Vino australiano: calidad antes que cantidad

Además de por sus playas, por su inmensidad y por su entorno natural, Australia es conocido por sus vinos. Los entendidos en la materia lo sabrán bien. El vino australiano resulta ser uno de los más cotizados en el mercado internacional y con aproximadamente 140.000 hectáreas dedicadas al cultivo de la uva, su industria vitivinícola es una de las principales del país.

La industria australiana del vino viene desarrollándose con especial intensidad desde finales del siglo pasado, hasta el punto en que se han multiplicado las zonas destinadas al cultivo de viñedos y con ellas, la producción y la exportación de los que dicen, son algunos de los vinos más cotizados del mundo.

Este país de Oceanía que exporta algo más del 55% del vino que produce, ha hecho de la calidad su principal seña de identidad y ha encontrado en los Estados Unidos de América a su principal consumidor extranjero.

regiones de australia

Las condiciones climáticas y la biodiversidad de sus suelos son, junto al entorno natural en el que crecen sus viñedos, su tecnología puntera y su afán investigador, algunos de los responsables de que la industria vitivinícola del país haya alcanzado tal protagonismo. Hoy en día algunas de las más prestigiosas cepas del viejo mundo son cultivadas en las distintas regiones vinícolas del país con excelentes resultados. Los viñedos se encuentran principalmente en cuatro estados: Victoria, región de clima bastante fresco, con viñedos cercanos a la ciudad de Melbourne donde abundan las plantaciones de pinot noir; Australia Meridional, con Coonawarra como región que presume de tener los mejores viñedos y Barossa Valley –una de las regiones vitícolas más visitadas del mundo- donde se elaboran afamados vinos con la variedad riesling, amén de los producidos con cabernet sauvignon, shiraz y malbec; Nueva Gales del Sur – en la región de Hunter Valley, cercana a Sydney- donde abunda la producción de vinos blancos de las variedades chardonnay y semillon, y la región de Australia Occidental, histórica región donde se fundó el primer establecimiento vinícola australiano, a orillas del río Swan. La cabernet sauvignon, sémillon, merlot, sauvignon blanc, chenin, chardonnay y  shiraz son las variedades más cultivadas en esta zona. En el estado de Tasmania también podemos encontrar pequeñas producciones de chardonnay y pinot noir no exentas de calidad y de atención.

white-wine-848268_1280

Entre todas las variedades cultivadas, destacan especialmente los vinos elaborados con la variedad Shiraz (manera en que denominan a la Syrah), protagonista de un vino de sabor delicioso que desprende la esencia del suelo en el que crecen sus viñas. Pero como ya hemos comentado, dada su diversidad climática y de suelos en Australia se elaboran todo tipo de vinos, desde generosos a espumosos.

Y para conseguir sus diferentes variedades de uva -tintas y blancas- con las que producir tanto vinos jóvenes, como vinos susceptibles de ser sometidos a procesos de envejecimiento, los australianos emplean todo tipo de novedosas técnicas tanto en el cultivo de la vid como en la elaboración de los vinos.

Los departamentos de investigación de diversas universidades australianas han aportado a la viticultura mundial novedosos sistemas de formación encaminados a mejorar tanto los rendimientos, como la calidad de los frutos obtenidos, algunos de los cuales se han implantado posteriormente en el viejo continente. Respecto a la elaboración de los vinos, la aplicación de nuevas técnicas como las maceraciones prefermentativas en frío han venido de la mano de los enólogos australianos. En ocasiones incluso han desarrollado técnicas que no han sido admitidas por los países productores de Europa un primer momento en el viejo mundo y que sin embargo, años después, se han aceptado e implementado de forma generalizada, como es el caso del empleo de virutas de roble y la microoxigenación como sustitutivo de la crianza del vino en barricas. El resultado: un vino moderno; un vino nuevo que muchos aconsejan tomar aún joven.

barricas (6)

Como dato curioso, decir que en el sistema australiano de clasificación de vinos no es relevante la procedencia del producto, sino que la referencia fundamental viene dada por la marca, especialmente en las grandes industrias productoras.

No podemos despedirnos sin recomendaros que probéis cualquiera de estos vinos; desde los más dulces y aromáticos hasta los más secos y semidulces parecidos a los vinos alsacianos. Seguro que lo vais a agradecer.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.