Enoturismo desde el sofá, visitar bodegas y comprar vino: todo a un clic

Aunque es cierto que el tiempo es el mejor aliado para ponernos en marcha y aventurarnos a descubrir nuevas rutas del vino en las que probar y disfrutar del lugar y de su gastronomía, Internet se ha convertido en el mejor amigo de aquellos amantes del vino dispuestos a practicar enoturismo solo bajo óptimas condiciones climatológicas.

Hay quienes lejos de levantarse del sofá y ponerse en marcha, prefieren dejar su aventura para más adelante y, tablet, portátil o móvil en mano, descubrir desde el sillón, cuáles serán sus próximos destinos y cuáles las bodegas cuyos escaparates digitales les permitirán comprar vino por Internet y disfrutarlo en casa hasta su próxima excursión.

Esperamos que la información que facilitamos a continuación sirva de ayuda y entretenimiento a aquellos que, de momento, han optado por ese ‘enoturismo de sofá’ hasta que el sol brille y las temperaturas acompañen allá dónde tengan pensado dedicarle un fin de semana al vino y a la gastronomía del lugar.

Saber más acerca de la Ribera del Duero

La Ribera del Duero es una de las denominaciones de origen con más presencia en Internet. Sus bodegas, repartidas por toda la región, cuentan en su mayoría con tienda online o forman parte de la oferta de portales dedicados al enoturismo en Castilla y León. La Junta de Castilla y León cuenta en su web con información tan interesante como completa sobre gastronomía, rutas del vino y en concreto sobre rutas enogastronómicas en la Denominación de Origen Ribera del Duero. También debes visitar el sitio web del Consorcio “Ruta del Vino Ribera del Duero” que es el organismo encargado de la promoción del enoturismo de la Ribera del Duero.

Pero quien desee conocer en exclusiva la mencionada Denominación de Origen puede, igualmente, darse una vuelta sin moverse del sofá por el portal riberadelduero.es y echar un vistazo a las últimas noticias sobre el sector. Bodegas como Comenge, cuentan con una tienda online en la que comprar vino por Internet. En su tienda online encontrarás toda una serie de productos destacados que agradecerás tener en casa en esos días de lluvia y frío en los que te apetece, sobre todo, disfrutar de tu sofá. Todo a un clic. Tiendas de vino, rutas de enoturismo, noticias con las últimas novedades sobre el sector y, cómo no, lecturas.

Si eres de los que además te gusta leer y hacerlo sobre vino, viñedos, cultura del vino, excursiones… y quieres saber más, ¿qué tal un libro sobre la Ribera del Duero? La casa del libro tiene entre su oferta, uno dedicado en exclusiva a esta denominación de origen: Ribera del Duero: vinos y bodegas, de Fernando García del Río; doscientas páginas que devorar en una tarde, doscientas páginas para preparar tu siguiente compra de vino por Internet y tu siguiente ruta del vino por la que es, una de las mejores ofertas turísticas de nuestro país.

Enoturismo en Croacia, un destino fascinante

¿Eres de los que ha preferido dejarse las vacaciones más largas del año para el final del verano? O incluso, ¿para el comienzo del otoño? ¿Estás buscando un lugar fascinante y desconocido en el que aprovechar esos días de descanso para probar nuevos vinos y hacer enoturismo? ¿Quieres conocer rutas del vino sorprendentes?

En esta ocasión será Croacia quien nos muestre cómo este país del Adriático es un destino fascinante no sólo por sus costas, sino por su gastronomía y más concretamente, por sus vinos. Nos adentraremos hoy en algunas de sus rutas del vino, cada vez más populares entre los amantes de esta cultura milenaria y del enoturismo. Descubriremos algunas de las características más importantes del enoturismo en un país del que se suele hablar más por sus maravillas geográficas, que por sus tesoros gastronómicos y vinícolas.

A quienes no están aún familiarizados la cultura de Croacia, les sorprenderá saber que se trata de un país que dedica grandes espacios al cultivo de la viña; un país con una gran cantidad de variedades de vino y por lo tanto, con bellísimas rutas y caminos que se pierden entre paisajes cubiertos de viñedos que guían al viajero a través de una aventura en la que la práctica del enoturismo resulta siempre fascinante.

Enoturismo por regiones

Las regiones continental y costera de Croacia cuentan con rutas del vino que ofrecen al transeúnte, por sus características orográficas, climáticas y geológicas, una variedad de vino diferente. Mientras en la región costera, los protagonistas son entre otros, los vinos blancos como el Moscatel Blanco de Momiano o la Malvasía Istriana, la región continental cuenta con otro de los vinos blancos más famosos del país: el elaborado con la uva Moslavac.

Sin embargo, hablar del vino croata y de las rutas enoturísticas de aquel país, significa hacerlo también de sus vinos tintos como los elaborados con Teran, Terrano, Cabernet Sauvignon y Merlot.

Su clima mediterráneo y su temperatura suave y agradable convierten a Dalmacia, en la costa croata, en el lugar ideal para la maduración de una uva mimada por la brisa marina. Pero entre las principales rutas del vino que han convertido a este país del Adriático en importante receptor de quienes viajan hasta allí para descubrir un enoturismo envuelto en una cultura diferente, se encuentran las rutas del vino de Istria, Eslavonia y la de la región de Zagreb.

Istria, localidad que limita con Eslovenia e Italia es, la región de la Malvasía. Posee un encanto medieval que cautiva a viajeros que llegan de múltiples que rincones del mundo y que acuden hasta allí en busca de una gastronomía rica en experiencias sensoriales a la que acompañan vinos producidos en pequeñas bodegas de la zona. Trufas, aceite y vino son así, algunos de los productos más destacados.

Eslavonia, al este del país, y sus bodegas más tradicionales ha contribuido al renacer de sus vinos y, Zagreb, salpicada de bodegas familiares y apasionada del vino, contagia a sus visitantes y les anima a descubrir la riqueza de una tierra que celebra con especial pasión la vendimia durante el mes de noviembre.

En este sentido y para aquellos, aun por organizar un viaje con fines enoturísticos, comentarles que el 11 de noviembre Croacia acoge la fiesta de San Martín, fiesta del vino en la que los principales productores y viticultores esperan con ganas la transformación del mosto en vino.

Este próximo mes de noviembre, ya a la vuelta de la esquina, podría convertirse en un espectáculo; todo un espectáculo del vino del que disfrutar en tierra croata.

Enoturismo en la ciudad de Burdeos, el mejor punto de partida

Francia es uno de esos países de mención obligada cuando se habla de vino, de su industria y de enoturismo; hablar de Francia, uno de nuestros países vecinos, pasa inevitablemente, por hacerlo de Burdeos. Las rutas del vino que pueblan el país galo son innumerables. La riqueza vinícola y gastronómica, sus incontables paisajes, monumentos y, en definitiva, su patrimonio histórico es tal, que empezaremos por la internacionalmente conocida ciudad de Burdeos.

Pero practicar enoturismo en esta región, pasa por organizar lo que puede ser un gran viaje con tiempo, dedicación y meticulosidad. La enorme extensión de sus viñedos obliga, para empezar, a escoger entre alguna de sus seis rutas del vino de las que, solamente, la ciudad de Burdeos, es en sí misma ruta enoturística y punto de partida desde el que lanzarse a la aventura francesa del vino.

Burdeos, el que puede ser ese punto de partida desde el que organizar el resto del viaje, se convierte hoy en nuestra protagonista. La primera visita que todo amante del enoturismo debe hacer aquí es la correspondiente a la Ciudad del Vino, La Cité du Vin como dicen los franceses, una oda al vino y a su patrimonio cultural.

La Ciudad del Vino de Burdeos es un espectáculo repartido a lo largo de 13.350 metros cuadrados en el que habitan 19 módulos temáticos a los que poder acercarse en ocho idiomas diferentes. Una experiencia enoturística en la que sumergirse durante más de diez horas, dirigida y guiada por unos cien expertos en la materia. Toda una dimensión patrimonial y universal del vino en su máximo esplendor que no hace más que abrir el apetito a todo lo que venga después.

Se anuncia más adelante una visita por su casco histórico, Patrimonio Mundial de la Unesco desde el año 2007; la coherencia urbanística y arquitectónica que ha sabido mantenerse durante siglos hasta conseguir que cientos de los edificios que la habitan hayan sido considerados monumentos históricos y hasta convertirse en parada indispensable del Camino de Santiago.

Más enoturismo

Quizás, solo quizás después de haber disfrutado de tan completa visita, de tan extensa oferta vinícola y gastronómica y de un ambiente en el que armonizan y conviven a la perfección los muros más antiguos con las más modernas técnicas vitivinícolas, podemos empezar a pensar en nuestro siguiente paso. A partir de aquí, Médoc, Sauternes y Graves, Saint-Emilion Blaye y Bourg, Burdeos y Entre-deux-Mers, son solo algunas de las posibilidades.

Visitas a los Chateaux y jornadas temáticas; catas y circuitos que recorren muchos de los viñedos que pueblan la región, transportes de lo más diverso en los que desplazarse por la zona, ocupan y completan una rica oferta enoturística, pensada tanto para sorprender a los neófitos, como a los más expertos amantes del enoturismo.

Enoturismo en Alemania, un viaje al medievo

Alemania es un país al que se le menciona poco por su vino y, sin embargo, fue uno de los primeros en fomentar el enoturismo mediante la creación de La ruta del vino alemán o Deutsche Weinstraße, una ruta que se encuentra en Renania y cuya creación se remonta a los años 30 del pasado siglo.

La localidad francesa de Wissembourg, en la frontera franco-alemana, da paso al inicio de la ruta del vino, y con ella, a toda una experiencia de enoturismo distinta a la de la Ribera de Duero  en la que disfrutar de una cultura vinícola de más de mil años de antigüedad que termina en la localidad alemana de Bockenheim.

Caminos, viñedos y aldeas que recuerdan a tiempos remotos salpicados de señales en las que aparece un racimo de uvas, van guiando al transeúnte a lo largo de esta ruta enoturística donde encontrarse con fiestas del vino, tiendas especializadas o actividades de degustación; todo ello con el fin de ir descubriendo una historia que gira alrededor de una industria del vino en la que las bodegas y tabernas varias, recuerdan un legado medieval que ahora se pone a nuestra disposición para que saboreemos y disfrutemos de las riquezas de esta tierra.

Vinos blancos

El enoturismo alemán es conocer sus vinos blancos, atravesar sus viñedos y disfrutar del olor que desprenden las viñas cultivadas bajo unas condiciones climáticas cuyos resultados se traducen en variedades de uva que terminan en vinos de ricos matices y diversos aromas. La oferta de vinos de esta ruta enoturística es variada. Los vinos de riesling, de conocido prestigio, poseen una buena estructura y alta acidez. Pensado para poder ser consumido a lo largo de años posteriores, se aleja de nuestro concepto de vino blanco, concebido, por el contrario, para ser consumido a mucho más corto plazo.

 

 

Esta ruta enoturística del vino alemán, que atraviesa pequeños pueblos y ciudades como Gruenstadt, Bad Duerkheim, Deidesheim, entre otras, y que puede hacerse en bicicleta o caminando, suele ser más recomendable en el otoño, estación plagada de festivales y degustaciones de vino.

Tal vez sea este el verano adecuado para preparar un viaje a Alemania y conocer sus rutas del vino. ¿Por qué no acompañar algunas de nuestras comidas estivales con vino alemán para después acercarnos a conocer su origen y su historia? Balnearios, castillos y bodegas que ofrecen alojamiento y desayuno, esperan con ganas la llegada del otoño y el Wurstmarkt o mayor festival de vino del mundo, que en la localidad de Bad Dürkheim, en pleno estado alemán palatino, recibe cada año a miles de turistas.

Enoturismo y gastronomía italianas, como anillo al dedo

Pastas, pizzas, risottos, lasagnas, focaccias, carnes de ternera y vino italiano. ¿Por qué no acompañar cualquiera de estos platos italianos tan típicos con alguno de los vinos del lugar más característicos? Y, ¿por qué no hacerlo practicando enoturismo por aquel país? Italia es sorprendente, y lo es porque hablar de este país pasa por hacerlo de sus riquezas gastronómicas y de las innumerables rutas enoturísticas que acompañan cualquier circuito cultural y artístico.

Que Italia sea el mayor productor de vino del mundo, lo convierte en destino obligado para los amantes del enoturismo y de tan rica industria. Entre los vinos italianos más conocidos, Chianti, Lambrusco o Dolcetto, triunfan entre los consumidores dentro y fuera de sus fronteras. Practicar el enoturismo por este país, significa disfrutar de la cultura del vino allá donde nos detengamos a contemplar su historia y su arte.

Siena, Arezzo y Pisa, no son lo mismo sin un vino Chianti durante la cena en alguno de sus restaurantes después de habernos empapado de su cultura y de sus tradiciones. Hablamos de una ruta enoturística en la que disfrutar de ese vino joven y afrutado que ha estado durante meses en una barrica esperando a ser servido. Su intenso sabor y su aroma a frutas rojas, lo convierten en la pareja perfecta de carnes blancas y de platos vestidos con la tradicional salsa de tomate.

Sea la que sea la ruta italiana del vino escogida, necesita de un alto en el camino para tomar una pizza o un plato de cualquiera de los cientos de tipos de pasta que componen las cartas y menús italianos. Originario de la región del Piamonte, el vino Dolcetto, en honor a la variedad de uva que cede su nombre, algo amargo y seco, puede convertirse en el protagonista del almuerzo o de un aperitivo después de haber descubierto alguna de las rutas enoturísticas de la región italiana de Piamonte.

 

Sus vinos

… Y hablar de Italia y de sus vinos y rutas, es hacerlo de su vino Lambrusco, posiblemente el más internacional de todos. Espumoso, seco o semi seco y producto estrella de las exportaciones de vino italiano, el vino Lambrusco es originario de las provincias de Modena, Parma, Reggio nell’Emilia y Mantova. Tan dulce como atractivo, las burbujas del Lambrusco han seducido a las generaciones más jóvenes y ha conseguido hacerse un hueco en cualquier tipo de evento y ocasión.

Aconsejable con cualquier tipo de plato y siempre frío, el Lambrusco está siempre presente en las cartas de vinos. El enoturismo italiano, pasa por volver a casa habiendo saboreado este conocido vino durante alguna de las comidas del día. Pastas, pizzas o carnes rojas, lo único que te pedirá un Lambrusco es que lo sirvas en una copa larga y estrecha. Por lo demás… Italia y su enoturismo, te están esperando.

Enoturismo, una visita relámpago a Portugal

Para los enamorados del enoturismo en la Ribera del Duero, una de las zonas más maravillosas de España,  os queremos hablar hoy de otros destinos no tan lejanos que ofrecen también experiencias enoturísticas inolvidables.

A pesar de estar aquí al lado y de ser nuestro vecino más cercano, Portugal sigue siendo un gran desconocido para muchos de nosotros. Este país, con innumerables tesoros aun por descubrir, cuenta entre sus encantos con maravillosas rutas del vino y pone a nuestra disposición viñas, poblaciones y bodegas de gran atractivo para cualquier amante del vino y de la práctica del enoturismo.

Enoturismo en Portugal

Entre las principales localidades vinícolas portuguesas, se encuentran las bañadas por el río Duero, más concretamente aquellas entre Oporto y la frontera con España. La cercanía entre España y Portugal permite visitas rápidas; viajes en coche tan amenos como interesantes. No hay más que conducir, ir disfrutando de las vistas, curvas y cuestas, de las poblaciones y terrenos salpicados de viñedos. ¿Un gran plan? ¡Por supuesto! Enoturismo en Portugal durante un par de días, unas vacaciones que apenas necesitan ser preparadas con antelación. El país vecino nos ofrece la posibilidad de practicar el enoturismo y hacerlo de forma un tanto improvisada para quienes prefieran este tipo de aventuras.

Aunque en Portugal la industria del vino está presente a lo largo y ancho de su geografía, las regiones más conocidas por su cultura vinícola son quizás, el Douro y el Alentejo. La primera de ellas, exactamente la del Alto Douro Vinhateiro, es la cuna del vino de Oporto. El enoturismo en esta región permite, no solo disfrutar de sus conocidos vinos, sino hacerlo también de lo que fue hace casi veinte años declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad: un paisaje impresionante en el que habitan haciendas dedicadas en su mayoría al cultivo de la vid y la elaboración de vino.

El que prefiera empezar por Oporto, puede aprovechar las estupendas oportunidades que la práctica del enoturismo en el país luso pone a su alcance; descubrir la región en un crucero con visitas a algunas de las poblaciones de mayor tradición vinícola, puede ser toda una experiencia para los sentidos.

 

Pero si hay alguien especialmente interesado en que su ruta enoturística pase por algunas de las principales bodegas del país, siempre puede acercarse hasta cualquiera de sus bodegas centenarias. Uno de los mejores Oportos es el que atesoran las bodegas Graham’s; y si esta visita sabe a poco, Taylor’s, bodega fundada a finales del S. XVII y con unas preciosas vistas sobre la ciudad, presume de contar con grandes reservas de vinos envejecidos en barrica; entre ellos, los que componen la carta que sus propietarios han calificado como la mejor carta de vinos portugueses del mundo. Su restaurante panorámico bien merece una visita.

Con bodegas en Jerez y en Oporto, Sandeman dispone de multitud de actividades enoturísticas en las que sus vinos ejercen de protagonistas. Cócteles, jornadas gastronómicas, visitas a los viñedos y demostraciones de los métodos de producción que han hecho del vino portugués uno de los mejores del mundo, son solo algunas de las posibilidades con las que ocupar unos días de este verano de enoturismo portugués.

A punto de terminar julio y con agosto a la vuelta de la esquina, Portugal y su vino están ya esperándonos.

Enoturismo en la Ribera del Duero: lugares que no debes dejar de visitar

Los casi 40 Km de ancho de la Denominación de Origen Ribera del Duero y más de 100 km de largo, desde el extremo este en el Valle de Atauta (Soria) hasta el extremo oeste en Quintanilla de Onésimo dan para muchos planes relacionados con el enoturismo.

Turismo enológico, actividades en la naturaleza, recorridos patrimoniales, historia, senderismo… Son casi infinitos los planes y las opciones para disfrutar de una de las regiones vitícolas más importantes del país en las tres provincias que la forman siguiendo la estela del río Duero: Soria, Burgos y Valladolid.

Actividades para todos los públicos

A través de la Ruta del Vino de la Ribera del Duero es posible recabar información suficiente para descubrir rincones y bodegas, opciones para todo tipo de público y cada época del año.

En este post hemos querido recoger propuestas para disfrutar de la Ribera del Duero, una para cada día de la semana o una para ocasión, porque en Bodegas Comenge tenemos la suerte de contar con un valioso patrimonio en las inmediaciones.

Naturaleza: Una idea perfecta para disfrutar en compañía es visitar el Parque Natural del Cañón del Río Lobos, 25 km. en las provincias de Soria y Burgos. Es espacio está protegido desde 1985 y se trata de un profundo cañón de roca caliza que el río ha ido erosionando con el paso de los años. En la Casa del Parque, ubicada en Burgo de Osca, es posible encontrar toda la información acerca de la rica flora y fauna del Parque Natural. También se pueden hacer actividades como senderismo o deportes acuáticos, en algunas zonas.

 

 

Gastronomía: De este a oeste y de norte a sur, la Denominación de Origen Ribera del Duero es cocina tradicional, producto y vino por los cuatro costados. Desde el lechazo asado al horno de lechazo a la brasa de sarmiento de Valladolid, pasando por la morcilla burgalesa, hasta llegar al fantástico abanico micológico de Soria el visitante tiene muchísimas opciones para escoger. Huerta, quesos… Productos de calidad y de la tierra.

Relax: En la Ribera del Duero no tenemos playa, al menos de agua salada, aunque sí existen diversas zonas de baño. Pero si el turista lo que busca es agua caliente, vapor, chorros y masajes para desconectar durante una escapada, también dispone de múltiples opciones. Por su valor histórico y entorno privilegiado el Hotel Castilla Termal Monasterio de Valbuena es una excelente opción, aunque hay otras como el Convento de las Claras o el hotel AF Pesquera, en Peñafiel.

Ribera Run Race, el campeonato de la Ribera del Duero

Deportes: Sin duda la mejor fecha para vivir el deporte de cepa en la Ribera del Duero es durante la celebración de Ribera Run Race, que recorre 50 km (la marcha larga) entre Peñafiel y Valbuena de Duero. Durante un fin de semana, el visitante puede acceder a originales actividades organizadas en las bodegas y participar en la competición. En Bodegas Comenge, no nos perdemos esta cita que además pasa por nuestras instalaciones.

Historia y cultura: Uno de los puntos más interesantes para el visitante es el Museo del Vino que alberga el Castillo de Peñafiel, muy cerca de Bodegas Comenge. Pero no podemos olvidar la riqueza histórica del municipio en el que se ubica la bodega, Curiel de Duero, ni el yacimiento arqueológico vacceo de Pintia, en Padilla de Duero.

Vino: En Bodegas Comenge estaremos encantados de recibirte para disfrutar de cualquiera de nuestras actividades. ¿Aún no nos conoces?

 

Enoturismo para todos

Enoturismo, más o menos todos sabemos a qué tipo de turismo nos referimos cuando empleamos este término; más o menos todos sabemos que es un turismo relacionado con el vino y con su industria y, más o menos, son muchos los que lo asocian con un turismo dirigido a conocedores y expertos en la materia. ¿Es así? ¿Puede un mero aficionado o alguien capaz simplemente, de disfrutar del vino sin tener una profunda cultura sobre este tipo de ocio? La respuesta a esta pregunta es rotunda: ¡sí!

Si por algo se caracteriza el turismo del vino o enológico es por estar al alcance de todos. Es un mundo por descubrir al que acercarse sin, ni siquiera, tener que sentir pasión por el vino. Eso, con total seguridad, viene después. Aunque es cierto que en el enoturismo el vino es el principal reclamo, el ocio y las actividades que lo caracterizan son muchas y variadas. La toma de contacto con las bodegas, con las viñas, con los diferentes procesos de elaboración de cada tipo de vino, son parte indispensable, obligada. Sin embargo, a todas y a cada una de ellas le acompañan culturas milenarias, gastronomía típica, paisajes inolvidables y gentes que, como la región en la que habitan, hacen historia.

Cuando hacer enoturismo

El enoturismo no tiene una época del año preferida, cada estación tiene algo que ofrecer a los que deciden acercarse a este mundo, sean expertos o no; lo único que se necesita es una cierta inquietud y avidez por descubrir cosas nuevas.

El enoturismo está hecho para gente tranquila y gente activa dispuesta a disfrutar de esas pausas tan características que se instalan con frecuencia en bodegas y viñedos sin las que sería imposible el cultivo de la vid y la elaboración del vino. Huye de prisas y permite disfrutar de un presente en el que el descanso es sinónimo, sin embargo, de continuo aprendizaje y de baños de cultura constantes.

Solo o a través de visitas guiadas, el viajero más curioso tiene, gracias a la industria que se ha generado alrededor del vino, la posibilidad de combinar catas y gastronomía típica, además de una oferta cultural compuesta de museos, conciertos, exposiciones o simplemente, paseos por entornos privilegiados.

El hecho de que el vino forme parte de nuestra cultura más ancestral y de que con él, se hayan instalado a lo largo y ancho de nuestras fronteras tantísimas bodegas, permite a todo aquel interesado compartir con los más diversos anfitriones las aventuras más curiosas. Pero el vino, no por ser ancestral, ha dejado de modernizarse y renovar su oferta de productos y servicios. Con el tiempo, forman parte de esta industria otras tan novedosas como las que han conseguido aplicar el vino a tratamientos terapéuticos de los más variados.

Expertos, neófitos e incluso escépticos componen el variado público al que cada año atraen cientos de actividades enoturísticas y enológicas. Es solo una cuestión de interés y del deseo de dar con aquello que, por fin, responde esas necesidades tan lícitas que tiene cualquier ser humano y que no consisten más que en encontrar en una sola oferta, descanso, cultura y disfrute.

Experiencias enoturísticas inolvidables

No hay espacio suficiente y mucho menos con el que contamos para el artículo de hoy, en el que poder dejar constancia de la inmensa oferta de turismo enológico con la que cuenta la Ribera del Duero. Una vez más, nos centraremos en algunas de ellas, despacio y con buena letra, poco a poco, iremos dando a conocer no solo las bodegas que desde hace tiempo están instaladas en esta región vinícola, sino las múltiples actividades y catas de vinos de la Ribera del Duero. Quizás sirvan estas palabras para terminar de convencer a algún que otro rezagado o indeciso que aun no sabe por dónde empezar a hacer enoturismo en la maravillosa Ribera del Duero.

Enoturismo en Curiel del Duero

Empezamos por la localidad vallisoletana de Curiel del Duero, un emplazamiento ideal para viñedos, bodegas e innumerables actividades relacionadas con el vino y la gastronomía de esta región. Es aquí donde Bodegas Comenge tiene su sede y donde con el mismo cuidado con el que producen sus vinos y cultivan sus viñas, los Comenge reciben a quienes llegan dispuestos, no solo a beber su vino, sino, como ellos dicen, a beberse el paisaje de la Ribera del Duero. Visitas enoturísticas que van desde el paseo por el viñedo hasta la degustación; comidas y celebraciones en la bodega y viajes en globo, tras los que volver a probar alguno de esos vinos que sabemos terminarán en nuestra propia bodega.

La Ribera del Duero es tierra de castillos, de campos llenos de historia que parecen haber dejado su huella en cada uva, en cada gota de vino y en cada plato típico de su gastronomía castellana. Por eso, un fin de semana en cualquiera de las bodegas de la Ribera de Duero, pasa por acercarse hasta sus monumentos y castillos. Esto lo sabe bien Peñafiel, localidad de visita obligada en cualquier actividad relacionada con el enoturismo que tenga lugar en estas tierras.

La visita a su museo del vino, enclavado en su castillo majestuoso, ese que preside desde hace siglos buena parte de estas tierras castellanas.

Turismo enológico para todos los gustos

Enoturismo en la Ribera del Duero, cata de vinos, visitas a bodegas, excursiones por el campo, a caballo o a pie… en definitiva, puro turismo enológico que hace que un fin de semana sea redondo; más redondo aun, si para terminar lo hacemos dando una vuelta por la localidad de Toro, en Zamora, villa que muestra en cada una de sus esquinas su pasión por el vino, el esmero y la tradición vinícola de una región que se ha paseado por el mundo entero gracias a la reputación y calidad de su vino. Toro esconde entre sus paredes y calles un tesoro a través del que descubrir sin dejar de sorprenderse todo el proceso de la uva hasta que llega a nuestras copas; unas copas con las que no nos queda más que brindar por la que esperamos sea una inolvidable experiencia enoturística.

Descubre 50 bodegas de Castilla y León para visitar

bodegas de castilla Leon

50 bodegas que debes visitar

 

Que España es un país atractivo y rico en cultura y gastronomía, lo sabemos. Que sus vinos gozan de un prestigio y un reconocimiento nacional e internacional, también. Sin embargo, no está de más recordar de vez en cuando, el porqué de este reconocimiento, el porqué de su riqueza gastronómica y vinícola, el porqué de la maravillosa experiencia que supone una visita a, por ejemplo, las bodegas de Ribera del Duero, las bodegas de Salamanca y, en definitiva, la experiencia única de probar, catar, acompañar cualquier ruta turística por la región, con vinos de Castilla y León.

Los vinos de esta comunidad autónoma son referente mundial y, son ellos precisamente, los responsables de toda la cultura desarrollada a su alrededor. Las rutas del vino y las visitas a bodegas de la Ribera del Duero o a bodegas en Salamanca, por mencionar solamente dos de los cientos de ellas con las que cuenta Castilla y León, terminan siendo obligadas para todo aquel que haya partido hacia estas tierras con el objetivo de disfrutar de su patrimonio cultural. El vino y todo lo que le rodea a lo largo y ancho de estas tierras castellanas, forma parte de un legado cultural sin el cual no podría entenderse la cultura, el origen, en el más amplio sentido de la palabra, de sus pueblos y ciudades, de su gente y sus costumbres.

Entre pueblo y pueblo, valles y colinas, castillos y murallas, son múltiples las denominaciones de origen que han nacido en estas tierras. Con el vino siempre como protagonista, las actividades que no puedes dejar de hacer durante cualquier visita a sus bodegas, son incontables. Toro, Bierzo, Rueda, Cigales, Ribera del Duero o Salamanca, entre otras, componen parte de la oferta enoturística de la zona y junto a ellas, rutas a pie, a caballo, picnics o catas. Pero aun hay más. Conozcamos que nos ofrecen los vinos de Castilla y León, qué tienen sus bodegas que, una vez descubiertas, te dejan con ganas de más.

¿Qué te ofrecen las bodegas de Castilla y León?

Estas bodegas te ofrecen un amplio catálogo de posibilidades. En primer lugar, lo más importante: visitar la bodega. Podrás conocer las instalaciones y sus productos, aprender cómo se produce el vino y a partir de qué materias primas, sus viñedos, y el modo de funcionamiento de la bodega. Muchas de ellas ofrecen catas acompañados de excelentes productos gastronómicos de la zona, y algunas organizan actividades al aire libre.

Si quieres saber más, te invitamos a que vivas una auténtica experiencia enológica y te animes a conocer las 50 mejores bodegas que hemos seleccionado para ti.

Bodegas de Denominación de Origen Ribera del Duero

Entre ellas Bodegas Comenge. Un viaje a esta región no es lo mismo sin experimentar la oferta de una de las que pertenece a este primer grupo de bodegas. Su vino, uno de los mejores de la denominación Ribera del Duero. Su oferta de actividades al aire libre, entre las más apetecibles y enriquecedoras. Empaparse de paseos a caballo, catas en las visitas a sus bodegas, gastronomía y maridajes en plena naturaleza. Bodegas Comenge, emblema de vinos de Castilla y León y uno de los protagonistas de la denominación de origen Ribera del Duero, es prueba del carácter y de la calidad que han convertido al vino español en referente mundial. Pero aún hay más, porque además de Comenge, también puedes optar por realizar otras visitas a bodegas de Ribera de Duero:

  1. Arzuaga Navarro
  2. Bodegas Portia
  3. Bodegas y Viñedos Valduero
  4. Dehesa de los Canónigos
  5. Durón S.A
  6. El Lagar de Isilla, SA
  7. Emilio Moro
  8. Emina
  9. Felix Callejo
  10. Finca Villacreces
  11. Ismael Arroyo
  12. Legaris
  13. Grupo Matarromera (también Denominación de Origen Rueda)
  14. Osborne Selección S.A
  15. Pago de Capellanes S.A
  16. Peñafalcón SL
  17. Peñafiel
  18. Protos
  19. Real Sitio de Ventosilla
  20. Tarsus
  21. Valdubón
  22. Viña Mayor – Ribera Duero
  23. Bodega Histórica don Carlos – Ribera Duero

Bodegas Denominación de Origen Toro

  1. Bodega Pago de Matarredonda SL
  2. Bodega Valbusenda
  3. Bodega Viñaguareña S.L
  4. Bodegas Cyan S.L
  5. Bodegas Elías Mora S.L.U
  6. Bodegas Fariña, S.L
  7. Bodegas Frutos Villar S.L
  8. Bodega Estancia Piedra, SL

Bodegas Denominación de Origen Rueda

  1. Bodegas Menade
  2. Bodegas Felix Sanz SL
  3. Montepedroso Ricardo Rodríguez SL
  4. Pradorey SL – Rueda
  5. Grupo Yllera – Rueda

Bodegas Denominación de Origen Arlanza

  1. Arlanza Soc. Coop
  2. Valdesneros

Bodegas Denominación de Origen Cigales

  1. Bodegas y Viñedos Alfredo Santamaría – Cigales
  2. Finca Museum – Cigales
  3. Ovidio García SL – Cigales

Bodegas Denominación de Origen Bierzo

  1. Bodegas Estefanía – Bierzo
  2. Bodega Cuatro Pasos – Bierzo

Otras Bodegas

  1. Abadía de Retuerta – Vinos de Tierra de Castilla y León
  2. Arribes del Duero, SCP – Arribes
  3. Bodega Cooperativa San Esteban – Zona de Vinos Sierra de Salamanca
  4. Bodegas Mauro – Vinos de la Tierra de Castilla y León
  5. Bodegas y Viñedos Julio Crespo Aguiloche SL – Tierras de León
  6. Gordonzello SA – Tierras de León
  7. Viñas del Cantábrico – Zonas de Vinos Sierra de Salamanca

Imposible en este espacio mencionar a todas y cada una de las bodegas que se reparten a lo largo y ancho de una comunidad autónoma tan grande en todos los sentidos, como la que nos ocupa. Hemos querido mostrar una pequeña parte, lo justo para abrir boca y empezar a planear algunas de las que podrían ser las primeras visitas a bodegas de Salamanca, Valladolid o del Bierzo. Hemos querido facilitar esa primera elección que, como decíamos al principio, te dejarán, seguro, con ganas de más. Hay cientos de bodegas esperándote con los brazos abiertos, hay miles de bodegas en España esperando a que te sumerjas en la divertida y apasionante cultura del vino.