Entradas

Enoturismo en Alemania, un viaje al medievo

Alemania es un país al que se le menciona poco por su vino y, sin embargo, fue uno de los primeros en fomentar el enoturismo mediante la creación de La ruta del vino alemán o Deutsche Weinstraße, una ruta que se encuentra en Renania y cuya creación se remonta a los años 30 del pasado siglo.

La localidad francesa de Wissembourg, en la frontera franco-alemana, da paso al inicio de la ruta del vino, y con ella, a toda una experiencia de enoturismo distinta a la de la Ribera de Duero  en la que disfrutar de una cultura vinícola de más de mil años de antigüedad que termina en la localidad alemana de Bockenheim.

Caminos, viñedos y aldeas que recuerdan a tiempos remotos salpicados de señales en las que aparece un racimo de uvas, van guiando al transeúnte a lo largo de esta ruta enoturística donde encontrarse con fiestas del vino, tiendas especializadas o actividades de degustación; todo ello con el fin de ir descubriendo una historia que gira alrededor de una industria del vino en la que las bodegas y tabernas varias, recuerdan un legado medieval que ahora se pone a nuestra disposición para que saboreemos y disfrutemos de las riquezas de esta tierra.

Vinos blancos

El enoturismo alemán es conocer sus vinos blancos, atravesar sus viñedos y disfrutar del olor que desprenden las viñas cultivadas bajo unas condiciones climáticas cuyos resultados se traducen en variedades de uva que terminan en vinos de ricos matices y diversos aromas. La oferta de vinos de esta ruta enoturística es variada. Los vinos de riesling, de conocido prestigio, poseen una buena estructura y alta acidez. Pensado para poder ser consumido a lo largo de años posteriores, se aleja de nuestro concepto de vino blanco, concebido, por el contrario, para ser consumido a mucho más corto plazo.

 

 

Esta ruta enoturística del vino alemán, que atraviesa pequeños pueblos y ciudades como Gruenstadt, Bad Duerkheim, Deidesheim, entre otras, y que puede hacerse en bicicleta o caminando, suele ser más recomendable en el otoño, estación plagada de festivales y degustaciones de vino.

Tal vez sea este el verano adecuado para preparar un viaje a Alemania y conocer sus rutas del vino. ¿Por qué no acompañar algunas de nuestras comidas estivales con vino alemán para después acercarnos a conocer su origen y su historia? Balnearios, castillos y bodegas que ofrecen alojamiento y desayuno, esperan con ganas la llegada del otoño y el Wurstmarkt o mayor festival de vino del mundo, que en la localidad de Bad Dürkheim, en pleno estado alemán palatino, recibe cada año a miles de turistas.

Enoturismo, una visita relámpago a Portugal

Para los enamorados del enoturismo en la Ribera del Duero, una de las zonas más maravillosas de España,  os queremos hablar hoy de otros destinos no tan lejanos que ofrecen también experiencias enoturísticas inolvidables.

A pesar de estar aquí al lado y de ser nuestro vecino más cercano, Portugal sigue siendo un gran desconocido para muchos de nosotros. Este país, con innumerables tesoros aun por descubrir, cuenta entre sus encantos con maravillosas rutas del vino y pone a nuestra disposición viñas, poblaciones y bodegas de gran atractivo para cualquier amante del vino y de la práctica del enoturismo.

Enoturismo en Portugal

Entre las principales localidades vinícolas portuguesas, se encuentran las bañadas por el río Duero, más concretamente aquellas entre Oporto y la frontera con España. La cercanía entre España y Portugal permite visitas rápidas; viajes en coche tan amenos como interesantes. No hay más que conducir, ir disfrutando de las vistas, curvas y cuestas, de las poblaciones y terrenos salpicados de viñedos. ¿Un gran plan? ¡Por supuesto! Enoturismo en Portugal durante un par de días, unas vacaciones que apenas necesitan ser preparadas con antelación. El país vecino nos ofrece la posibilidad de practicar el enoturismo y hacerlo de forma un tanto improvisada para quienes prefieran este tipo de aventuras.

Aunque en Portugal la industria del vino está presente a lo largo y ancho de su geografía, las regiones más conocidas por su cultura vinícola son quizás, el Douro y el Alentejo. La primera de ellas, exactamente la del Alto Douro Vinhateiro, es la cuna del vino de Oporto. El enoturismo en esta región permite, no solo disfrutar de sus conocidos vinos, sino hacerlo también de lo que fue hace casi veinte años declarado Patrimonio Histórico de la Humanidad: un paisaje impresionante en el que habitan haciendas dedicadas en su mayoría al cultivo de la vid y la elaboración de vino.

El que prefiera empezar por Oporto, puede aprovechar las estupendas oportunidades que la práctica del enoturismo en el país luso pone a su alcance; descubrir la región en un crucero con visitas a algunas de las poblaciones de mayor tradición vinícola, puede ser toda una experiencia para los sentidos.

 

Pero si hay alguien especialmente interesado en que su ruta enoturística pase por algunas de las principales bodegas del país, siempre puede acercarse hasta cualquiera de sus bodegas centenarias. Uno de los mejores Oportos es el que atesoran las bodegas Graham’s; y si esta visita sabe a poco, Taylor’s, bodega fundada a finales del S. XVII y con unas preciosas vistas sobre la ciudad, presume de contar con grandes reservas de vinos envejecidos en barrica; entre ellos, los que componen la carta que sus propietarios han calificado como la mejor carta de vinos portugueses del mundo. Su restaurante panorámico bien merece una visita.

Con bodegas en Jerez y en Oporto, Sandeman dispone de multitud de actividades enoturísticas en las que sus vinos ejercen de protagonistas. Cócteles, jornadas gastronómicas, visitas a los viñedos y demostraciones de los métodos de producción que han hecho del vino portugués uno de los mejores del mundo, son solo algunas de las posibilidades con las que ocupar unos días de este verano de enoturismo portugués.

A punto de terminar julio y con agosto a la vuelta de la esquina, Portugal y su vino están ya esperándonos.

Enoturismo en la Ribera del Duero: lugares que no debes dejar de visitar

Los casi 40 Km de ancho de la Denominación de Origen Ribera del Duero y más de 100 km de largo, desde el extremo este en el Valle de Atauta (Soria) hasta el extremo oeste en Quintanilla de Onésimo dan para muchos planes relacionados con el enoturismo.

Turismo enológico, actividades en la naturaleza, recorridos patrimoniales, historia, senderismo… Son casi infinitos los planes y las opciones para disfrutar de una de las regiones vitícolas más importantes del país en las tres provincias que la forman siguiendo la estela del río Duero: Soria, Burgos y Valladolid.

Actividades para todos los públicos

A través de la Ruta del Vino de la Ribera del Duero es posible recabar información suficiente para descubrir rincones y bodegas, opciones para todo tipo de público y cada época del año.

En este post hemos querido recoger propuestas para disfrutar de la Ribera del Duero, una para cada día de la semana o una para ocasión, porque en Bodegas Comenge tenemos la suerte de contar con un valioso patrimonio en las inmediaciones.

Naturaleza: Una idea perfecta para disfrutar en compañía es visitar el Parque Natural del Cañón del Río Lobos, 25 km. en las provincias de Soria y Burgos. Es espacio está protegido desde 1985 y se trata de un profundo cañón de roca caliza que el río ha ido erosionando con el paso de los años. En la Casa del Parque, ubicada en Burgo de Osca, es posible encontrar toda la información acerca de la rica flora y fauna del Parque Natural. También se pueden hacer actividades como senderismo o deportes acuáticos, en algunas zonas.

 

 

Gastronomía: De este a oeste y de norte a sur, la Denominación de Origen Ribera del Duero es cocina tradicional, producto y vino por los cuatro costados. Desde el lechazo asado al horno de lechazo a la brasa de sarmiento de Valladolid, pasando por la morcilla burgalesa, hasta llegar al fantástico abanico micológico de Soria el visitante tiene muchísimas opciones para escoger. Huerta, quesos… Productos de calidad y de la tierra.

Relax: En la Ribera del Duero no tenemos playa, al menos de agua salada, aunque sí existen diversas zonas de baño. Pero si el turista lo que busca es agua caliente, vapor, chorros y masajes para desconectar durante una escapada, también dispone de múltiples opciones. Por su valor histórico y entorno privilegiado el Hotel Castilla Termal Monasterio de Valbuena es una excelente opción, aunque hay otras como el Convento de las Claras o el hotel AF Pesquera, en Peñafiel.

Ribera Run Race, el campeonato de la Ribera del Duero

Deportes: Sin duda la mejor fecha para vivir el deporte de cepa en la Ribera del Duero es durante la celebración de Ribera Run Race, que recorre 50 km (la marcha larga) entre Peñafiel y Valbuena de Duero. Durante un fin de semana, el visitante puede acceder a originales actividades organizadas en las bodegas y participar en la competición. En Bodegas Comenge, no nos perdemos esta cita que además pasa por nuestras instalaciones.

Historia y cultura: Uno de los puntos más interesantes para el visitante es el Museo del Vino que alberga el Castillo de Peñafiel, muy cerca de Bodegas Comenge. Pero no podemos olvidar la riqueza histórica del municipio en el que se ubica la bodega, Curiel de Duero, ni el yacimiento arqueológico vacceo de Pintia, en Padilla de Duero.

Vino: En Bodegas Comenge estaremos encantados de recibirte para disfrutar de cualquiera de nuestras actividades. ¿Aún no nos conoces?

 

Enoturismo para todos

Enoturismo, más o menos todos sabemos a qué tipo de turismo nos referimos cuando empleamos este término; más o menos todos sabemos que es un turismo relacionado con el vino y con su industria y, más o menos, son muchos los que lo asocian con un turismo dirigido a conocedores y expertos en la materia. ¿Es así? ¿Puede un mero aficionado o alguien capaz simplemente, de disfrutar del vino sin tener una profunda cultura sobre este tipo de ocio? La respuesta a esta pregunta es rotunda: ¡sí!

Si por algo se caracteriza el turismo del vino o enológico es por estar al alcance de todos. Es un mundo por descubrir al que acercarse sin, ni siquiera, tener que sentir pasión por el vino. Eso, con total seguridad, viene después. Aunque es cierto que en el enoturismo el vino es el principal reclamo, el ocio y las actividades que lo caracterizan son muchas y variadas. La toma de contacto con las bodegas, con las viñas, con los diferentes procesos de elaboración de cada tipo de vino, son parte indispensable, obligada. Sin embargo, a todas y a cada una de ellas le acompañan culturas milenarias, gastronomía típica, paisajes inolvidables y gentes que, como la región en la que habitan, hacen historia.

Cuando hacer enoturismo

El enoturismo no tiene una época del año preferida, cada estación tiene algo que ofrecer a los que deciden acercarse a este mundo, sean expertos o no; lo único que se necesita es una cierta inquietud y avidez por descubrir cosas nuevas.

El enoturismo está hecho para gente tranquila y gente activa dispuesta a disfrutar de esas pausas tan características que se instalan con frecuencia en bodegas y viñedos sin las que sería imposible el cultivo de la vid y la elaboración del vino. Huye de prisas y permite disfrutar de un presente en el que el descanso es sinónimo, sin embargo, de continuo aprendizaje y de baños de cultura constantes.

Solo o a través de visitas guiadas, el viajero más curioso tiene, gracias a la industria que se ha generado alrededor del vino, la posibilidad de combinar catas y gastronomía típica, además de una oferta cultural compuesta de museos, conciertos, exposiciones o simplemente, paseos por entornos privilegiados.

El hecho de que el vino forme parte de nuestra cultura más ancestral y de que con él, se hayan instalado a lo largo y ancho de nuestras fronteras tantísimas bodegas, permite a todo aquel interesado compartir con los más diversos anfitriones las aventuras más curiosas. Pero el vino, no por ser ancestral, ha dejado de modernizarse y renovar su oferta de productos y servicios. Con el tiempo, forman parte de esta industria otras tan novedosas como las que han conseguido aplicar el vino a tratamientos terapéuticos de los más variados.

Expertos, neófitos e incluso escépticos componen el variado público al que cada año atraen cientos de actividades enoturísticas y enológicas. Es solo una cuestión de interés y del deseo de dar con aquello que, por fin, responde esas necesidades tan lícitas que tiene cualquier ser humano y que no consisten más que en encontrar en una sola oferta, descanso, cultura y disfrute.

¿Por qué hacer enoturismo?

Antes de comenzar a detallar las razones por las que para las bodegas es beneficioso (no sólo económicamente) hacer enoturismo y para los visitantes disfrutar del turismo del vino nos preguntamos, ¿qué es el enoturismo?

El término procede de la combinación entre ‘turismo’ y ‘enología’, por lo que se puede definir enoturismo como la acción de viajar a una región vitivinícola para conocer los vinos que en ella se elaboran, las bodegas y los diversos métodos de elaboración.

Sin embargo, el enoturismo va acompañado de otros tipos de turismo que completan la experiencia: turismo gastronómico, turismo patrimonial, natural… Hacer enoturismo no es sólo visitar bodegas, es empaparse de las tradiciones, de los productos, de la historia de una determinada comarca.

La primera razón que nos viene a la cabeza es la económica. Bien, no siempre esa es la principal razón. Para conseguir un flujo más o menos continuo de visitantes se requieren años de inversión en personal, promoción y sobre todo tiempo.

Hay multitud de bodegas pequeñas que invierten muchísimo tiempo en atender a todos los interesados en conocer su labor y poco de ese tiempo es realmente rentable. Entonces, ¿por qué lo hacen? Hacer enoturismo es enriquecedor para todos, para el productor porque tiene la oportunidad de dar a conocer su vino al cliente final, transmitirlo con pasión de tú a tú, ver la reacción del consumidor y aprender.

¿Por qué ir a visitar una bodega?

Para un auténtico winelover la pregunta debería ser, ¿por qué no? Beber un vino en el lugar de donde procede, escudriñar sus aromas y sabores de la mano de sus elaboradores, entender la importancia que el vino ha desempeñado en la historia… La lista de razones podría ser muy larga.

Para una persona neófita, que simplemente quiere ‘hacer algo diferente’, el enoturismo es una puerta a todo lo que hay detrás: Paisajes escondidos, personas con las manos curtidas y mucho que contar, la posibilidad de combinarlo con actividades deportivas al aire libre, disfrutar de la gastronomía y productos locales, aprovechar para conocer los monumentos de un municipio… El vino es el eje que dinamiza un territorio.

Día Europeo del Enoturismo

Desde hace nueve años, la Red Europea de las Ciudades del Vino promueve el Día Europeo del Enoturismo, que en 2017 será el día 11 de noviembre, aunque se celebrarán actividades durante toda la semana.

La intención de este día especialmente dedicado al enoturismo es incentivar la cultura del vino, el patrimonio vitivinícola y las tradiciones de las ciudades donde se encuentran los productores.

En Bodegas Comenge también hemos preparado actividades especiales durante todo el fin semana. El sábado día 11 a las 11.00 y a las 13.00 horas y el domingo 12 a las 11.00 horas están previstas visitas en las que los asistentes visitarán la bodega y viñedo ecológico, probarán en primicia las nuevas añadas de los vinos Comenge Crianza y  Don Miguel Comenge Reserva y además podrán degustar productos de la tierra, como quesos, nueces y uvas pasas ecológicas. Más información sobre la actividad e inscripciones, en la web

¡Quiero mi propio viñedo!

¿Tienes un terreno pequeño y no sabes cómo aprovecharlo? ¿Te gusta el buen vino? Si las respuestas a estas dos preguntas son afirmativas, nuestro artículo de hoy, es para ti; para ti y para todos aquellos que aunque sueñan con poder producir algún día su propio vino, no saben todavía por dónde empezar.

Leer más

,

Vinoterapia, otra manera de disfrutar del vino

En estas últimas décadas se ha ido creando una auténtica cultura del vino, dentro de la cual se viene desarrollando con fuerza la vinoterapia. Aunque no lo creas, el vino no está hecho sólo para degustarlo y saborearlo acompañando un buen banquete, sino también para cuidarnos sentirnos mejor por dentro y por fuera. Atrévete a descubrir esta experiencia y a comprobar en primera persona sus propiedades.

red-wine-505296_1280

¿Qué es la vinoterapia?

Se trata de un tratamiento estético basado en la utilización del vino para cuidar nuestra piel y nuestro cuerpo.

Esta idea surgió en 1996 de mano de dos viticultores franceses de la región de Graves, aunque hay constancia del uso del vino en tratamientos de belleza ya en la época romana y en la Edad Media. Actualmente, se ha ido expandiendo a otros países como España, Italia, Argentina y Brasil, ganando muchos adeptos y convirtiéndose en poco tiempo en un atractivo muy importante dentro del mundo del enoturismo.

Como curiosidad, los vinos más frecuentemente utilizados en este tratamiento son el Lambrusco, Sauvignon, Cabernet, Rioja, Merlot, y Chianti, entre otros. Estos vinos en concreto son ricos en minerales, poseen propiedades relajantes, y son utilizados en múltiples tratamientos  de salud y cosméticos.

¿Qué beneficios tiene?

El vino contiene ciertas cualidades muy beneficiosas para su uso estético y terapéutico. Su acción se basa en las propiedades antioxidantes de los polifenoles, que neutralizan los efectos de los radicales libres, responsables de esas arrugas y patas de gallo que tanto nos disgusta vernos en el espejo. Los polifenoles son muy utilizados en estética, ya que su capacidad para luchar contra los radicales supera incluso a la de las vitaminas C y E.

Entre sus efectos más importantes encontramos:

– Tonifica, regenera, e hidrata la piel, retrasando su envejecimiento.

– Reafirma la musculatura. Aporta una mayor consistencia a los músculos.

– Mejora la circulación sanguínea, favoreciendo la desaparición de varices.

– Libera las tensiones musculares.

– Es antiinflamatoria y relajante.

– Reduce el abdomen y tonifica los senos.

wellness-285590_1280
¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento dura aproximadamente una hora. Comienza con una exfoliación a base de una mezcla de sal y uva, para retirar las pieles muertas y abrir los poros. A continuación se pasa al pozo o tina de vinoterapia, en el que se permanece sumergido en vino durante una media hora. Como toque final, un buen masaje de relajación con aceites de semilla de uva. Y no te hemos contado lo mejor: todo este circuito puedes realizarlo mientras saboreas una buena copa de vino.

Como ves, tú solo tienes que dejarte querer y disfrutar al máximo de la relajación y de la desconexión que te brinda esta experiencia. Si eres un buen amante del vino, ¡no puede faltar en tus próximas vacaciones!

6 apps móviles fundamentales para convertirte en un experto del vino

El mundo del vino es muy amplio y complejo, y solo los expertos en enología dominan el terreno. Pero gracias a las nuevas tecnologías, los conocimientos sobre esta bebida ejemplar están al alcance de todos. Ya no tienes excusa para no saber qué botella regalar, o cuál es mejor para acompañar esa deliciosa comida que has preparado.

Hay infinitas aplicaciones sobre el vino en las que encontrar asesoramiento e información, pero aquí te hacemos una selección de aquellas que, como buen aficionado (o incluso experto), no pueden faltar en tu Smartphone. Descárgatelas y empieza a crear ya tu propia bodega.

Vivino: Escáner de vinos

Es una de las mejor valoradas por los usuarios. Lo más interesante de esta app es la posibilidad de escanear con tu móvil la etiqueta del vino, tras lo cual podrás acceder automáticamente a toda la información acerca del mismo. Igualmente, podrás almacenar la ficha de todos aquellos que te han gustado para poder consultarlos en cualquier momento, compartirlo con otros usuarios, y darles una valoración. Como colofón, también cuenta con la posibilidad de encontrar interesantes ofertas online.

NWines
La calidad no está reñida con el precio. Y podrás comprobarlo utilizando esta aplicación, en la que puedes encontrar vinos a buen precio. Cuenta con un acceso a un amplio catálogo en el que consultar las fichas técnicas y valoraciones de usuarios. Además, te permite contactar directamente con la bodega para realizar un encargo online.

Mi vinoteca
Es hora de crear tu vinoteca personal. Gracias a esta aplicación (creada en España) podrás gestionar tu propio registro de los vinos que has probado de manera sencilla y muy intuitiva. Asimismo, tienes la opción de adjuntar notas informativas y valoraciones que puedes compartir posteriormente con el resto de usuarios.

Guía Repsol
Dirigida a aficionados avanzados y expertos, esta aplicación ofrece un amplísimo catálogo de productos de aproximadamente 600 bodegas españolas. Además de una detallada ficha en la que se incluyen datos como la procedencia, la temperatura, calificación, entre otros. También podrás utilizar la geolocalización para saber dónde se encuentran las bodegas más cercanas. Sólo disponible para iPhone.

Hello Vino
No tenemos la suerte de tener nuestro propio sumiller en casa, pero si necesitamos ayuda a la hora de elegir un vino, esta aplicación es la solución. Es fundamental para saber qué vino escoger para ese evento tan especial, cuál es el idóneo para regalar, o para acompañar un menú en concreto, etc. Además, cuenta con una sección de reseñas (en inglés) escritas por expertos. ¡El sumiller en casa!

Wine Secretary
Es uno de los catálogos de vinos más amplios a nivel internacional, con aproximadamente cuatro millones de fichas en las que se especifican datos como la clasificación, el precio, bodega, denominación de origen, propiedades, etc., así como valoraciones y opiniones de una gran comunidad de usuarios. Es gratuita y está disponible solo para Android.

En resumen, estas aplicaciones te permitirán tener tu propio registro de vinos, saber cuál es el mejor para cada momento, y convertirte así en un auténtico entendido. Te animamos a que empieces a utilizarlas degustando los mejores vinos de Bodegas Comenge. ¡Esperamos que estén entre tus favoritos!

Celebramos Hallo Wine 2 “El Regreso” en Comenge Enoturismo

HALLO WINE BODEGAS COMENGE

El próximo día 31 a las 20.30 h. Comenge Enoturismo organiza su particular celebración de la fiesta de Halloween, para darle más sentido a esta fiesta en Peñafiel, será HALLO WINE 2 “El Regreso”. Tres vinos  sorprendentes en armonía con mordiscos gourmet por 8,50 euros, y si te quedas con las ganas de seguir la fiesta tendrás descuentos en tus copas en “Le Divin con Quiemada”. Absolutamente terrorífico ¿te lo vas a perder?

El Winebus visita Bodegas Comenge

Wine Bus Bodegas Comenge

El Winebus visitará Bodegas Comenge y Peñafiel el próximo 4 de mayo. Una genial forma de disfrutar del mundo del vino sin tener que preocuparse de conducir después.

Para inscribirse