nublados, no existirá ningún problema para obtener una uva sana y preservar su calidad.

Es común pensar que el agua puede diluir la concentración de la uva, disminuyendo la calidad de la cosecha, pero lo cierto es que hay otros factores importantes que también afectan a la misma, como el drenaje del suelo o el marco de plantación escogido. Por eso la anticipación es definitiva.

La mejor forma de meter la uva sana y entera en la bodega es la vendimia manual, en pequeñas cajas y ligeros remolques para evitar que los racimos se rompan por aplastamiento y el mosto comience a fermentar de manera incontrolada. Una primera selección en el campo y una segunda selección en bodega, tal y como hacemos en Bodegas Comenge, son otros dos de los pilares para que las uvas lleguen en perfectas condiciones.

,

Bodegas Comenge participa en ‘Pasaporte a la Ribera’ con tres actividades para familias y jóvenes

¡¡¡NOVEDAD!!

Para el Atardecer Musical en Bodegas Comenge proponemos una alternativa de la actividad para que puedas disfrutar de la noche del sábado entre viñedos:

CONCIERTO + COPA DE VINO + PLATO DE JAMÓN -> 7€ / persona

No te lo pienses, ¡¡APÚNTATE YA!!

*Las plazas para la actividad Vendimia en Familia del sábado está agotadas

La vendimia ‘De la Tierra a su huella’, un Pic-Nic entre viñas y el Atardecer Musical son las propuestas para el primer fin de semana de octubre

El primer fin de semana de octubre, Bodegas Comenge participará en el I Festival de Enoturismo de la Denominación de Origen Ribera del Duero, ‘Pasaporte a la Ribera’, donde ofrecerá tres actividades destinadas tanto a familias como al público más joven.

Tanto el sábado uno de octubre como el domingo día dos, la bodega acogerá la actividad de vendimia ‘De la Tierra a su huella’ de 11.30 a 14.30 horas. El acto consistirá en una vendimia familiar, donde los participantes también pisarán la uva en un gran concurso, para después estampar sus huellas en camisetas blancas como recuerdo de la jornada. El evento incluirá visita a la bodega, con degustación de mosto recién extraído, así como una cata de vino y aperitivo al final de la mañana. El precio es de 15€ para los adultos y gratis para los niños.

img_6022-2

Igualmente durante el fin de semana, habrá un Pic-Nic especial vendimia a partir de las 14.00 horas en los jardines y alrededores de la bodega, con vistas a los castillos de Peñafiel y de Curiel de Duero. El Pic-Nic incluirá un surtido de uvas y quesos, con tabla de madera de regalo, ensalada, bocadillo especial y postre; así como agua y vino de Bodegas Comenge. El precio es de 15€ tanto para adultos como para niños.

La música y los jóvenes serán los protagonistas de la noche del sábado gracias al Atardecer Musical en Bodegas Comenge. La actividad comenzará a las 18.00 horas con una visita especial al viñedo ecológico y a las instalaciones de la bodega ribereña, para continuar con una cata de mosto de distintos tipos de variedades, un concurso de identificación de variedades, así como degustación de quesos y vinos de añadas históricas. El Atardecer Musical contará con la actuación de Jhana y su sonido electro-orgánico, así como posterior Dj para disfrutar del ocaso en el corazón de los viñedos de Bodegas Comenge. El precio es de 15€ para adultos y de 5€ para los niños, con la posibilidad de aperitivo.

‘Pasaporte a la Ribera’ ha sido organizado por la Asociación Empresarial de Bodegas de la Denominación de Origen Ribera del Duero, ASEBOR, con el apoyo  del Consejo Regulador y de la Ruta del Vino. La finalidad de este festival de enoturismo es poner potenciar la difusión de la labor de las bodegas participantes, así como poner en valor el potencial enoturístico de la Ribera del Duero. Las inscripciones se pueden realizar a través de la web oficial o directamente en la bodega mediante el email visitas@comenge.com y en el 983 880 363.

 

Actividad

Días Horario Precio adulto Precio niño Aforo

Vendimia en Familia ‘De la Tierra a su Huella’

Sábado 1 y domingo 2 De 11.30 a 14.00 horas 15€ Gratis 60 personas

Pic – Nic Especial Vendimia

Sábado 1 y domingo 2

14.00 horas 15€ 15€

120 personas

Visita Especial Atardecer Musical

Domingo 2 De 18.00 a 21.00 horas 15€ 5€ 60 personas

img_6057

,

La poda de invierno en Bodegas Comenge: El Pago de las Hontanillas

 

A principios de este año escribimos un sencillo post sobre la poda de invierno en la Ribera del Duero, con el fin de explicar brevemente cuáles son los fundamentos de esta práctica cultural que se realiza durante el reposo vegetativo de la vid.

La semana pasada, fue el turno de podar las cepas el Pago de las Hontanillas de Bodegas Comenge, una de nuestras parcelas más especiales y de donde proceden las uvas para elaborar nuestro gran vino Don Miguel Comenge. La parcela tiene apenas 2,7 Ha. y se encuentra en el término de Pesquera de Duero, en una ladera de orientación sur donde predomina el suelo calizo.

Las cepas en esta parcela están formadas en espaldera, a 2,80 metros por 1,20 metros de distancia unas de otras. Esta densidad de plantación nos ha permitido formar las cepas con un solo brazo, lo que se conoce como poda en cordón royat simple.

Este sistema de poda, unido a las características del Pago de las Hontanillas, permite obtener unos racimos más pequeños y una uva más concentrada, de una calidad exquisita. Los racimos crecen de manera homogénea y ordenada a lo largo del brazo o cordón, de forma que madurarán prácticamente por igual y contarán con la suficiente aireación para evitar ciertas enfermedades. Esta formación también favorece la correcta aplicación de los tratamientos en la cepa, siempre que se controle igualmente el vigor y reparto de la masa foliar.

El objetivo final de la poda de la vid no es otro que ralentizar el envejecimiento de la planta, renovando cada año los brotes de donde nacerán los racimos. Sin duda, la poda es una de las prácticas más complicadas en el viñedo, pues su buena puesta en práctica será un factor determinante tanto para la calidad de los vinos de la añada, como para cosechas futuras.

Estrenamos web donde las imágenes cobran protagonismo

Desde hoy Bodegas Comenge, D.O. Ribera del Duero, cuenta con una nueva página web corporativa con un diseño actual, en la que las imágenes y el acceso directo a las redes sociales cobran protagonismo.

La estética de la web www.comenge.com se basa en líneas limpias, no recargada de elementos superfluos para dar más importancia a lo que el usuario hoy demanda: contenidos de calidad.

La navegación es muy intuitiva, clara y directa para que los interesados puedan conocer de forma rápida, sencilla y eficaz la filosofía de Bodegas Comenge, así como las singularidades de su viñedo y el proceso de elaboración.

La nueva web de Bodegas Comenge, creada por Sendos Creaciones Digitales, está perfectamente adaptada a todo tipo de dispositivos (responsive design) de tal manera que desde cualquier terminal móvil es posible acceder a todos los contenidos, incluida la tienda on-line y el blog corporativo.

Nueva imagen corporativa

Con el fin de acentuar el carácter familiar y ecológico de la empresa, Bodegas Comenge ha llevado a cabo recientemente un re-diseño de su imagen basado en la elegancia, naturalidad, calidad y discreción, las señas de identidad de unas etiquetas concebidas a imagen de sus vinos.

esteticaweb

Comenge Verdejo 2015, una añada fresca y mineral

Bodegas Comenge tiene ya disponible la nueva añada de su blanco Comenge Verdejo, un vino que en la cosecha 2015 resalta por su frescura y mineralidad.

La añada 2015 estuvo marcada por las altas temperaturas y la falta de lluvia durante todo el ciclo vegetativo. La vendimia en Rueda fue una de las más tempranas de la historia y hasta casi finales de agosto no se registró una bajada importante de temperaturas durante la noche, un factor muy importante para mantener la acidez de la variedad Verdejo.

El mes de septiembre vino acompañado de amplias diferencias térmicas entre el día y la noche y algo de agua, aunque gracias al viento característico de la zona de zona de Rueda las uvas llegaron en un estado sanitario perfecto a la bodega.

Debido principalmente al calor registrado durante todo el ciclo vegetativo el rendimiento de los racimos se redujo, al igual que ocurrió en la Ribera del Duero, pero favoreció la obtención de uvas más pequeñas, más concentradas y, en definitiva, de más calidad.

Todas estas peculiaridades climáticas han propiciado que la nueva añada de Comenge Verdejo sea quizás algo menos aromática que anteriores cosechas pero sin embargo haya crecido en elegancia y mineralidad. Es destacable, en este sentido, el gran potencial de envejecimiento de este vino. En su postgusto aparece todo el carácter de la viña vieja y los aromas varietales como el hinojo o la hierba fresca, con una agradable persistencia.

Precisamente, las prácticas ecológicas en el viñedo,  el máximo respecto por las uvas en la bodega y la fermentación con levaduras propias hacen que Comenge Verdejo presente unas singularidades distintas cada añada.

Para la elaboración de Comenge Verdejo hacemos una selección de una parcela con suelo cascajoso, en su zona más llana, y arcillo – calcáreo en ladera. Lejos de buscar aromas tropicales derivados de la elaboración con ciertas levaduras, buscamos la máxima expresión de la variedad verdejo en Rueda, hinojo, flores blancas y la mineralidad que le aporta el suelo calcáreo.

Un placer para disfrutar con quesos, verduras, pescado, marisco…. ¡o simplemente de aperitivo y en buena compañía!

comenge-verdejo

Don Miguel Comenge 2011, elegancia, fruta y complejidad en la Ribera del Duero

Bodega Comenge, situada en Curiel de Duero (D.O. Ribera del Duero) acaba de sacar al mercado la nueva añada de su vino más especial, Don Miguel Comenge, procedente en exclusiva del Pago de las Hontanillas y que sólo se elabora en las mejores añadas, como lo fue la 2011.

Don Miguel Comenge 2011 ha logrado numerosos reconocimientos nacionales e internacionales, como 94 puntos en la Guía Peñín, 92 en la Guía de Vinos ABC y 91 puntos Parker. Destaca por su elegancia, complejidad, estructura y sutileza, un vino donde los aromas varietales, la fruta, están muy presentes.

Elaborado con 90% de Tempranillo y 10% de Cabernet Sauvignon, Don Miguel Comenge se obtiene del Pago de las Hontanillas, una viña de 2,8 Ha. a unos 900 metros de altitud, con suelo predominantemente calizo y arcilloso en ladera. El viñedo se trabaja con prácticas totalmente ecológicas y se obtienen unos rendimientos de en torno a 3.400 – 4.100 Kg. /Ha.

La vendimia se realiza a mano, al igual que en el resto de las parcelas, y la uva se transporta a la bodega en cajas de 15 Kg como máximo para conservar la integridad del fruto. En la mesa de selección se realiza una meticulosa clasificación uva a uva.

La fermentación de Don Miguel Comenge se desarrolla en depósitos de hormigón con levadura propia seleccionada. Tras la alcohólica, la fermentación maloláctica se lleva a cabo de manera espontánea en depósitos de hormigón, en caso de la Tempranillo, y en barricas, en el caso del Cabernet Sauvignon. Después, cría en barricas de roble francés nuevo durante 24 meses.

Don Miguel

Don Miguel Comenge, 94 puntos Peñín y 91 puntos Parker

Bodegas Comenge participará en el XVI Salón Peñín de los Mejores Vinos de España, que se celebra el 29 de octubre 12 a 21 horas en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, donde presentará su vino Don Miguel Comenge 2011 que ha conseguido 94 puntos en la prestigiosa guía.

El comité de cata de la Guía Peñín describe Don Miguel Comenge como un vino “Color cereza brillante, borde granate. Aroma expresión frutal, equilibrado, elegante, especiado. Boca sabroso, frutoso, estructurado, taninos maduros”.

El vino Don Miguel Comenge sólo se elabora en las mejores añadas con la uva procedente del ‘Pago de las Hontanillas’, en Pesquera de Duero, una parcela de 2.7 Ha de extensión que cuenta con la certificación ecológica. Las cepas están plantadas a unos 900 metros de altitud sobre un suelo arcilloso – calizo de escaso rendimiento, en torno a un kilo por cepa, uno de los mejores de la Ribera del Duero.

Al igual que para el resto de los vinos de la bodega ribereña, la uva se recoge a mano en pequeñas cajas para salvaguardar la integridad del fruto. Tras su paso por dos mesas de selección, una de racimos y otra de uvas uvas, el vino fermenta con levaduras autóctonas, las que proceden del propio viñedo.

Don Miguel Comenge reposa durante unos 20 meses en barricas nuevas de roble francés, donde gana en cuerpo, complejidad y aromas. El largo periodo de crianza en botella favorece un vino redondo y elegante.

El hecho de que Don Miguel Comenge se reserve únicamente a las cosechas excelentes ha favorecido la regularidad de las puntuaciones en la Guía Peñín, las añadas 2005 y 2006 lograron 93 puntos, la 2009 consiguió 96 puntos y la añada 2010, 95 puntos.

Por su parte, el catador en España para The Wine Advocate (la afamada revista fundada por Robert Parker), Luis Gutiérrez ha valorado Don Miguel Comenge con 91 puntos.

Don Miguel

Rescatamos las largas crianzas de la Ribera del Duero con ‘Familia Comenge’

Incorporamos una nueva referencia a su gama de productos: Familia Comenge Reserva, un vino monovarietal Tempranillo procedente de su viñedo más viejo certificado como ecológico, con 26 meses de crianza en barrica francesa.

Este vino se enfoca en la idea de rescatar la tradición de las largas crianzas en roble, propia de los grandes vinos de guarda que se elaboraban en España y, por supuesto, en la Ribera del Duero hace años, y que en la actualidad son difíciles de encontrar.

Para la elaboración de Familia Comenge se ha escogido el viejo viñedo del ‘Pago de los Ismas’, plantada en 1983 en Curiel de Duero. Una parcela de entre 830 y 860 metros de altitud, en ladera de caprichosa orografía, como si de una maqueta de la diversidad de la Ribera del Duero se tratara.

Las cepas se asientan sobre un suelo predominantemente arcillo-calcáreo, con algunos afloramientos arenosos, que favorece una muy buena maduración, da lugar a vinos con alta capa colorante y de buena estructura, con taninos muy finos. En su conjunto aporta una gran riqueza aromática al vino y, como el resto de los viñedos propios de la bodega, su cultivo es exclusivamente ecológico certificado.

La elaboración de Familia Comenge se reserva a las añadas excelentes, buscando en su perfil la máxima elegancia posible. La 2011 ha sido una de esas añadas impecables, la primera ocasión en la que se ha elaborado este vino, ha obtenido Medalla de Oro en Decanter World Wine Awards y 91 puntos en la Guía Peñín 2015- 2016.

Familia Comenge es concebido desde el origen, sin prisa, dejando que el tiempo y la madera hagan su trabajo. Está fermentado con levadura propia y para su crianza se emplean barricas nuevas y de un año de roble de roble francés (90%) y de americano (10%). Ese reposo y tranquilidad es también la sensación que deja al degustarlo.

Familia Comenge

Renovamos la imagen de los vinos

Con el fin de acentuar el carácter familiar y ecológico de la empresa, Bodegas Comenge ha llevado a cabo un rediseño de su imagen basado en la elegancia, naturalidad, calidad y discreción, las señas de identidad de unas etiquetas concebidas a imagen de sus vinos.

A principios del siglo XX, Miguel Comenge, catedrático de la Universidad de Barcelona de Bioquímica presidente de la Escuela de Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, demostró enorme interés por el vino y sus grandes cualidades nutricionales, lo que le llevó a publicar en 1942 “La Vid y los Vinos Españoles”, el primer libro que recogía las diferentes variedades de uva y vinos que se elaboraban en España en la época.

Años después, el interés transmitido por este magnífico producto a su hijo Jaime, llevó a fundar en 1999 Bodegas Comenge con el afán de elaborar excelentes vinos con las técnicas naturales más vanguardistas.

Desde sus inicios se ha mantenido un absoluto respeto por el medio ambiente, no empleándose ni en el cuidado de las viñas ni en la elaboración productos no admitidos en la agricultura y producción ecológica, lo que ha llevado a obtener en 2015 la certificación de Ecológico. La fermentación se realiza con levaduras naturales, propias del viñedo de la bodega.

LOS VINOS

Bodegas Comenge, además, completa su gama de productos con una nueva referencia: Familia Comenge Reserva, un vino monovarietal Tempranillo procedente de su viñedo más viejo, también certificado como Ecológico, con 26 meses de crianza en barrica francesa.  El dorado ha sido el color elegido, una referencia a la elegancia, nobleza y sutileza de este vino.

Don Miguel Comenge es el reflejo de la excelencia, ya que sólo se elabora en las mejores añadas. La uva procede del Pago de las Hontanillas, una parcela en ladera de suelo arcilloso-calizo con muy bajo rendimiento, un kilo por cepa. Don Miguel es, como las tonalidades negras de su imagen, elegante, profundo y con gran recorrido.

Comenge Crianza es una paleta aromática llena de matices, sedosidad, es una cuidada selección de la uva, es el equilibrio. El rojo picota es el referente en este vino, donde los aromas varietales se funden con notas tostadas, especias y balsámicos.

Biberius es la juventud, pura fruta, con una gran personalidad que le aporta el sutil paso  por barrica. El naranja es su color, símbolo de la frescura, persistencia. La máxima expresión de la variedad Tempranillo en la Ribera del Duero.

Comenge Verdejo es el vino blanco de la familia, cuya uva procede de cepas con más de 80 años asentadas en el típico suelo de canto rodado que se encuentra en la zona de Rueda. Un vino fresco, con aromas a hierba, hinojo, flores blancas y fruta de hueso; untuoso y con  volumen.

vinos comenge