El imperio chino del vino

Foto de Château Changyu Moser XV

Ya hemos comentado en otras ocasiones cuáles son los efectos del cambio climático en la viticultura, qué podemos hacer las bodegas para combatir el aumento del calentamiento global y cuáles son las nuevas zonas de producción de viñedo en el mundo.

El cambio climático está ‘dañando’ zonas clásicas de elaboración de vino, favoreciendo maduraciones más desiguales, vinos con más alcohol y falta de acidez en algunos casos. Pero hay otras zonas y países, como explicamos en este artículo, a los que sin duda esta variación de clima les está ayudando: uno de los ellos es China.

En 2018 el gigante asiático ya se situaba en el noveno lugar de producción de vino, desbancando a zonas clásicas, y no es de extrañar que a corto plazo ocupe el pódium en el mapa vitícola.

Estamos hablando de que hay zonas prácticamente desérticas, donde en invierno las temperaturas pueden bajar hasta los 30 grados bajo cero, en las que ya han plantado viñas. El agua para su cultivo se lleva de fuentes hídricas que se encuentran a más de 200 km. de distancia.

Influencia de Burdeos y regiones

La ‘inspiración’ en los vinos de Burdeos es clara en los productores de vinos chinos. La Cabernet Sauvignon es la uva principal con la que se elaboran los vinos, aunque también se emplean Cabernet Franc, Merlot, Carménère (originaria de la zona de Médoc pero conocida mundialmente por los vinos chilenos), allí denominada Cabernet Gernischt, y  Marselan, originaria del sureste de Francia. Con respecto a las uvas blancas, aunque su cultivo es minoritario, predominan las internacionales Chardonnay y Riesling.

Debido a la extensión de China, podemos diferenciar varias regiones vinícolas que tienen un clima muy diverso entre sí. Las más relevantes son:

  • Provincia de Shandong (Yantai, Penglai y Qingdao): Quizás sea el área más parecida a Burdeos, está a su misma latitud y se sitúa en el litoral del Mar Amarillo, por lo tanto, tiene un clima marítimo.

 

  • Zona del Centro – Noroeste (Xinjiang, Ningxia y Gansu): Ningxia es, de hecho, la zona más afamada de China, a 1.200 metros de altitud. Aquí también se cultiva la uva Merlot –como en Burdeos- y han ideado un sistema de calificación similar a la región francesa. Ningxia se caracteriza por un clima muy extremo, se ubica cerca del desierto del Gobi, y los viticultores deben, literalmente, enterrar las cepas en invierno para que no se mueran debido a las bajas temperaturas.

 

  • Hebei (Hualai y Changli): Esta zona rodea a la capital de China, Pekín, y ocupa el tercer lugar en la producción de vino total del país. En este caso hay dos subregiones muy bien diferenciadas debido a su altitud y al clima. Por un lado, Hualai (a tan solo dos horas de la capital) tiene viñedos a más de 1000 metros de altitud y tiene un clima seco durante la época de desarrollo de la vid. El cultivo de la vid Changli, sin embargo, es mucho más complicado debido a la alta humedad, que conlleva la aparición de enfermedades fúngicas.

 

China está dominada por los grandes productores. La primera bodega que se creó en el país y cuyos vinos ya se pueden comprar en supermercados en España es ChangYu Pioneer Wine (Château Changyu, 1892). Tan solo de su vino más emblemático, elaboran alrededor de 500 millones de botellas al año.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.