El etiquetado de vino

Os habréis preguntado en alguna ocasión por qué algunas botellas de vino incluyen mucha información en su etiquetado y otras no. Para algunos consumidores es interesante conocer las particularidades de los vinos sin necesidad de tener que buscar en internet o guías en el momento de elegir entre una botella u otra y, aunque las nuevas tecnologías facilitan mucho este proceso (por ejemplo los códigos BIDI), hay una serie de requisitos que se deben cumplir.

La Unión Europea establece una serie de normas a la hora de etiquetar cualquier producto, pero después estas normas pueden ser desarrolladas por cada país e incluso, en el caso del vino, por cada Consejo Regulador.

Esta normativa no sólo recoge qué parámetros deben aparecer en una etiqueta, sino también su tamaño mínimo o idiomas. En este punto aclarar que aunque normalmente nos refiramos con ‘etiqueta’ a la imagen que aparece en la parte frontal de la botella y ‘contra etiqueta’ a la que está detrás, en realidad ésta última es la que se toma como oficial, donde debe aparecer toda la información.

Menciones obligatorias

Como hemos comentado, hay una serie de menciones que deben estar siempre en una etiqueta y además de forma independiente, esto es, en frases separadas. Nos referimos a la categoría del producto (vino), a su procedencia (país), el grado alcohólico (expresado en % Vol), el registro embotellador y el importador, en caso de que el vino sea importado. Además, en España, para los vinos con Denominación de Origen Protegida o Indicación Geográfica Protegida también debe aparecer la indicación de la DOP o IGP, el volumen del envase, el lote y los alérgenos.

En concreto, el lote sirve para asegurar la trazabilidad de un vino. Pongamos en caso de que abrimos una botella que tiene un defecto de corcho, gracias al número de lote y a la numeración impresa en la tirilla que expide el Consejo Regulador ayudaremos a la bodega a identificar de dónde viene el problema y cuántas botellas pueden estar afectadas con el mismo inconveniente.  Así que si alguna vez encuentras un vino con defecto, el llamar a la bodega e indicar estos parámetros les será muy útil para identificarlo y mejorar en el futuro.

Desde el año 2009 las etiquetas de los vinos también deben incluir menciones respectivas a los alérgenos, en concreto al huevo y sus derivados (es muy habitual clarificar el vino con clara de huevo), a la leche y al contenido en sulfuroso. En éste último caso, además, la frase ‘contiene sulfitos’ debe aparecer uno o varios idiomas según el país.

Menciones facultativas

Existen una serie de parámetros que la Unión Europea recomienda incluir en las etiquetas pero que no son de obligado cumplimiento. Como se ha comentado al comienzo del post, estas menciones facultativas después pueden convertirse en obligatorias según el país o la Denominación de Origen (sobre todo a lo que el logo del Consejo Regulador se refiere).

Los parámetros no obligatorios son la cosecha, las variedades, los métodos de producción y los pictogramas sobre alérgenos o sobre la recomendación de no ingesta de alcohol por parte de mujeres embarazadas.

Para los vinos que van a ser exportados es necesario conocer la normativa específica del país en el que se va a comercializar el vino, tal y como se puede comprar en esta etiqueta de Don Miguel Comenge.

DM contra

Cine y vino se vuelven a dar cita en Seminci

Un año más la Semana de Cine de Valladolid apuesta por las Denominaciones de Origen de Castilla y León con la organización de un ciclo que tendrá como hilo conductor el vino.

Las Denominaciones de Origen Ribera del Duero, Toro, Cigales y Rueda serán las protagonistas desde el 29 de octubre hasta el 1 de noviembre en el Laboratorio de Artes Escénicas de Valladolid (LAVA), un día más que el año pasado y con un horario más amplio.

Las entradas de cada jornada tienen un precio de 10€ y permiten al acceso a la proyección de la película, a la zona de degustación donde habrá 100 vinos de las distintas Denominaciones de Origen y las diversas actividades que éstas han organizado. También habrá un abono para los 4 días con un coste de 30 euros.

El ciclo Cine y Vino comenzará el jueves 29 en el vestíbulo del LAVA con una exposición de trajes creados por jóvenes artistas de la Escuela de Diseño de Valladolid (ESI) inspirados en películas de cine clásicas y con colores de los vinos de la Ribera del Duero.

A las 18.30 comenzará la Gran Gala del Cine y Vino dirigida por Pilar Molestina que bajo el título ‘Cine y vino, vidas paralelas’ hará un repaso por protagonistas que estos dos mundos tienen en común.  Tras la gala los asistentes tendrán la oportunidad de conocer de la mano del actor Charlie Arturaola un vino argentino elaborado con la variedad Malbec,  para después dar paso a la proyección de la película ‘The Duel of Wine’.

22035927995_5e4f71ce7a_m

El viernes 30 se producirá el hermanamiento entre la D.O. Cigales y Jerez, con motivo de la proyección de ‘Jerez y el Misterio del Palo cortado’, que tendrá como colofón una cata gastronómica en la misma sala Concha Velasco. Tras la cata de vinos de Cigales con Bandas Sonoras se accederá a la zona de degustación como todas las jornadas del ciclo.

El sábado 31 la Ribera del Duero volverá a ser protagonista con la cata ‘Espíritu Ribera’, una experiencia sensorial, que irá precedida de la proyección del film ‘Vinodentro’. La posterior degustación de vinos de las Denominaciones de Origen estará acompañada del concierto del grupo Morringans y un monólogo de David Carrillo, organizado por el Consejo Regulador de la D.O. Rueda.

El ciclo Cine y Vino concluirá el domingo día uno de noviembre con la proyección de ‘Barolo Boys. The history of a Revolution’. Tras la película, la Denominación de Origen Toro ha preparado dos talleres de elaboración de cócteles con vino, a cargo del coctelero toresano Óscar Díez.

Después del taller, la sala Blanca del LAVA acogerá la entrega del premio ‘Talento Ribera’ a los mejores vestidos diseñados por los alumnos de la ESI que se expusieron el primer día del ciclo. Para terminar, el Consejo Regulador de la Ribera del Duero llevará al grupo ganador del galardón ‘Talento Ribera’ en el festival Sonorama, Bye Bye Lullabay. Como en las anteriores jornadas, para finalizar la jornada, se darán a degustar 100 vinos de las cuatro Denominaciones de Origen que participan en el ciclo Cine y Vino.

Más información en la web Seminci

10 beneficios del vino que quizá no conocías

Amantes del vino, estáis de enhorabuena. Es bien sabido por todos que una copita de vino al día es buena para nuestra salud, pero probablemente no sepas cuáles son esas cualidades que tan beneficiosas son para nuestro organismo.

wine-792877_1280

Numerosos estudios científicos recientes han ahondado en esta cuestión y han expuesto de qué manera el vino puede ayudar a cuidarnos y a mejorar nuestra salud, eso sí, siempre con moderación. ¿Quieres saber cuáles son?

  1. Ayuda a reducir el colesterol. El resveratrol, una sustancia química rica en antioxidantes que posee el vino, ayuda a evitar la formación de coágulos. Una copa de vino nos ayuda a aumentar el “colesterol bueno” y reducir el “malo”, evitando igualmente problemas cardiovasculares.
  2. Cuida nuestro corazón. La vitamina E favorece la limpieza de la sangre y evita la aparición de coágulos, a la vez que preserva los tejidos de los vasos sanguíneos.
  3. Libera endorfinas. El hecho de beber vino casi siempre nos gusta. Eso quizá se debe al papel del vino como potenciador en la liberación de endorfinas, la sustancia de la felicidad, produciendo así una sensación de placer y relajación muy positiva.
  4. Reduce el riesgo de cáncer. La acción antioxidante del vino (resveratrol) es decisiva en el bloqueo de aparición y crecimiento de células cancerígenas. Igualmente, es importante llevar una vida saludable y evitar otros hábitos peligrosos como el tabaco.
  5. Cuida nuestras encías. Si sufres problemas bucales, ya es hora de empezar a acompañar tus comidas con una buena copa de vino. Algunos de sus componentes pueden evitar la aparición de estreptococos y bacterias que producen caries, y ayudar a tratar enfermedades como la gingivitis (inflamación de encías) y dolor de garganta.
  6. Limpia el paladar. Si tomamos una copa con la comida, las propiedades astringentes del vino nos ayudarán a percibir el sabor de la comida de una manera más intensa que si lo hiciéramos con agua. Un motivo más para no dejar de pedir ese vino de Ribera de Duero que tanto te gusta.
  7. Previene el cansancio. Los estudios afirman que el resveratrol nos ayuda en aquellos días en los que estamos más cansados, desganados o apáticos. Nada mejor que una copa de vino para aumentar un poquito nuestra energía y nuestras ganas.
  8. Ayuda a regular nuestro peso. Como cualquier otro alimento, el vino tiene un cierto nivel de calorías que tenemos que tener en cuenta a la hora de su consumo, y dependiendo de lo que bebamos, afectará en mayor o menor medida a nuestro peso. Sin embargo, basándonos en los resultados de estos estudios, podemos afirmar igualmente que el vino evita la creación de células de grasa y moviliza las existentes para ir eliminándolas. De todos modos, tengamos en cuenta que el vino no es milagroso, y que lo mejor para controlar nuestro peso es llevar una vida saludable, seguir una dieta equilibrada, y practicar un poco de ejercicio diario.
  9. Es bueno para nuestro cerebro. Un consumo moderado de vino al día ayuda a nuestra capacidad cognitiva y a evitar enfermedades degenerativas y demencias. Esto se debe a la acción antioxidante y antiinflamatoria de sus componentes, que evitan la coagulación y favorecen el riego sanguíneo.
  10. Combate las enfermedades urinarias. Sus propiedades antioxidantes y astringentes favorece el funcionamiento de filtrado de los riñones y evita la aparición de bacterias en la vejiga.

Sin duda estas son buenas noticias para aquellos amantes del vino que cada día disfrutamos de su sabor. Con una vida saludable y equilibrada, y un consumo moderado, podrás hacer del vino un gran aliado para cuidar de tu salud.

,

Denominaciones de Origen y Vinos de la Tierra

¿Qué diferencia hay entre un vino con Denominación de Origen y un Vino de la Tierra?, ¿y entre un vino con D.O. y un Vino de Pago?, ¿cuál es mejor?…

Las diferencias entre los niveles de protección de un vino vienen determinadas en una normativa reglada por la Comisión Europea y se incluye dentro de la OCM (Organización del Mercado Comunitario).

Que un vino vista la contra etiqueta expedida por el Consejo Regulador de una Denominación de Origen, Vino de Pago o por  una entidad certificadora de Vino de la Tierra no quiere decir que sea mejor o peor; sino que cumple con una serie de requisitos que son verificados por un órgano de gestión y ofrece una serie de garantías al consumidor.

Es cierto que las Denominaciones de Origen, además de velar por la calidad de los vinos que amparan, actúan como paraguas, ayudan a comercializar el vino en el exterior y a dinamizar la economía de una determinada zona bajo una marca común.

Para que un Consejo Regulador apruebe la expedición de la contra etiqueta con Denominación de Origen para un vino, éste debe cumplir una serie de estándares de calidad. Los vinos no sólo se valorarán por sus parámetros analíticos, sino también a través de un análisis organoléptico por parte de un panel de expertos.

vinosBodegasComenge

Niveles de protección

Debemos distinguir tres grupos.

  • VINO: En parte es un equivalente a lo que antes de 2008 se conocía, de manera generalizada, como vinos de mesa.
  • VINO CON INDICACIÓN GEOGRÁFICA PROTEGIDA (IGP). Este grupo se refiere a la nomenclatura ‘Vino de la Tierra’. Los requisitos que deben cumplir estos vinos son: Que se elaboren con variedades vínicas, que posean una serie de características atribuibles a su origen geográfico, que las uvas procedan en un 85% de ése lugar geográfico, que se elaboren en ese mismo entorno y tengan en común una serie de características organolépticas.
  • DENOMINACIÓN DE ORIGEN PROTEGIDA. Se subdivide en varias categorías:
  1. Vinos de Calidad con Indicación Geográfica: Vinos elaborados en una determinada zona, con uvas procedentes de esa misma zona, cuyas características estén determinadas por un medio geográfico y/o las prácticas culturales de los viticultores.
  2. Vinos con Denominación de Origen: Lo que conocemos comúnmente como D.O. Se refiere al nombre de una región que ha sido reconocido previamente por la administración (D.O. Ribera del Duero). Además de los anteriores requisitos recogidos en Vinos de Calidad con IGP, los vinos deben tener un cierto reconocimiento en el mercado y su calidad y características deben ser atribuibles casi en exclusiva al entorno del que proceden. También deberán haber pasado al menos 5 años desde que el vino fue calificado como Vino de Calidad con IGP.
  3. Vino con Denominación de origen Calificada (D.O. Ca.): Un ejemplo es la Denominación de Origen Calificada Rioja. Aparte de cumplir los requisitos descritos en el anterior apartado, indica que los vinos deben ser embotellados y comercializados desde las bodegas amparadas, la calidad de los vinos será contralada desde su producción hasta su venta en lotes limitados, no pueden coexistir en la misma bodega vinos con D.O.ca y sin ella, aunque sí con Vinos de Pago. Deben pasar al menos 10 años desde su calificación como D.O.
  4. Vinos de Pago: Es la calificación más restrictiva en cuanto a los requisitos que debe cumplir un vino. El ‘pago’ debe cumplir una serie de cualidades muy particulares y diferenciadores en cuanto al clima (o, mejor, dicho, micro-clima), geografía o prácticas tradicionales atribuibles a una zona muy concreta. Las administraciones de las Comunidades Autónomas deberán establecer la extensión de los pagos.
  5. Vinos de Pago Calificado: Estaríamos en el mismo caso que el anterior con la diferencia de que para obtener un Vino de Pago Calificado, debe estar dentro de una Denominación de Origen Calificada y estar amparado por la misma.

¿Cuántas calorías tiene el vino?

Cada vez son más los que actualmente se preocupan por mantener la línea y cuidarlo que comen. Sea porque has iniciado una dieta para adelgazar, o porque simplemente quieres llevar una vida sana, probablemente hayas empezado a fijarte en las calorías que ingestas en cada comida. Es relativamente fácil averiguar cuántas tienen los alimentos, pero ¿qué pasa con el vino? Las bodegas no tienen la obligación de indicar en las etiquetas las calorías que contiene cada botella. Entonces, ¿cómo sabemos las calorías que estamos tomando con cada copa de vino?

restaurant-386820_640

En primer lugar, el principal factor que determina la cantidad de calorías es el volumen de alcohol; el 97% de las calorías aportadas por el vino proviene de este macronutriente, por tanto, el número varía en función de la graduación del vino. Aunque un alto nivel de azúcar también influye notablemente en el aporte de calorías, normalmente tendrá menos calorías un vino dulce con poca graduación que un vino de alta graduación.

De mismo modo, la cantidad de calorías también depende del tipo de vino (tinto, rosado, blanco, espumoso, rosado, etc.). Pero como cada vino es diferente, dentro de cada tipo también podemos encontrar variaciones, de modo que no podemos establecer unos parámetros exactos. Si no quieres estar con la calculadora a cuestas, te recomendamos que te guíes por valores aproximados.

Como media, estos son los rangos generales de calorías que contendría una copa (150 ml) dependiendo del tipo de vino:

  • Vino espumoso: 120-160 calorías
  • Vino blanco: 110-170 calorías
  • Vino rosado: 110-170 calorías
  • Vino tinto: 120-180 calorías
  • Vino dulce: 190-290 calorías

¿Podemos decir entonces que el vino engorda? El único líquido que no tiene ningún tipo de aporte energético es el agua. Todo lo demás, engordará más o menos en función de la cantidad que ingiramos. Todo en exceso es malo, por ello es importante regular su consumo en relación con lo que comamos.

El vino tiene importantes propiedades muy saludables para nuestro organismo, y es recomendable incluirlo en nuestra dieta diaria si se hace en dosis adecuadas. Una copita al día no nos hará daño, al contrario, favorecerá a nuestro sistema sanguíneo regulando los niveles de colesterol.

Todo en su justa medida es bueno. Por ello, te animamos a que no dejes esa copita al día de vino Ribera de Duero, y a que te deleites con el mejor vino de manera responsable sin preocuparte de si engordas un par de gramos. ¡El vino está para disfrutarlo!

,

Falsos mitos acerca del vino

Aunque el conocimiento y el interés acerca del vino se están expandiendo de manera notable a nivel mundial, aún son varias las leyendas urbanas y los falsos mitos que lo rodean.

Como en casi todo, aún prevalecen algunas antiguas creencias que se han ido asentando con los años, circulando de unos a otros por el boca a boca, y asentándose como máximas irrefutables del saber popular. Sin embargo, en pleno siglo XXI, es necesario que rompamos con esas sentencias y desmintamos algunas de esas ideas que se dan por auténticas y verdaderas, y quitarnos de la cabeza falsos conceptos del vino y su cultura.

white-wine-848268_1280

– Los vinos tintos se deben tomar a temperatura ambiente. Es un error asumir que un vino, por el simple hecho de no estar refrigerado, vaya a estar necesariamente a una temperatura ambiente. Influye notablemente la temperatura de la estancia en la que se encuentre, que, con sistemas como la calefacción o aire acondicionado, es probable que en muchos casos no se encuentre a 18 grados, la temperatura idónea a la que debe degustarse.

– El vino blanco produce dolor de cabeza. Antiguamente esto probablemente fuera posible, ya que los vinos blancos contenían mayores cantidades de sulfitos, un elemento químico que podía provocar dolores de cabeza. Hoy en día, la enología ha mejorado notablemente y los viticultores saben perfectamente cuál es la cantidad de sulfitos que se necesita introducir.

– La calidad de un vino puede apreciarse en el olor del corcho. Totalmente falso. El corcho sólo se huele para identificar algún problema o defecto del vino, no para averiguar su calidad.

– El vino tinto va con carnes rojas, y el blanco con pescado. Aunque esto sea una creencia completamente arraigada en la tradición del vino, debemos romper con esa convención y experimentar con otros maridajes. Seguro que encuentras nuevas mezclas de sabores que te sorprenderán.

– El vino mejora con los años. Probablemente hayas oído este dicho más de una vez. En realidad, tenemos que admitir que no es del todo cierto, ya que no todos mejoran con el tiempo. Actualmente, la mayor parte de los vinos tintos se consumen en el mismo año de su embotellamiento, pudiendo garantizar su calidad en los cuatro años siguientes (dos años en el caso de los blancos). Solo una minoría de tintos o blancos cumple esta máxima.

– El famoso truco de la cucharilla para conservar el gas. Existe la creencia de que las burbujas de un cava pueden conservarse si introducimos el mango de una cucharilla de metal, ya que el metal conduce muy bien el calor y lo enfría. No podemos decir que sea totalmente falso, pero si quieres conservar en buen estado tu cava, te recomendamos que hagas uso de un tapón hermético especial.

– Sólo un experto es capaz de disfrutar realmente del vino. Sabemos que eso es totalmente falso. Cualquier persona puede disfrutar del verdadero sabor del vino sin ser un experto en la materia. Y, en el caso de que lo quieras ser, puedes empezar pasándote por nuestras bodegas para adentrarte en este fascinante mundo, ¡eres bienvenido!

,

Vino y música en el Sonorama – Ribera, ¡te invitamos!

Del 12 al 15 de agosto Aranda de Duero acoge la quinta edición del festival de música alternativa Sonorama – Ribera. Si te gusta el indie, la electrónica y el vino,  ¡estás de suerte!, Bodegas Comenge sortea cuatro entradas para el evento.

Para poder participar en el concurso, tan sólo debes entrar en la Fan Page de Bodegas Comenge entre el 20 de julio a las 09.00 horas y el viernes 31 a las 23.59 horas, acceder a la aplicación del concurso y rellenar los campos con tus datos personales; además deberás ser fan de la página.

Como máximo 5 días después de que se realice termine el plazo, los ganadores se harán públicos mediante un correo electrónico personalizado y también a través del muro de la página de Facebook de Bodegas Comenge.

De esta manera, queremos incentivar el disfrute de dos aspectos culturales históricamente enlazados, el vino y la música, así como impulsar el consumo moderado de vino entre los jóvenes.

Sonorama – Ribera nació precisamente como un festival alternativo a lo que existía en Castilla y León. Desde el inicio su propuesta le hizo lograr un gran éxito y en 2012 fue premiado como ‘Mejor festival de música España’  por la Unión Fonográfica Independiente.

Durante los días que se celebra el Sonorama, Aranda de Duero aumenta su oferta gastronómica y enoturística. Las visitas a las bodegas subterráneas de la localidad, cursos de catas de vino o rutas de pinchos son algunas de las alternativas de las que los asistentes tendrán la oportunidad de disfrutar durante el día.

Una gran oportunidad para dar a conocer el vino a los jóvenes, algo que ya se lleva años haciendo en otros festivales internacionales europeos como el Awakenings Festival en Holanda o el Time Warp en Alemania, donde es habitual encontrar ‘wines bar’ en varios espacios del recinto.

Si Mahoma no va a la montaña, la montaña tendrá que ir a Mahona’, éste podría ser el resumen de la estrategia que se está siguiendo en los últimos meses para tratar de difundir la cultura vinícola entre los jóvenes. Es el caso del BBK Live (Bilbao), el Primavera Sound (Barcelona) o  el FIB (Benicassim),  donde un reconocido grupo bodeguero ha ofrecido sus vinos durante el festival por primera vez.

En España existen otros casos donde bodegas y otros organismos ‘se han puesto las pilas’, como el Festival de Vino de Somontano (la primera semana de agosto en Huesca) o el Evento Sarmiento en el Bierzo (a mediados – finales de septiembre).

El cartel de Sonorama – Ribera 2015 sigue la línea de años anteriores, una apuesta por la música alternativa y sobre todo por los grupos nacionales con más que reconocido prestigio como Vetusta Morla, Marlango, Dorian, Supersubmarina, Delorean, La Habitación Roja, Arizona Baby, Soidonie o Miguel Campello (ex ‘El Bicho’).

Pero en Sonorama también hay cabida para otros artistas quizás no tan conocidos como Jero Romero o Angel Stanich, una importante lanzadera hacia el panorama musical.

Una de las virtudes del festival,  aparte de su buena organización, es que cada año el cartel incluye algunos artistas del panorama internacional. En esta edición destacan los estadounidenses Clap your hands say yeah o los británicos Monarchy y Anna Calvi.

En esta ocasión, la escena electrónica, más comercial, estará representada por 2 Many Djs, Carlos Jean o Eme Dj, que ha sido elegida mejor Dj nacional de 2014 por la revista Rockdeluxe.

sonorama

8 pasos para servir bien un vino

Servir vino es todo un arte. La cultura que existe en torno a este producto se rige por un  protocolo, una serie de “normas” o  códigos imprescindibles para su buen servicio. De no aplicar este protocolo algunos dicen que podemos llegar a arruinar sus exquisitas propiedades, así como exponernos a dar una mala imagen de cara a un cliente o un invitado.

wine-823619_1280

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de servir un vino? Apúntate estas sencillas normas para convertirte en un auténtico experto:

1. Comprueba el vino que te van a servir. Si vas a ser servido en un restaurante, echa un vistazo a la etiqueta de la botella para cerciorarte de que es el vino que has pedido.

2. Ten en cuenta la temperatura del vino. No todos los vinos se sirven a la misma temperatura; unos conviene que estén fríos (blancos, dulces y espumosos), los tintos jóvenes ligeros entre 13 y 15 grados y sin embargo los tintos criados en barrica necesitan que se sirvan a temperatura moderada, entre los 15 y 18 grados. La temperatura de servicio es probablemente uno de los aspectos más importantes para disfrutar plenamente de las características de cada tipo de vino. No tener en cuenta este aspecto puede arruinar por completo el sabor del vino.

3. Retira la cápsula. Nunca debes empezar con el sacacorchos sin haber quitado la cápsula en primer lugar. Para ello, rómpela en un lateral con un corta-cápsulas o bien con una cuchilla que suele venir dentro de los sacacorchos.

4. Quita el corcho. Una vez retirada la cápsula, limpia el cuello de la botella con un paño o papel absorbente. Luego introduce el sacacorchos justo por el centro del corcho hasta el fondo. Debe salir sin mucho esfuerzo y sin romperse, evitando así que caigan trozos dentro de la botella y sin estruendo. Es recomendable tomar el corcho y olerlo tras su retirada para comprobar si el vino está defectuoso. Si huele a humedad o tiene mal aspecto, el vino puede estar alterado.

5. Déjalo reposar si es necesario. Hay vinos que necesitan reposar antes de ser servidos. En ese caso, deja la botella en posición vertical antes de servirla.  Por otro lado, la mayoría de vinos pueden ser servidos nada más ser abiertos, sin embargo, hay otros que necesitan oxigenarse antes de ser consumidos, como suele suceder con los vinos sometidos a largos periodos de crianza, ya sea en barricas o en la propia botella. Para ello, déjalos reposar en la copa primero o en un decantador.

6. Elige bien las copas. Antes de todo, verifica que las copas estén limpias y sin olores. Hay diferentes diseños de copas especializados para cada tipo de vino. De hecho, en Europa muchas zonas vitícolas tienen su propio diseño de copa (Burdeos, Borgoña, Champange, Ribera del Duero, Rioja, Oporto, Chianti…). Es necesario que sepas en qué copa se sirve cada vino, ya que su forma influye a la hora de apreciar el sabor. Y por encima de todo, escoge copas cuyo borde esté curvado hacia el interior con el fin recoger los aromas del vino y conducirlos hacia la nariz.

7. Si cambias de vino, cambia de copa. No reutilices la misma copa para servir un vino diferente al anterior. De lo contrario, el sabor del segundo perderá su esencia.

8. ¿Hasta dónde llenar la copa? La cantidad a servir en una copa depende del tipo de vino que se vaya a probar. Nunca se debe llenar más de 2/3 de la capacidad de la copa. El vino necesita espacio para poder “abrirse”. Por ejemplo, para los vinos tintos podemos llenarla hasta la mitad. Con los blancos no se debe superar 1/3 para evitar que se calienten en la copa. Es mejor rellenar la copa con frecuencia que tomar el vino caliente. En el caso de espumosos (cavas, champagnes, etc.), pueden servirse ¾ de su capacidad, nunca llegando hasta el borde.

Como buen amante del vino, no debes perder de vista estas sencillas recomendaciones. Se trata de un código básico dentro de la cultura del vino que, de no cumplirse, puede hacer perder la reputación del anfitrión, del restaurante o local en el que sea servido. ¡No las pierdas de vista!

El tandem Ribera-Rueda: Sí. What’s next?

‘Sí. What’s next?’ es un plan estratégico de las Denominaciones de Origen Ribera del Duero y Rueda para promocionar los vinos en Estados Unidos, donde ambas figuras de calidad sólo representan el 2,6% de los vinos españoles que se comercializan (1 millón de botellas por cada D.O.).

Este acuerdo conjunto se comenzó a desarrollar en febrero de 2015 y, en principio, está previsto que dure 5 años con una inversión total de 18 millones de euros.

Desde su puesta en marcha, los vinos de Ribera del Duero y Rueda ya se han unido para promocionarse en ferias de diversas ciudades americanas (Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Boston…) como Wine Riot, Spain’s Great Match o World Wine Meetings.

El objetivo de la campaña es realizar “acciones innovadoras capaces de sorprender”  pero, ¿cómo se gestiona este tándem? Por un lado, mediante la dirección de Felipe González-Gordón, nexo entre las Denominaciones de Origen en España y la labor de la agencia americana Weber Shandwich.

presentacion plan

Esta agencia internacional, que fue seleccionada entre otras 13, tiene presencia en 80 países –incluida una oficina física en España- , es una de las que más factura a nivel mundial y fue premiada en el festival de Cannes de Publicidad.

El apoyo de Weber Shandwich se completa con la labor de otra agencia, Brand Action Team, que el mes de febrero estuvo en Ribera del Duero y Rueda para formar a las bodegas sobre cómo adentrarse en el mercado americano.

En la actualidad, el plan de ruta de la campaña ‘Sí. What’s next’ se centra en varios puntos, aparte de las ferias a las que se acudirá durante el último trimestre del año.

Por un lado, hace apenas dos semanas se lanzó la página web www.riberaruedawine.com que recoge información sobre ambas Denominaciones de Origen, sobre las bodegas adscritas a las mismas, eventos en los que se va participar y artículos interesantes sobre maridajes  con comida americana o establecimientos en los que se pueden encontrar los vinos.

sí-what’s-next

La web también incluye un apartado de compra que redirecciona a uno de los mayores buscadores de vinos on-line para que los posibles clientes encuentren dónde adquirir las distintas marcas.

El plan promocional Ribera-Rueda se ha centrado sobre todo en los llamados ‘millenials’, jóvenes nacidos entre 1982 y 2004 que, según estudios recientes, han manifestado un interés creciente por el vino.

Es necesario tener en cuenta que en Estados Unidos se consumen al año unos 2871 millones de litros de vino (estimación del año 2014) y que sólo en la franja de edad de los ‘millenials’ hay 70 millones de potenciales consumidores.

Con el fin de acceder a este público más joven  se ha creado el Truck-Tour, que no es otra cosa que una especie de camión que recorre distintas capitales estadounidenses y festivales para dar a conocer los vinos de la Ribera del Duero y Rueda.

El camión está atendido por un sumiller que ofrece a catar y explica las particularidades de los vinos tintos y blancos de las dos mayores Denominaciones de Origen de Castilla y León.

,

¿Puedo llevarme el vino del restaurante a casa?

Seguro que te ha pasado alguna vez de ir a comer o cenar con amigos a un restaurante y tener dilemas acerca de cuántas botellas de vino pedir. ¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos cortos o nos pasamos? Si le sumamos el hecho de que después tenemos que conducir, en la mayoría de las ocasiones solemos tirar por lo bajo y consumir las botellas justas, ya que a nadie le gusta perder dinero.

Pero la pregunta que realmente tenemos que hacernos es: ¿por qué deberíamos pensar en ello? Si pagamos la botella, ¿por qué no podemos llevárnosla a casa?

wine-622116_1280

En otros países como Estados Unidos o Inglaterra esto ya es una práctica habitual desde hace años. De hecho en España son muchos los turistas que piden su botella cuando van a restaurantes sin ningún tipo de preocupación. Sin embargo, todavía se aprecia en nosotros un poco de pudor a la hora de reclamar algo que, en realidad, como clientes nos pertenece. Ya sea por simple vergüenza al qué dirán, por desconocimiento, o porque simplemente los restaurantes tampoco ofrecen esa posibilidad, nos vamos a casa con las manos vacías y dejando una botella (a veces casi entera) encima de la mesa.

Por suerte, esto está cambiando. Hace unos años se llevó a cabo en La Rioja una campaña de Marketing llamada “El disfrute se prolonga en casa”, de mano de la Denominación de Origen Rioja y la Asociación Euro-Toques, con el objetivo de potenciar el consumo de vino de una manera responsable. ¿No has terminado tu botella? No hay problema, el restaurante te proporciona una discreta y original bolsa de diseño para que puedas llevártela y disfrutarla en tu casa.

Últimamente ya son muchos los restaurantes que están tomando ejemplo de ello y se están uniendo a esta moda, pero aún queda por hacer. Aunque nosotros como consumidores estemos en nuestro derecho y debamos perder el miedo, los mismos establecimientos hosteleros deberían mostrarnos la libertad para hacerlo. Una simple indicación del camarero, o algún aviso informativo en la puerta o dentro del mismo local, serían más que suficientes para promover este hábito entre sus clientes.

Si lo pensamos bien, con la puesta en marcha de esta iniciativa ganamos todos. Nosotros, los clientes, ya podemos disfrutar del vino sin preocuparnos ni hacer cálculos. De este modo, no tendremos ningún reparo en pedir una botella más aunque nos vaya a sobrar, lo cual a su vez favorece a los restaurantes, ya que aumentarán sus beneficios.

Así que toma nota, y la próxima vez que vayas a un restaurante no dudes en pedir tu botella para llevar. Porque no hay mayor placer que disfrutar de un buen vino Ribera de Duero sin preocupaciones, ¿verdad?