La evolución de los anuncios del vino en España

A principios del siglo XX en España, el vino aún se consideraba un alimento más, que formaba parte de la dieta diaria. En muchos casos los productores ni tan siquiera embotellaban el vino – mucho menos lo etiquetaban-, sino que se vendía en garrafas. No era necesario crear anuncios publicitarios tal y como los conocemos hoy.

 

Uno de los primeros anuncios sobre vino, del que tenemos constancia, podemos situarlo en El Diario de Vigo en el 1928. Era un anuncio similar a lo que hoy conocemos como anuncios por palabras, en el que se publicitaba el vino “tostado” de Emilia Pardo Bazán animando a su consumo en diversos establecimientos.

 

 

En estos primeros años, finales de los años 20 y los 30, podemos encontrar algunos anuncios de similares características.

 

Antes de la Guerra Civil

 

En 1935 tuvo lugar uno de los hitos publicitarios más importantes en España. La creación de la botella del Tío Pepe de González Byass. Con motivo del centenario de la bodega, Luis Pérez Solero, creativo y pionero de la publicidad en España, humanizó la botella colocándole una chaquetilla, un sombrero y una guitarra española y en este mismo año se colocó el primer anuncio exterior de vino en la Puerta del Sol de Madrid, un icono que trasciende hasta nuestros días.

 

(En el 1946 cambió al anuncio que conocimos hasta el 2011)

 

Una vez comenzó la Guerra Civil española vamos a encontrar un vacío hasta el 1945 en lo que a publicidad sobre vino se refiere. Durante este periodo solo hubo algunos anuncios en la F.E. la publicación de la Falange Española.

 

A partir de esa fecha es cuando se empezó a incluir imagen en los anuncios, todavía en blanco y negro.

 

 

Aunque quizá no se tenía el mismo conocimiento del consumidor que teníamos ahora, tenían claro que la botella tenía que aparecer, ya que posteriormente sería el elemento diferenciador que reconocerían los usuarios en las tiendas y establecimientos de compra y consumo.

 

 

Años 50-60

 

 

Se trata de ilustraciones realizadas con mucho detalle, con mucha parte decorativa: flores, uvas, fondos…. Resultan anuncios muy trabajados y en los que la mujer es protagonista, posiblemente inspirados en el art-decó y la cartelería de aristas europeos como Alfons Mucha (quien diseñó anuncios para famosas marcas como Moët & Chandom).

 

Años 70-80

 

A partir de la década de los 70 y en los 80 podemos ver anuncios más realistas, con fotografías a color. Con más información y textos persuasivos.

 

 

En la década de los 90 y comienzos del Siglo XXI, la publicidad en el mundo del vino empezó a tomar una importancia notable, la competencia ha crecido, y la notoriedad y crear imagen de marca se ha convertido en una necesidad.

 

Ahora las bodegas intentan crear una imagen que, además de ser estéticamente atractiva y llamativa, se asocie a la marca, transmita sus valores y despierte la necesidad del usuario de probar el vino.

 

En la actualidad, la segmentación es fundamental. Cada vino, cada marca, cada servicio que ofrece la bodega está destinado a un público concreto, con gustos y costumbre determinadas. Ya no es preciso únicamente idear un anuncio atractivo, sino que sea un ‘grito silencioso’ que despierte el interés de aquellas personas para las que el producto ha sido creado.

Las etiquetas de vino y sus tipografías

 

“Pedazo de papel, cartulina u otro material parecido que se pega o sujeta sobre una cosa para indicar lo que es, lo que contiene u otra información relacionada con ella.” Esa es la definición de la RAE de etiqueta. Pero en muchos sectores, como el del vino, sabemos que es mucho más que eso. Es nuestra primera presentación ante un posible cliente que puede no saber nada de nosotros.

Tiene que conjugar información y estética. Y, por supuesto, reflejar nuestra marca, nuestros valores, la calidad de nuestro vino. Y, en muchas ocasiones, con las limitaciones que parten de la legislación pertinente, además de otros aspectos como la cantidad de botellas que elaboremos, el papel que empleemos, los acabados…. Multitud de detalles que tienen que ver en el resultado final y que pueden sumar valor a nuestro producto.

Aquí cobra protagonismo otro parámetro estilístico que muchas veces no tenemos en cuenta: la TIPOGRAFÍA. Una tipografía bien elegida además de transmitir el mensaje que tiene escrito, habla de nosotros, de nuestra marca, valores y propósitos. Entonces, si tiene tanta importancia, habrá que tener un poco de cuidado al elegirla, ¿no?

A continuación, os vamos a dar algunos datos generales de lo que transmite cada estilo de tipografía. Nos puede servir de punto de partida para elegir la nuestra.

  • Las tipografías redondeadas transmiten cercanía, son perfectas para proyectos desenfadados o productos hechos a mano.

 

 

  • Las letras con serif, o lo que quiere decir que las letras no acaban en forma recta o redondeada, sino que tienen un adorno (una serifa). Transmiten mucha seriedad, tradición y elegancia.

 

 

 

  • Las sans serif, o sin adorno en las letras, son tipografía con mucha personalidad. Transmiten seriedad y modernidad. Están muy de moda, sobre todo en formato negrita con separación amplia entre las letras.

 

 

  • Las sript tienen ligaduras entre las letras, que parecen estar escritas. Suelen usarse para títulos. Transmiten cercanía, afecto y creatividad.

 

  • Y por último las display o decorativas son las tipografías creadas normalmente para un fin específico. Se podría incluso sacrificar un poco la legibilidad.

 

 

Tras estas nociones sobre tipografías, podemos empezar a ver lo que queremos transmitir desde Bodegas Comenge: seriedad, tradición, modernidad y elegancia. Son algunas características que describen nuestra marca y nuestros vinos.

Una vez ya tenemos como punto de partida la tipografía es preciso adecuarla a lo que queremos transmitir. Algunos buscan visibilidad, otras quieren resultar informativas detallando diferentes aspectos del vino (variedad, forma de elaboración, suelo…), otras buscan reconocimiento, diversión, tradición…. Todas las opciones son válidas y la creatividad está al servicio de ellas.

Aquí podemos ver algunos ejemplos:

 

Cambio de etiquetas en Bodegas Comenge

Esta ha sido la evolución de la imagen de nuestros vinos:

La línea creativa era bastante uniforme, la estética resultaba atractiva y la imagen de la bodega daba un toque diferencial y único.

Pensamos en acentuar los valores familiares y ecológicos de Bodegas Comenge y por ello, realizamos un rediseño, buscando elegancia, naturalidad y calidad, valores que también queremos que comuniquen nuestros vinos.

El resultado fueron unas etiquetas con una clara línea que demuestra unidad y modernidad. Incluir el sello de la bodega remarca la familiaridad y la tradición de Bodegas Comenge.

Tenemos que ser conscientes de que en muchos momentos las botellas serán la primera impresión que un cliente potencial tendrá sobre la bodega. Nuestras etiquetas hablarán por nosotros. ¿Qué quieres que digan?

Personajes ilustres del mundo del vino (IV)

Vamos con la cuarta y última entrega de nuestros posts dedicados a personas importantes del mundo del vino. Estamos haciendo un gran repaso por la historia del mundo de nuestro país y los grandes hitos ocurridos.

Arnau de Vilanova (1238-1311)

Nacionalidad: española

Profesión: filósofo, teólogo y médico empírico.

Aportación: introdujo el término de destilación y las bases teóricas y prácticas de la destilación del alcohol.

Nació en Valencia, donde estudió en el convento de los dominicos hasta que se fue a Montpellier a estudiar medicina en 1260.

Fue autor de algunos textos sobre vino; en “Liber de Vinis” lo relaciona con los efectos positivos que tiene en la salud: combatir enfermedades, elevar el espíritu… Cuenta el modo de preparación de medio centenar de vinos medicinales para combatir y prevenir algunas enfermedades.

Fue en el siglo XIII cuando aparecieron los primeros estudios relacionados con la destilación para obtener alcohol de la mano de Arnau de Vilanova. Destaca por su obra, por su actividad profesional y política. Fue humanista, filósofo, médico empírico, alquimista teólogo y maestro en medicina, escribiendo una gran obra en este ámbito. Escribió también “Liber Acqua Vitae” dónde se incluye la base de la teoría y práctica de la técnica de destilación que se utiliza en nuestros días. No solo introdujo el término de destilación del alcohol, sino que lo hizo en diferentes idiomas, llegando a un gran número de personas: latín, griego, árabe, italiano…

Jancis Robinson (1950- )

Nacionalidad: inglesa

Profesión: matemática y filósofa

Aportación: escribió el libro “The Oxford Companion to Wine”, considerado por muchos como la obra de carácter general más completa; fue coautora del “World Atlas of Wine”, un libro que no puede faltar en la biblioteca de cualquier aficionado al vino, y atora de “Wines Grapes”, una biblia para conocer las características ampelográficas, históricas y organolépticas de variedades de uvas de todo el mundo,

Nació en 1950 en Cumbria, al norte de Inglaterra. Estudió matemáticas y filosofía en la universidad de Oxford. Su inicio en el mundo del vino fue gracias a un amigo que le ofreció una copa y cambió su vida para siempre.

“No hacía falta tener cerebro para reconocer que era glorioso y muy distinto del tintorro de los estudiantes. Entonces comprendí que el mundo del vino de calidad era interesante.”

Su primer empleo en el mundo del vino fue en la revista Wine&Spirit, de la que fue editora. A lo largo de su vida ha viajado por todo el mundo probando muchos vinos diferentes y conociendo las historias tras ellos.

Incluso, tuvo un espacio televisivo en los 80 en Channel Four.

Ulysse Gayon (1845-1929)

Nacionalidad: francesa

Profesión: bioquímico

Aportación: inventor del caldo bordelés, solución química ante hongos.

Fue bioquímico y agrónomo en Burdeos. Alumno de Louis Pasteur. En 1878 fue nombrado profesor en la universidad en la que estudió. Creó dos escuelas: la Escuela Nacional de Química y física de Burdeos y la Facultad de Enología de Burdeos.  Aunque su mayor descubrimiento fue inventar el caldo bordelés, una combinación de sulfato cúprico y cal hidratada para controlar hongos en el viñedo. Supuso una gran revolución para las enfermedades más habituales del viñedo. Ha sido usado desde hace más de un siglo en viñedos de todo el mundo. En los últimos años la composición ha sido adaptada debido a que resultaba muy contaminante.

 

Esperamos que hayáis disfrutados de estos post. El mundo vitivinícola es un gran conglomerado de personas que trabajamos con pasión y mimo para elaborar, comunicar, cultivar, divulgar, enseñar, disfrutar… todo lo relacionado con el mundo del vino. Por suerte, además de buenos momentos también nos regala a muchas personas con las que compartirlo.

Personas ilustres del mundo del vino (III)

Vamos con la tercera entrega de personalidades del mundo del vino. Como en las anteriores vamos a hablar de algunas personas con relevancia en el sector vitivinícola.

Este mundo que nos apasiona está lleno de personas maravillosas que han ido aportando su granito de arena a lo largo del tiempo. En muchas ocasiones, no son profesionales que trabajen directamente en el sector, pero sus aportaciones han sido muy valiosas.

Manuel María González Gordón (1886-1980)

Nacionalidad: española

Profesión: ingeniero industrial

Aportación: escribió el libro que fue denominado “La Biblia del Jerez”, un referente a nivel mundial y ha sido editado en diferentes idiomas.

Descendiente de Manuel María González Ángel, fundador de la bodega González Byass, fue un gran defensor de los vinos de Jerez, siendo un altavoz para este vino en todo el mundo.

Se graduó como ingeniero industrial en Alemania y cuando regresó a Jerez compaginó su carrera con el negocio familiar. Lo que le hizo realmente importante fue su defensa del vino de Jerez y la publicación del libro “Jerez-Xerez-Scheris” en 1935, considerado el libro más importante sobre el mundo del vino de jerez y que ha sido denominado por muchos como “La biblia del Jerez”. En él se habla de los aspectos que conciernen a la bodega, el vino, la viña, la crianza, el envasado y la comercialización. Tiene un carácter ameno y comprensible para cualquier lector.

Formó parte de la Comisión que fundó el Regulador de la Denominación de Origen Jerez-Xères-Sherry.

También fue conocido por su solidaridad y generosidad: se preocupó por sus trabajadores, fue presidente de Cruz Roja, fue nombrado guarda honorario del Parque Nacional de Doñana y financió la recuperación del Monasterio de la Cartuja. Por todas sus aportaciones y acciones se ganó el cariño de los jerezanos que le apodaron “Tío Manolo” y en 1950 fue nombrado Hijo Predilecto de la Ciudad de Jerez.

Émile Peynaud (1912-2004)

Nacionalidad: francesa

Profesión: enólogo e investigador

Aportación: hizo importantes aportaciones a la enología y destacó la importancia de la figura del enólogo en las bodegas.

Fue pionero en la aparición de la figura de enólogo asesor y la labor del enólogo como persona indispensable en las bodegas. Hasta entonces solo estaba la figura del ‘químico sanador’ o salvador de vinos.

En nuestro país tuvo dos actuaciones de vital importancia: Una fue la de elegir la mejor ubicación a Enrique Forner para su bodega y, otra, la de dar a entender el potencial de la uva Verdejo a Francisco Hurtado de Amézaga. Estos hechos supusieron un cambio de rumbo para Rioja y Rueda respectivamente y fue la semilla para la revolución del vino en España.

Marcó un antes y un después en el vino de Burdeos y del mundo, en el conocimiento de la uva y de los procesos de elaboración del vino. Calificado como “el padre de la enología moderna”, Peynaud fue aprendiz de químico en la casa Clavez con solo 15 años hasta que fue la Universidad de Burdeos donde construyó su filosofía enológica y posteriormente volvió.

Introdujo algunas técnicas para solucionar algunos de los problemas que se daban en los vinos, como enturbiamiento, problemas con los posos, fermentaciones incontroladas… Algunas de sus medidas fueron: control en las fechas de vendimia, selección de la uva, separación y elaboración por lotes, así como control de la temperatura de fermentación.

En 1947 publicó el libro “Análisis y Control” para divulgar sus ideas. Los profesionales enológicos empezaban a pasar de ser ‘médicos del vino’- llamados únicamente para solucionar los problemas-, a dirigir las elaboraciones y evitar la aparición de esos problemas. La base de la enología actual.

Escribió además numerosos artículos y libros entre los que destacan “El Gusto del Vino” (1983) y “Descubrir el gusto del Vino” (200) ambos sobre la cata de vinos. Contribuciones de gran importancia para el mundo de la enología francesa y mundial.

Luis Antonio de Vega Rubio (1900-1977)

Nacionalidad: española

Profesión: periodista y escritor.

Aportación: escribió la Guía vinícola de España.

Desde muy joven, este bilbaíno procedente de empresarios del mundo del espectáculo comenzó a escribir sobre muy diversos temas, convirtiéndose en un prodigio de la escritura y la traducción. Publicó diferentes libros y novelas. En la vertiente gastro-enológica publicó tres libros:

  • Guía gastronómica de España
  • Viaje por las cocinas de España
  • Guía vinícola de España

Una forma muy curiosa de escribir ya que supone un retrato del mapa vinícola español de la época escrito como un retrato, como si estuviera escrito desde su estómago.

En su guía afirma que la España vinícola se divide en “seis alcoratos” que denomina de los Vinos Verdes (cornisa Cantábrica y norte de Navarra), de las Taifas Vinícolas (CYL, parte de Álava, Guadalajara y parte de Cuenca), de Al Manchara (meseta sur y Extremadura), de los Pámpanos Fragantes (Andalucía), Puno-Helénico (costa levantina) y de los Vinos Machos (Álava, La Rioja, Navarra y Aragón), a los que añade un capítulo sobre los Vinos del archipiélago canario. Incluye refranero y curiosas opiniones sobre la relación de las mujeres con el vino, todo trufado de anécdotas, historias y vivencias personales.

 

Cada una de las aportaciones han sido fundamentales para el desarrollo en los diferentes ámbitos que conciernen al mundo del vino.

Personas ilustres del mundo del vino (II)

Personas ilustres vino II

Personas ilustres vino II

La entrada anterior fue la primera entrega de personajes ilustres del mundo del vino que han tenido una importante influencia en nuestro país. La tradición vitivinícola de España hace que, con el paso de los años, existan diferentes personas que hagan su aportación a este sector en diferentes ámbitos.

Vamos a seguir descubriéndolos:

 

Manuel Quintano Quintano (1776-1818)

Nacionalidad: española

Profesión: Teólogo

Aportación: aportó interesantes ideas al sistema de producción de La Rioja Alavesa, pero no tuvieron gran acogida entre los viticultores y productores.

En la entrada anterior os hablamos de Jean Pineau un enólogo que revolucionó las técnicas de elaboración en Rioja Alavesa para mejorar sus vinos y modernizarlos.

Años antes, Manuel Quintano intentó esto mismo sin ningún tipo de éxito, pero hay que resaltar que el oriundo de Labastida no iba desencaminado en sus propuestas. Viajó a Burdeos para estudiar los procesos de elaboración del vino y concluyó en tres claves para mejorar la calidad de los vinos: eliminación del raspón, un prensado más suave y la realización de trasiegos para limpiar el vino de impurezas. Aunque el resultado eran vinos de mayor calidad, no consiguió que fuera aplicado por el resto de los elaboradores. Estas innovaciones tardarían más de medio siglo en consolidarse.

 

Richard Ford (1796-1858)

Nacionalidad: inglesa

Profesión: abogado de carrera, aunque nunca ejerció. Viajero del mundo.

Aportación: Publicó diferentes libros sobre España en los que incluía descripciones sobre la gastronomía y los vinos que consumía en sus viajes.

A lo largo del tiempo ha habido muchos escritores que se han acercado a la Península Ibérica para conocer las costumbres, vinos y gastronomía. Uno de los más destacados es Richard Ford, apodado el más vitícola de los viajeros.

De familia adinerada, pudo permitirse no trabajar como abogado, carrera que estudió en Oxford, y dedicarse a viajar. Se trasladó a España en 1830 y vivió en Sevilla y Granada; durante sus años allí se dedicó a recorrer nuestro país para conocer nuestra cultura, tradiciones y gentes. Publicó diferentes crónicas en Quarterly Review. A su vuelta a Inglaterra se dedicó a estudiar la historia de España gracias a una gran biblioteca que había adquirido sobre nuestro país.  Con posterioridad escribió “A handbook for Travellers in Spain and Readers at Home” y “Gatherings from Spain”. En ellos habla de la cultura española pero también hace múltiples referencias y descripciones de nuestra gastronomía y el vino que consumió en esos viajes.

 

Cristóbal Mestre (1879-1969)

Nacionalidad: española

Profesión: ingeniero agrónomo.

Aportación: ejerció una importante labor como investigador y también impartió diferentes cursos para campesinos.

En 1902 se crearon los primeros Laboratorios de Análisis que, de la mano de las Estaciones de Viticultura y Enología en España, tenían la función de investigar, recoger experiencias y comunicar los resultados entre los elaboradores y viticultores de cada zona. Cristóbal Mestre fue el director durante 40 años del Laboratorio de Vilafranca del Penedés, segundo en ser creado en España. Fue el responsable de la instalación del primer laboratorio de microbiología (1915) y cinco años después el de física y química.

Además de ejercer como investigador y director de esta entidad, tuvo mucha importancia en el aspecto didáctico. Organizó diferentes cursos sobre enología, análisis y viticultura para los campesinos.

En 1949 dejó su puesto en Vilafranca para asumir el de presidente del Consejo Agronómico Superior del Ministerio de Agricultura de Barcelona.

Todas sus publicaciones le hicieron merecedor de diferentes condecoraciones, como la Gran Cruz de la Orden del Mérito Agrícola Española o el nombramiento como Oficial del Mérito Agrícola de Francia.

 

Como podéis ver, son personas de todas las partes del mundo las que tienen influencia en nuestra viticultura a lo largo de los años y hoy tenemos que agradecerles todas estas aportaciones.

La conservación del vino en casa

 

La conservación del vino es una duda habitual entre los amantes del vino. Existe la idea de que el vino se conserva de manera sencilla y que nunca se nos podrá estropear. Aunque es cierto que con unas medidas mínimas algunos vinos nos durarán mucho tiempo en buen estado de conservación, también es cierto que si no las tomamos podríamos echar a perder nuestras botellas de vino. Esto es especialmente relevante en los meses de verano en los que las temperaturas suben mucho.

Consejos para la conservación del vino

El primer consejo es el principal. Debemos mantener el vino a la temperatura adecuada. El vino debe estar bajo una temperatura constante, y esa temperatura debe estar entre los 12 y los 18 grados. Los dos factores son importantes, por un lado que no haya variaciones en la temperatura y que la temperatura no sea ni muy alta ni muy baja. La cocina es el sitio donde mucha gente almacena su vino y no es el mejor lugar; cuando se preparan los alimentos puede haber subidas bruscas de temperatura, ya sea por los fogones o por el horno. Si no contamos con un sótano lo mejor es hacerlo en un trastero o un armario.

La humedad es importante también, debe rondar el 70%. Esto evitará que el corcho se seque y entre aire en la botella o se humedezca demasiado y florezcan hongos o moho.

Una buena inversión para la conservación de tus botellas de vino es un higrómetro y un termómetro, que muchas veces pueden comprarse unidos en un solo dispositivo que puede llegar a costar menos de 5 euros.

Es necesario evitar que las botellas de vino estén expuestas a la luz directa. El sitio donde las almacenamos debe de ser oscuro. Podríamos pensar que esto se refiere solamente a la luz solar, pero también la luz artificial debe evitarse. ¿Qué ocurre cuando el vino se expone durante mucho tiempo a la luz? Pues que se desencadenan reacciones químicas que pueden oxidar el vino. Existe además lo que se llama la enfermedad de la luz. Esto ocurre cuando al exponer las botellas a la luz ocurre una fotodegradación de la riboflavina en el vino. Un dato curioso, precisamente es este el motivo por el que las botellas de vino tienen ese color verde tan característico. Este tipo de coloración evita hasta el 60% de la luz, ¡pero no toda! De nuevo las recomendaciones iniciales son aplicables aquí. Un armario o un trastero conseguirá evitar los tres enemigos principales del vino, la luz, la humedad y la temperatura incorrecta.

Otra razón por la que no debemos conservar el vino en la cocina es la existencia de olores fuertes. Para que no se vea afectado el aroma de nuestro vino tenemos que alejarlo de fuentes de olores como puede ser la cocina.

La posición del vino es otro de los factores que debemos tener en cuenta. Aunque parezca contraproducente el vino debe conservarse en posición horizontal. Al hacer esto permitimos que el vino y el corcho estén siempre en contacto, lo que mantiene la humedad del corcho y evita que se seque y pueda entrar aire. Esta posición horizontal debe mantenerse sin cambios bruscos. No queremos agitar las botellas para que repose de manera correcta. Pero hay una excepción. Los vinos espumosos es mejor que se conserven en posición vertical. El gas que contiene por sí sólo mantiene la humedad correcta del corcho, por lo que no hace falta tumbar la botella. Además, el carbónico de los espumosos se conserva mejor en posición vertical.

¿Cuanto tiempo dura el vino? Para que dure más mejor compra en bodega

Tenemos la creencia que el vino por definición mejora con el tiempo. Pero esto no es del todo cierto, o por lo menos no lo es para todos los vinos. Dependiendo de factores como la edad del vino, o su origen y tipo de crianza, algunos vinos deberán consumirse antes que otros.

El lugar donde compras el vino también es importante. Cuando compramos directamente en bodega sabremos que la conservación habrá sido perfecta, tanto en la temperatura como en la humedad, luz y posición. Cuando compramos en una tienda, si esta no es especializada, es posible que no se haya conservado de la mejor manera y por tanto que el vino no tenga las mismas características que tenía en bodega.

¿Pero cuánto tiempo puedo conservar el vino? Podemos afirmar que los vinos Jóvenes deben consumirse en su año de cosecha, mientras que los vinos de crianza nos durarán cinco años. Los vinos Reserva pueden llegar a durar 15 años, pero para todos ellos cómo conservamos las botellas será fundamental para que se alcancen esos tiempos de conservación. En cualquier caso estas estimaciones pueden variar para cada botella concreta, por lo que recomendamos no conservarlas al límite de estas cifras.

Conservación de una botella abierta

Idealmente cuando abrimos una botella de vino es para beberla entera, pero esto no siempre es posible. ¿Qué podemos hacer con una botella de la que solo hemos bebido la mitad? El objetivo es evitar la oxidación, que haya el menor contacto entre el vino y el aire. Existen herramientas, como una bomba de vacío que permite sacar el aire y cerrar la botella herméticamente. También podemos usar una botella más pequeña para guardar el vino sobrante para que haya menos aire en su interior al cerrarla con un corcho. Un truco es guardar la botella en la nevera, esto retrasa cualquier proceso que estropee el vino, y si nos bebemos el vino en las 24 horas siguientes a haberlo guardado mejor que mejor. Tendremos que sacar el vino de la nevera un par de horas antes para que suba la temperatura de forma lenta y así conservar mejor su sabor y aroma.

Un consejo adicional

Siempre que pidamos una copa de vino en un bar o un restaurante debemos solicitar que nos abran una botella nueva. Aunque los establecimientos que tienen un alto volumen de negocio no dan pie a que las botellas duren mucho tiempo abiertas, es posible que nos toque una que si lleve demasiado tiempo abierta sin consumirse.

¿Quieres tener los mejores vinos en casa?

Ahora mismo en nuestra tienda podrás encontrar los mejores vinos de nuestra Bodega. Te los ofrecemos en cómodos estuches que podrás usar para conservarlos mejor. A continuación os hablaremos de algunos de estos packs de vino.

Estuche de 6 botellas de vino: 2 jóvenes + 2 verdejos + 2 crianzas

PACK ESPECIAL

Ya es verano. Cierto que es un verano diferente, especial, tanto, que parece que obliga a hacer algo diferente, a darse el gusto de lo que, quizás, nos pensaríamos más detenidamente, si fuera otro el momento. Un verano especial al que dotar de algo especial. Un verano por y para el Pack Comenge del mismo nombre: El Pack Especial. Un estuche compuesto por seis botellas de vino. Un pack completo, para todos los gustos, para todas las edades, tal y como lo son las botellas de vino de las que se compone. Todos y cada uno de ellos, con carácter.

Comenge Biberius 2018, el más joven de la bodega, el pequeño, de carácter alegre y fresco tras haber pasado cinco meses en barrica; el que debe su nombre al Emperador Tiberio y a la pasión que éste sentía por el buen vino, por el buen vino de esta tierra.

Comenge Biberius es fruto de tierras calizas, es hijo de viñas de uva aromática, el resultado de un trabajo manual que solo puede hacerse a base del mimo y del cuidado que requiere la agricultura ecológica para poder ser tildada como tal. Es el resultado de una fermentación en cuyo proceso no puede faltar el empleo de una levadura propia de Bodegas Comenge. Comenge Biberius es, en definitiva, la representación de la alegría, la frescura y la vida de un vino tan joven como especial.

Pero un Pack Especial, solo puede incluir vinos especiales. Por eso, a Comenge Biberius lo acompañan, entre otros, dos botellas de Verdejo de la Colección Comenge Verdejo 2019. Intenso, fresco y elegante. Este es el resultado de una elaboración de seis meses que, en su día, once años atrás, supuso un antes y un después en el concepto, gusto, estilo y sabor de lo que conocemos como Verdejo.

Completan el Pack Especial, dos botellas de Crianza, repletas de un vino elegante e intenso; dos botellas de vino Comenge El Origen 2017; y es que, el propio término Crianza, aquel con el que lo identificamos, no puede más que rememorar el origen, el principio, la sabiduría y clase adquiridas con los años, primero y los imprescindibles quince meses en barrica, después, tras haber sido cultivadas las viñas ecológicas en laderas arcillosas y calizas, para ser procesada la uva y elaborado el vino con la precisión que requiere un Crianza de estas características.

Estuche de 6 botellas de vino: 2 jóvenes + 2 crianzas + 2 reservas

PACK RED RED WINE

Vino tinto, por encima de todo. Tinto, para los amantes del tinto. Tinto y solo tinto en el estuche de vinos cuyo nombre lo dice todo: RED RED WINE. Seis botellas de vino en un pack variado, compuesto por dos botellas de Comenge Biberius, dos de Comenge El Origen y dos más de Familia Comenge.

El Pack RED RED WINE de Bodegas Comenge rinde tributo al joven y fresco Biberius, al elegante y voluminoso Comenge El Origen, elaborado a base de la variedad Tempranillo y como no, al que da nombre a estas bodegas, Familia Comenge que es a su vez un regalo y un homenaje a los grandes vinos de la Ribera del Duero.

No es casualidad la duplicidad del nombre atribuido a este estuche. Doble homenaje, doble calidad, doble reconocimiento, todo en seis botellas escogidas cuidadosamente con un fin: poder disfrutar de los mejores productos de tan exquisita Denominación de Origen.

Comenge Biberius 2018 vuelve a encontrar un espacio destacado en este estuche porque viene a completar las características de quienes lo acompañan. La frescura y juventud de un tinto que ha pasado cinco meses en barrica, que llega para amenizar, alegrar y complementar la madurez y seriedad con la que se presentan los vinos Comenge El Origen y Familia Comenge después de un largo y prolongado descanso en la bodega, en la barrica.

La elegancia de Comenge El Origen 2017 es el resultado de un aroma intenso, irreemplazable; de la variedad de la uva Tempranillo que, solo después de quince meses en barrica, es capaz de mostrar la persistencia y el encanto de un vino sedoso y agradable.

Todo el proceso se realiza con el máximo cuidado: desde la selección manual de las uvas, la fermentación con levadura propia, las barricas de roble francés en las que permanece el vino durante quince meses, hasta el último filtrado justo antes de proceder al embotellamiento. El resultado: seda en la garganta, sabor placentero, elegancia y sobriedad en cada copa.

Las dos botellas de Familia Comenge 2015 que componen este estuche, no solo enriquecen, sino que amplían el número de posibilidades y de momentos en los que consumirlos, pero fundamentalmente, llegan con la clara intención de reunir excelencia y homenaje; reconocimiento y calidad.

Los grandes vinos de la Ribera del Duero encuentran el más firme recuerdo en un vino al que la familia Comenge ha decidido dar su nombre para honrar y reconocer la riqueza de una tierra irremediablemente ligada a una Denominación de Origen única y excelente.

La variedad Tempranillo con la que se elabora este vino, destaca por su capacidad de envejecimiento. Los 27 meses en barrica se traducen en un vino cuya intensidad crece al mismo tiempo que su elegancia y su encanto único y especial. Sin duda, es el responsable del aumento de atributos y cualidades de las botellas de vino que componen el estuche al que dan nombre: RED RED WINE.

Sabemos que cuando pruebes nuestros vinos repetirás. Apúntate a nuestra Newsletter para recibir información sobre los eventos que realizamos en nuestra Bodega así como de ofertas especiales. Si quieres conocer nuestra Bodega en la Newsletter te informaremos de las fechas disponibles.

Personas ilustres del mundo del vino (I)

personas ilustres vino

personas ilustres vinoMuchos personajes han sido importantes en el mundo del vino a lo largo de la historia: investigadores, escritores, divulgadores, ingenieros, enólogos, comerciales, periodistas, asesores… Desde tiempos antiguos intervienen personas de diferentes ámbitos en un mundo cada vez más amplio, más extenso y global.

En esta primera entrega de personajes del vino queremos hablaros de cuatro personas que han tenido relevancia en el mundo vitivinícola de nuestro país. Poco a poco haremos un recorrido a través del tiempo y de diferentes localizaciones para conocer más.

 

Buenaventura Aragó y Rivas (1825-1898)

Nacionalidad: española

Profesión: Farmacéutico

Aportación: realizó labores muy importantes a nivel divulgativo sobre el mundo enológico (aunque también agrario)

Consideró indispensable formar a los cosecheros para elaborar unos vinos que se ajustaran a los gustos de los consumidores. Abandonó su profesión de farmacéutico para dedicar su vida a su vocación divulgativa. Publicó más de 15 libros sobre producción agraria. Algunas de sus obras destacadas en el mundo del vino fueron: “Tratado completo sobre el cultivo de la vid y elaboración de vinos de todas clases” y “Tratado teórico-práctico sobre la fabricación, mejoramiento y conservación de los vinos españoles”.

En lenguaje que emplea es su obra está dirigido a los campesinos, adaptado a sus lenguajes y suprimiendo los detalles que no les fueran indispensables: cuentan sus experiencias y consejos como si las contaran en una conversación de amigos.

 

Jean Pineau Fourteau (1823-1889)

Nacionalidad: francesa

Profesión: viticultor

Aportación: revolucionó la viticultura y las formas de elaboración y conservación de los vinos de Rioja Alavesa. Derribó los parámetros establecidos hasta entonces, guiando a los cosecheros de entonces.

Procedente de una familia de viticultores, aprendió de su padre desde niño en Burdeos. En 1862 fue el momento en el que La Escuela Práctica de Agricultura de Álava solicitó a la Diputación la contratación de una persona que elaborara vinos de corte más moderno. Esta persona fue Jean Pineau.

El problema que vivía el vino riojano de entonces era el alto volumen de producción, que provocaba una bajada de precios y la desvalorización del producto. Su misión era transformar los vinos en algo amable para el paladar y más duradero, copiando el modelo bordelés y sus técnicas de vinificación.

En agosto de 1862 se preparó una vendimia que, prometiéndose generosa, se permitió dejar una pequeña parte de la uva para experimentar con los métodos de Pineau. El vino elaborado fue de buena calidad y satisfizo los paladares de los consumidores, haciéndole ganar diferentes premios en algunas exposiciones internacionales con el nombre “Medoc Alavés”. El problema, sin embargo, fue que los productores no disponían de medios económicos ni logísticos para conservar los vinos. El proyecto finalizó en 1868.

 

Leopoldo Salas Amat (1865-1919)

Nacionalidad: española

Profesión: Ingeniero agrónomo

Aportación: realizó grandes investigaciones y grandes avances para combatir la filoxera.

Como ingeniero jefe de la Sección Agronómica de Málaga tuvo que hacer frente al problema de la filoxera, cuyo primer brote se presentó, justamente, en tierras malagueñas en unas plantas importadas de Francia (1880). Un año después se creó la Comisión Central de Defensa, en la que Leopoldo Salas estaría en primera línea. Tuvo un papel muy importante porque realizó una gran labor de investigación de los métodos para combatir esta plaga y fue pionero en injertar variedades de uvas autóctonas en pies de vides americanas, suponiendo una revolución y un gran avance para combatir esta enfermedad. Todo ello le llevó a ser merecedor de muchos reconocimientos.

La filoxera supuso que, en cuestión de 25 años, el viñedo en España quedó reducido a la mitad.

 

Don Miguel Comenge (1901-1971)

No podíamos pasar por alto en nuestra primera entrega de personas ilustres del mundo del vino a Don Miguel Comenge. No solo es parte de nuestra familia, sino que fue en gran parte, el motivo por el que se creó Bodegas Comenge.

Nacionalidad: española

Profesión: Médico y farmacéutico

Aportación: Dedicó gran parte de su carrera al análisis de los alimentos y el vino. Esto le llevó a convertirse en uno los autores sobre vino más destacados en España.

Fue farmacéutico militar con el grado de comandante e inspector químico, director del Laboratorio Municipal de Higiene Madrid, catedrático de Bioquímica en la Universidad de Barcelona, catedrático de Fermentaciones Industriales de Alimentos y Medicamentos y presidente de la Sociedad Española de Bromatología.

En 1936 publicó el Análisis de los Alimentos, una de las primeras publicaciones sobre bromatología analítica. Hasta el 1942 no se publicó su obra enológica más importante “La vid y los vinos españoles”, aunque lo tenía escrito desde hacía 10 años. Este libro trata de esclarecer la diversidad de las uvas españolas y su origen.

Esta obra fue una inspiración y una motivación para que su hijo, Jaime Comenge, fundara en 2000 nuestra bodega. Si quieres recibir este libro de forma totalmente gratuita, solo debes suscribirte a nuestra newsletter, que enviaremos periódicamente con artículos interesantes como éste y ofertas de nuestra web.

La moda de los pét-nat

Parece que la moda de los espumosos ancestrales ha llegado para quedarse, pues son vinos frescos, fáciles de beber y, normalmente, a un precio más asequible que los Champagne y muchos Cavas de calidad. Los pét-nat son espumosos naturales elaborados con este método y su nombre viene de la expresión francesa Pétillant Naturel (naturalmente espumoso).

Primero es preciso conocer la elaboración de espumosos con el método ancestral, denominado así porque fue precursor al método tradicional.

El proceso comienza con la fermentación alcohólica del mosto del vino base, pero cuando ésta no ha terminado, se introduce el líquido en la botella para que concluya la fermentación. Normalmente se tapa la botella con una chapa. El carbónico que tienen estos vinos se produce por la disolución del CO2 que se desprende durante la fermentación.

Cuando las levaduras han concluido la fermentación, caen al fondo de la botella. Este método no permite la adición de levaduras, azúcar o adición de licor de expedición, pero si el degüelle para eliminar los sedimentos y que el vino no se presente turbio.

Más de cinco siglos de historia

Aunque el método tradicional o champanoise es, quizás, el más conocido por los consumidores, el ancestral tiene más de cinco siglos de historia.

La particularidad de los pét-nat, aparte de su método de elaboración, es que son vinos naturales. Y, ¿esto qué quiere decir? La discusión sobre este asunto es larga, puesto que no existe una definición oficial del término ‘natural’ en los vinos, pero de lo que no hay duda es que hace referencia al trabajo respetuoso tanto en viñedo como en bodega.

Normalmente los pét-nat proceden de viñedo que se trabaja en ecológico – tenga certificación o no- , la fermentación se lleva a cabo con levaduras naturales y, en muchas ocasiones, no se añade sulfuroso.

Estos vinos se pusieron de moda en Francia en los años 90, pero ahora han vuelto con fuerza y están conquistando al público joven. Algunas de las razones por las que consiguen encandilar a nuevos consumidores es su -normalmente- baja graduación alcohólica, un carbónico que sin ser agresivo facilita su disfrute y la posibilidad de tomarlos frescos, a unos 7 ºC.

En cuanto al etiquetado de estos vinos, no suelen llevar cosecha, y los productores apuestan por etiquetas coloridas y divertidas, algo que también llama la atención. La variedad de pét-nat es muy amplia: se elaboran vinos blancos, rosados, tintos; monovaritales o coupages, 100% secos o con azúcar residual (procedente de la uva).

Sobre sus posibles armonías, la amplia propuesta existente permite el acompañamiento con muchos tipos de platos, depende del estilo de cada vino en concreto. Pero lo más interesante es que son vinos fáciles de beber que invitan a tomarlos solos, pero en buena compañía, como si se tratasen de un refresco.

En la actualidad se pueden encontrar pét-nat en todo el mundo, desde Nueva Zelanda, Australia, América y España. En nuestro país Cataluña y Valencia ofrecen una multitud de etiquetas. ¿Te has unido ya la moda de los ancestrales?

La cultura del vino en tiempos de cambios de hábitos

Todos nos hemos dado cuenta de que los hábitos y costumbres de nuestra sociedad han cambiado. Han cambiado obligatoriamente como resultado de la pandemia. Desde la manera de congregarnos a la manera de saludarnos. Quién nos diría que un día nos dejaríamos de dar dos besos o de darnos la mano para saludarnos o que llevar máscara se haría imprescindible para la salud. La cultura del vino en cambio es distinta. Aunque cambie la manera en que lo consumimos, con más dificultad en sitios públicos y cada vez más en casa, no cambia la cultura que lo rodea y que le da vida. De la misma manera, aunque no podamos darnos dos besos, la cultura española sigue siendo gregaria y familiar. Pueden cambiar los hábitos y las formas pero no la cultura.

En los últimos años ha habido quien decía que la cultura del vino estaba de capa caída, mientras otros decían precisamente lo contrario, que vivíamos en un boom del vino. Lo que sí es cierto es que el consumo de vino sigue creciendo al igual que la calidad y la capacidad para apreciar los buenos vinos. La cultura del vino es milenaria, ha estado con nosotros desde hace miles de años, y a su alrededor se ha generado una cultura que abarca casi todas las sociedades del mundo. Desde ritos religiosos, a bodas o celebraciones, el vino ha tenido un papel representativo en las distintas sociedades del mundo. En España se ha estimado que la vid ha estado presente, en la cuenca mediterránea, desde hace por lo menos 5.000 años. El vino lleva mucho tiempo con nosotros y no va a desaparecer en ningún momento cercano.

Es cierto que el vino está de moda, y que las modas pueden ser pasajeras. Pero eso no tiene un efecto real sobre lo que representa la cultura del vino en este país ni en otros. El hecho de que cada vez se hable más del vino y de lo que le rodea, como la gastronomía, no hace más que enriquecer la cultura del vino. Si en los próximos años pierde predominancia en los medios de comunicación, eso no hará desaparecer la cultura del vino, porque esta es milenaria y sobrevive a todo tipo de cambios. La importancia que le damos al vino puede ser una moda, pero también es cultura y la cultura pervive.

La cultura del vino como pegamento social

La forma que tiene el vino de ser una parte de nuestra cultura es fácil de ver en cómo se integra en nuestras vidas, por ejemplo como parte de nuestra dieta mediterránea. Es aceptado que un consumo responsable de vino puede tener beneficios para nuestra salud. Aunque esto sea un tema controvertido, si podemos afirmar que la dieta mediterránea en su conjunto es saludable y alarga la vida de quienes la siguien. El vino es parte de esa dieta mediterránea y por tanto parte de esa dieta saludable. En otros países el vino se integra de distintas formas. Es el conjunto de costumbres y ritos de todas nuestras culturas humanas, asociadas al vino, las que generan y mantienen una cultura global del vino. El vino está en nuestras religiones, en nuestras bodas y en nuestras celebraciones, está en nuestro arte, en nuestra literatura y en nuestra música. Nos permite disfrutar de la compañía de los demás y es una herramienta más de cohesión social.

La Bodega como representante de la cultura del vino

Cuando una bodega con nobleza nace, lo hace con el objetivo de dejar su huella, de conseguir algo único y representativo de los valores de quienes hacen nacer la bodega y de la tierra y la cultura donde se encuentra. Dar la importancia que merece a cada aspecto de la creación de un vino consigue que el resultado sea inolvidable.

Para crear un buen vino hace falta experiencia, vocación, tiempo y paciencia. Es D. Jaime Comenge quien en el año 1999 crea las Bodegas Comenge y la filosofía detrás de ella. Sabe que para que los vinos tengan una personalidad propia, deben ser el resultado de un proceso minucioso, basado en la experiencia, la innovación y la investigación. La unión del proceso científico y de la cultura de nuestra bodega es la que resulta en los vinos que muchos ya aprecian en todo el mundo.

En nuestra tienda podrás aprender todo lo que quieras saber acerca de nuestros vinos. Aprenderás que el cultivo de nuestra viña es exclusivamente ecológico, contando con la certificación necesaria. Nuestros rendimientos son pequeños, se mantiene la cubierta vegetal para mantener un cepa equilibrada y saludable. Esto revierte además en el entorno natural.

Si además quieres probar algunos de nuestros vinos te ofrecemos la posibilidad de comprarlos en cajas preparadas con distintos vinos, para que puedas hacerte una idea de lo que el vino representa para Bodegas Comenge. Sabemos que encontrarás tu favorito y que nuestros vinos se convertirán en una parte importante de tu referencia vinícola.

Aquí os dejamos con algunos de los estuches y cajas de vino que puedes comprar ahora mismo. ¡Pero tendrás que darte prisa porque la demanda es alta!

Cajas de vino de Bodegas Comenge

Estuche de 6 botellas de vino: 2 claretes + 2 verdejos + 2 jóvenes

PACK PRIMAVERA

A falta de pocas semanas para terminar esta primavera y pensando ya en el verano, ¿por qué no darnos el gusto de adquirir alguno de los estuches de vino con los que hemos ampliado nuestra oferta? ¿Por qué no poner fin a esta estación de la mano de alguno de los vinos que componen el surtido de vinos de nuestro Pack Primavera?

Ante la indecisión que a veces se instala en cada compra, ante la duda de si elegir uno u otro vino, en Comenge ofrecemos la posibilidad de llevarnos varios de nuestros vinos en un mismo estuche. El Pack Primavera, compuesto por seis botellas de vino: dos claretes, dos verdejos y dos jóvenes, puede terminar por fin, con la duda de cuál sería el más apropiado para acompañar cualquiera de nuestros platos o, incluso, cualquiera de nuestros aperitivos matutinos tan indispensables en este momento del año.

Carmen by Comenge 2018 es un clarete de producción limitada, fresco, vivo, aromático, que destila toda la elegancia y el cariño con el que este vino rinde homenaje a Carmen, la esposa del fundador de Bodegas Comenge y con ella, a aquellas generaciones de viticultores que cuidaron de sus viñas como a su propio tesoro. Hecho a base de la uva tempranillo, la valenciana y la garnacha, las dos botellas de Carmen que incluye este estuche, incorporan con creces la elegancia, potencia y riqueza aromática que siempre anhelamos en un vino.

Dos botellas de la Colección Comenge Verdejo 2019 forman parte, junto a las dos anteriores, del Pack Primavera. Comenge Verdejo 2019 es un Verdejo fresco, elaborado con las uvas de viñedos de la localidad de Rueda de más de ochenta años de vida. Su carácter auténtico y agreste se consigue a base de su elaboración con levaduras salvajes y de cuatro meses en reposo.

Comenge Biberius 2018 es el vino joven de Bodegas Comenge, el hermano pequeño que, como tal, pone en este estuche la alegría y frescura del carácter que corresponde a un Tempranillo que ha pasado cinco meses en barrica y cuyas uvas han sido cultivadas sobre suelos calizos bajo los principios de la agricultura ecológica.

Dos botellas de Comenge Biberius 2018 de intenso aroma vienen a completar este estuche, toda una novedad con la que amenizar, celebrar o, simplemente, disfrutar, el final de esta estación del año que le da nombre.

Estuche de 6 botellas de vino: 3 claretes + 3 verdejos

PACK PRIMAVERA II

Una opción que compra para esta primavera: el pack Primavera II compuesto por seis botellas de vino: tres claretes y tres verdejos. Pensado para aquellos que prefieren la cantidad a la variedad y que, en un momento dado, están dispuestos a dejar la opción Comenge Biberius 2018 presente en el estuche Pack Primavera, para otro momento; o tal vez, para adquirirlo aparte.

Las tres botellas de Carmen by Comenge 2018 y las otras tres de Colección Comenge Verdejo 2019 que las acompañan, consiguen hacer de este estuche un producto tan completo, elegante y fresco como sus vinos.

El estuche Pack Primavera II combina la elegancia y tradición de Carmen by Comenge con la frescura y autenticidad de Comenge Verdejo. Toques agrestes, de aroma potente, la frescura y el cuidado de la uva procedente de viñedos antiguos, la uva recogida manualmente y tratada con levaduras salvajes y levaduras propias. Todo, en seis botellas pensadas para disfrutarlas solos o en compañía, durante unas cuantas veladas.

¿Te hemos convenido? Visita nuestra tienda y elige uno de estos paquetes de vino o cualquier otro que encontrarás disponible en nuestra tienda de vinos.

¿Cómo se abre una botella de vino?

 

Parece una perogrullada pero, el hecho de abrir una botella de vino no ha todo el mundo le resulta algo sencillo. Y no solo nos referimos al consumidor final.

Mover la botella como si fuese una maraca o destrozar el corcho son algunos de los errores más frecuentes, por eso en este post hemos querido detallar paso a paso cómo se abre una botella de vino.

Para nosotros, el más sencillo de manejar es de ‘dos tiempos’, pero hay muchos tipos y una multitud de ofertas de diseño. La historia del sacacorchos, además, se remonta al siglo XVII, podéis leer más detalles en este post sobre la historia de esta herramienta.

Antes de explicar paso a paso cómo abrir una botella de vino, es preciso explicar que hay dos aspectos que siempre es necesario tener en cuenta: no agitar la botella y mantenerla durante su apertura en una superficie sólida y plana. ¡Nada de sujetar la botella entre las rodillas y sacar el corcho como si fuese un desatascador!

La razón por lo que no se debe agitar la botella es que algunos vinos, sobre todo con bastantes años de envejecimiento, pueden presentar partículas en la base de la botella que podrían  ponerse en suspensión. Aunque este hecho no afecta en absoluto al sabor o aromas del vino – muchas veces es simplemente azúcar residual o compuestos polifenólicos cristalizados – algunos consumidores y catadores lo consideran un defecto porque afecta a la limpidez del vino.

El motivo de mantener en vino en una superficie plana y sólida es para asegurar que la botella no se cae al abrirla.

Pasos para abrir una botella de vino:

  1. Cortar la cápsula alrededor del cuello de la botella con un cuchillo o con la pequeña navaja que contienen la mayor parte de los sacacorchos. La cápsula se debe cortar por debajo del gollete (parte más ancha del cuello), esto es debido a que antiguamente las cápsulas solían ser de plomo, un material tóxico si se ingiere en demasía. Hoy las cápsulas no se fabrican de ese material, por lo que también está permitido cortar la caásula por el encima del gollete como, por ejemplo, ocurre con el corta cápsulas.

 

  1. Limpiar el borde del cuello de botella para eliminar restos, así se evita que caiga alguna partícula del material de la cápsula en la copa. Esta práctica tiene aún más sentido si la botella está sellada con lacre o cera, como ocurre con muchos vinos en la actualidad.

 

 

  1. Meter la espiral en el corcho. Se ha de introducir en el centro de la circunferencia del corcho, no es preciso hacer mucha fuerza, solo sujetar bien el cuello de la botella y girar la espiral hacia la derecha. Si el sacacorchos es de dos tiempos, no es necesario introducir la espiral hasta el final del todo, esto ayudará a extraer el tapón.

 

  1. Después, se apoya la pala corta en el cuello y se extrae un poco el corcho haciendo palanca. A continuación se inserta otro poco la espiral, si es preciso.

 

  1. A continuación se emplea a la pala larga para terminar de extraer el corcho, de nuevo haciendo palanca. Es muy importante que el corcho se extraiga despacio, sin ser brusco, no debe hacer ruido o el mínimo posible.

 

  1. Por último, lo idóneo sería oler el corcho para comprobar si tiene algún defecto, en el caso de que el mismo esté fabricado de corcho natural. Si todo está bien, es el momento de servir y disfrutar.