,

Fiestas de la vendimia en España

Septiembre es el mes de la vendimia, el momento en el que se recoge la uva para iniciar el proceso de realización del vino. Pero también es tiempo de celebración; muchas regiones vinícolas de España celebran por todo lo alto este proceso, convirtiéndose con el paso de tiempo en importantes fiestas reconocidas a nivel internacional. Sin duda alguna, es una ocasión única y especial para organizar una escapada de enoturismo y disfrutar del vino más auténtico.

grapes-908757_1280

Las fiestas de la vendimia se organizan en diferentes partes de España a mediados de mes de septiembre. Durante las mismas, no sólo podrás disfrutar del protagonista, el vino, sino también realizar en diferentes actividades como, por ejemplo, participar en el proceso de la vendimia recogiendo y pisando la uva, catas, fiestas, etc, y deleitarte con la mejor gastronomía, y con la belleza de la arquitectura y el patrimonio cultural de las regiones en las que se realizan. A continuación, destacamos algunas de las más importantes:

Logroño

Los vinos con denominación de origen La Rioja gozan de una importante fama y prestigio internacional. Las fiestas de la vendimia de esta zona, por tanto, no podrían si no estar a la misma altura que la calidad de los vinos a los que da nombre. Este año, la fiesta cuenta con un importante concurso de vinos, y otras actividades como grupos de danzas, juegos, y una gran comida popular. Si no puedes estar para la fiesta grande, seguro que puedes apuntarte a alguna otra de las actividades que realizan durante todo el año, como las rutas del vino por la Rioja Alavesa.

Rueda

De esta localidad vallisoletana nació otra de las denominaciones de Origen prestigiosas. Apunta el segundo fin de semana de octubre en tu agenda, y no te pierdas una de las fiestas de la vendimia más importantes del país. Es una de las fiestas más concurridas, a las que acuden personas de toda España, y en las que se organizan actividades como talleres de artesanía, verbenas, juegos, y exposiciones. En ellas, todas las bodegas de la Comarca tienen la posibilidad de mostrar al público sus mejores productos y su modo de elaboración mediante jornadas de puertas abiertas. Marca ya el segundo fin de semana de octubre en tu calendario y no te las pierdas.

Jerez de la Frontera

Las fiestas de la vendimia de esta localidad están declaradas como de Interés Turístico Internacional. Celebradas hacia mediados de septiembre, se caracterizan por un amplio catálogo de actividades entre las que destacan: muestra de títeres, ferias de artesanía, pisada de la uva, catas, visitas a bodegas, actuaciones en vivo, galas ecuestres, la feria gastronómica de la vendimia, etc.

Otras localidades en las que se realizan remarcables fiestas de la vendimia son: Valdepeñas, Sotillo de la Ribera, Ainzón, Montilla, Villafranca de los Barros, y Toro. Si para este año ya no te da tiempo a disfrutar de alguna de ellas, igualmente puedes acercarte a alguna de estas localidades y visitar sus bodegas u organizar alguna ruta del vino que seguro no te dejará indiferente. Plantearte un fin de semana de enoturismo es una buenísima idea si eres uno de esos amantes del vino que además quieren disfrutar de un ambiente tranquilo y relajado.

Historia del vino (II)

La historia del vino cobra especial importancia a partir de los siglos XV-XVI. Durante la Edad Media las comunidades religiosas y los monasterios fueron importantes centros de cultivo y elaboración de vino. Además de ser utilizado en ritos religiosos, los monjes abastecieron con sus productos a los peregrinos y ciudadanos de los alrededores, de modo que la actividad de las bodegas se intensificó y empezaron a florecer en monasterios y abadías.

cellar-97512_1280

Desde entonces y durante los siglos siguientes, el vino se incorporó a la dieta habitual y comenzó a potenciarse su comercialización. Estas transacciones comerciales favorecieron el surgimiento de zonas vinícolas que abastecían de vino a la Corte. Sin embargo, a pesar de que en España el vino empezaba a despuntar de manera notable, era Francia el principal país productor. De hecho, se atribuye al francés Dom Pierre Perignon la introducción el vino espumoso y el uso del corcho para las botellas.

El siglo XIX fue clave para la producción vinícola. Los nuevos avances técnicos que se desarrollaron en esta época también llegaron al mundo del vino, creándose nuevas técnicas que sustituyeron a las antiguas prácticas artesanales. Por otro lado, la aparición del ferrocarril favoreció la comercialización del producto.

Hacia finales de siglo, en 1870, la filoxera arrasó los campos y los viñedos europeos. Como resultado, los profesionales procedentes de Francia cruzaron los Pirineos para poder continuar con su labor vinícola, y trajeron consigo gran cantidad de métodos y maquinaria que rápidamente se adoptarían en España, como la disposición de las cepas y el control de le fermentación. Años más tarde la plaga afectó también a España, pero las vides pudieron salvarse y recuperarse gracias al injerto sobre patrón americano.

Ya en el siglo XX, las investigaciones de Pasteur en tecnología aplicada a la elaboración del vino, y la creación de las Estaciones de Viticultura y Enología, impulsaron del todo el mercado del vino. A principios de siglo se creó la Oficina Internacional de la Viña y el Vino, y en los años 30 se inaugura el Instituto Nacional de Investigaciones Agronómicas, gracias al cual impulsó el conocimiento de la enología y su divulgación. Años después, nace la Unión Internacional de Enólogos y, en 1932, se crea el Estatuto del Vino.

Durante este siglo, el vino también tuvo algunas dificultades que superar: la producción vinícola se abandonó durante la Guerra Civil, y la Segunda Guerra Mundial impidió la comercialización europea. A partir de los años 50 empezaría a recuperarse, reactivando los viñedos y desarrollando nuevas técnicas y métodos para la producción que colocarían al vino español entre los mejores a nivel mundial.

A partir de los años 70, proliferó la creación de estatutos y leyes que favorecerían la producción y la regularización del comercio del vino. Entre ellos, destaca la creación del Instituto Nacional de Denominaciones de Origen en 1970, y la Ley de la Viña y el Vino en julio de 2003.

En la actualidad, la industria vinícola española sigue desarrollando nuevos métodos de producción en acorde con un desarrollo sostenible. El producto vinícola español, en sus múltiples denominaciones, goza de una gran reputación a nivel internacional, y se ha convertido en uno de los productos más demandados y más importantes a nivel comercial.

Historia del vino (I)

Resulta muy complicado decir con seguridad cuál es el verdadero origen del cultivo del vino, pero lo que sí sabemos es que el vino era conocido por la mayoría de los pueblos en la Antigüedad.

Probablemente su descubrimiento fuera igual que el de otros muchos hallazgos de la Historia, de manera casual, y fue incorporado a la alimentación, a rituales sociales, y prácticas curativas.

wine-facility-656944_1280

Aunque no hay unanimidad, todo apunta a que la introducción del cultivo del vino en España vino de mano de los fenicios, un pueblo mediterráneo que se asentó en la Península en el siglo XII a.C. y que se dedicaba fundamentalmente al comercio entre Occidente y Oriente. El clima cálido típico del litoral mediterráneo hizo posible la proliferación del cultivo del vino, convirtiéndose éste en uno de los productos más comercializados en el Mediterráneo y el Norte de África. Durante la época de la expansión griega, el vino se expandiría a países como Francia e Italia. Los romanos tomaron el relevo del cultivo del vino introduciendo nuevos métodos para su elaboración, como el cultivo de vides en los árboles, que les permitió mantener un alto nivel de producción que se extendía a todo el imperio. El emperador César sería quién sustituyera las ánforas por el transporte en barricas de madera.

Con la caída del imperio romano y la invasión bárbara posterior, la viticultura en España sufrió un importante parón. Sin embargo, fueron los visigodos los que recuperarían esta práctica, devolviéndole la importancia que tenía años atrás.

A partir del siglo VIII, con la invasión árabe, el cultivo del vino tuvo complicaciones debido a la prohibición coránica de consumir bebidas alcohólicas. Sin embargo, éste se continuó elaborando fundamentalmente por dos motivos: la uva, como fruta, puede ser consumida, así como su zumo y el mosto sin fermentar. Por otro lado, no se prohibía su consumo a los no musulmanes y se permitió a los cristianos continuar con sus viñedos, especialmente en los monasterios. De este modo, el cultivo de la vid no sólo no se obstruyó sino que obtuvo un notable desarrollo.

Durante la Edad Media, la viticultura tomó gran importancia gracias a la Iglesia, que poseía gran cantidad de viñedos. El camino de Santiago fue una de las vías más importantes a través de las cuales se intercambiaban conocimientos, ideas, lenguas, y productos gastronómicos como la uva Albariño, traída por los monjes cistercienses.

Además de ser un producto fundamental en el rito cristiano de la Eucaristía, el vino fue un aspecto importante dentro de la vida monástica. Prácticamente todos los monasterios poseían un viñedo cultivado por los propios monjes. De este modo, podríamos considerarlos como los padres de la viticultura moderna.

Con el tiempo, las viñas de los monasterios irían creciendo hasta alcanzar las cuencas del Duero y el Ebro, y las zonas que comprenden el Camino de Santiago, como la ribera del Duero, Lerma, el Bierzo, y los campos de Castilla. Sería aquí donde comenzaría a desarrollarse una producción vitícola que daría como resultado unos de los mejores vinos de España y del mundo.

8 curiosidades que (quizá) no sabías sobre el vino

El mundo de la enología es muy amplio y son muchos sus secretos. Como consumidor y amante del vino, pero sin llegar a ser un experto enólogo que los conozca todos y domine la materia, seguro que te interesa conocer un poquito más sobre esta bebida.

wine-541922_1280

A continuación te dejamos algunas curiosidades que (a lo mejor) no conocías y que te van a llamar la atención. Recuerda, nunca te acostarás sin saber una cosa más.

  1. Europa es el mayor productor de vino del mundo. Concretamente, Francia se encuentra en el número uno de la lista, seguida de Italia y España. Para que nos hagamos una idea, solamente la producción europea supera a la del resto del mundo en total. Los países no europeos más productores son Estados Unidos, Argentina, Chile, China, Australia y Sudáfrica.
  2. El vino no tiene color. Aunque te pueda parecer que no, prácticamente todos los vinos son incoloros. Su color se consigue durante la maceración, proceso de fermentación del mosto de la uva, pulpa, hollejos y pepitas, y en el que se determina el color y el aroma final del vino.
  3. La temperatura ambiente durante el servicio de un vino puede influir en su degustación. Puede alterar el aroma y el sabor, por lo que es recomendable tener en cuenta este aspecto y tenerlo controlado.
  4. La etiqueta del vino nos da más información de la que podemos imaginar: variedad de la uva, región de origen, productor, porcentaje de alcohol, año de la producción y cosecha, la DOC (Denominación de Origen controlada), el contenido neto, y el nombre del embotellador. Toda una ficha técnica del vino que vas a degustar.
  5. El corcho juega un papel fundamental. Además de para evitar el derrame del líquido de la botella, previene la entrada de oxígeno y de partículas externas.
  6. Las copas de vino blanco y vino tinto son de diferente tamaño. Lo que puede resultar arbitrario o protocolario tiene una explicación, y es debido a que el vino tinto necesita más oxígeno para liberar su aroma y sabor.
  7. Existen tratamientos terapéuticos basados en el uso del vino. Sus efectos beneficiosos sobre la piel ha originado la llamada vinoterapia, una opción perfecta para esos amantes del vino que busquen cuidarse un poquito más.
  8. El brindis tiene su origen en la Antigüedad clásica. Por un lado se piensa que nació en la era romana, ya que los romanos consideraban que al igual que el gusto, el olfato, la vista y el tacto, el oído también debía disfrutar del placer de tomar vino. Por otro lado, existe la teoría de que surgió en Grecia, como demostración al invitado de que la copa no estaba envenenada. Actualmente, está mal visto brindar con la copa vacía o hacerlo con agua.

Estas son solo algunos datos que, como buen amante del vino, no puedes dejar de saber. Si quieres conocer un poquito más y adentrarte en esta cultura, ¿por qué no una visita a nuestras bodegas? Estaremos encantados de recibirte y de abrirte una puerta al maravilloso y apasionante mundo del vino.

,

XIV Salón Guía Peñín de los Mejores Vinos de España

VINOS DON MIGUEL COMENGE 2010

De nuevo Madrid recibe al XIV Salón Guía Peñín de los Mejores Vinos de España, en esta ocasión el lugar elegido ha sido el Museo del Ferrocarril. Allí entre grandes maquinas de vapor y hierro se mostraron los mejores vinos de España y por supuesto Bodegas Comenge no podía faltar a la cita.  Leer más