Entradas

Unos vinos diferentes

Si te gusta el vino, estás pendiente de la actualidad del sector y te encanta descubrir muchas de las curiosidades relacionadas con él, tal vez te interese saber algo sobre los que parecen ser algunos de los vinos más raros del mundo.

Si alguien menciona un meteorito en un momento dado, en lo último en lo que pensaríamos sería en vino. Sin embargo, puede ocurrir que ese alguien esté, precisamente, hablando de una variedad de vino chileno cuya creación nace, tras múltiples experimentos, de la mezcla de una roca estelar caída en la Tierra hace miles de años, con Cabernet 2010.

A pesar de que es difícil pensar en un vino aun más extraño que este con el que abrimos el artículo de hoy, existen otros que llaman también la atención. El segundo, conocido como vino Nettle, está hecho a base de ingredientes fuera de lo común; unos ingredientes que no llamarían tanto la atención si se emplearan en la elaboración de otro tipo de productos, pero que en el caso del vino, producen sin lugar a dudas, cierta curiosidad. El vino Nettle está elaborado con partes muy concretas de la ortiga. Yemas y pequeños capullos de la ortiga se mezclan con otras plantas como perejil o tomillo hasta conseguir un vino de sabor original.

Vinos curiosos

¿Es posible que exista el vino de chocolate? Sí. Los amantes del dulce, aquellos que a duras penas pueden esperar al postre por ser su plato estrella de la cena o de la comida, no descartarán esta posibilidad, seguro. Elaborado con gotas de chocolate natural y uvas de Francia, este vino goza de gran popularidad en países anglosajones.

Más suave o por lo menos más romántico parece ser el vino de pétalos de rosa; un vino semiseco del que su aroma destaca por encima de otras de sus virtudes. En el vino de serpiente y de escorpión, el siguiente vino que nos ocupa, el aroma no es sin embargo, lo más destacable. Difícil de creer pero cierto. El vino de serpiente y de escorpión se elabora introduciendo en su interior los mencionados animales para posteriormente, dejarlos fermentar. Se decía de él que era capaz de curar enfermedades y que su origen estaba en China.

De momento estos son algunos de los vinos elaborados a base de extravagantes ingredientes. Sus creadores pueden presumir de originalidad y de creatividad y probarlos sería sin duda toda una experiencia pero, para nuestro día a día, nuestros aperitivos y comidas familiares, un buen vino de la tierra se nos hace, a la vista de lo recién explicado, poco menos que irreemplazable.

 

,

Vino Naranja y Vino Gris

vinonaranja

En el mundo del vino existen multitud de acepciones para referirse a distintos tipos de vinos, según las uvas de las que provienen, la forma en la que están elaborados, su color o la zona de la que proceden.

En los últimos tiempos los llamados ‘vinos naranjas’ se han subido a la palestra, sobre todo con la aparición de marcas de vino naturales y el deseo por recuperar elaboraciones y recipientes ancestrales para la elaboración de vino, sobre todo por parte de pequeños productores.

Vino Naranja de la D.O. Condado de Huelva

Con respecto a los vinos naranjas a los que queremos hacer referencia en este post, no hay que confundirlos con el Vino Naranja del Condado de Huelva, un tipo de vino que se hace desde hace más de dos siglos en la Denominación de Origen Condado de Huelva.

En ese caso, se trata de un vino aromatizado con cáscaras de naranja amarga. La elaboración típica es primero macerar las cáscaras de naranja en alcohol vínico y después añadirlo a un vino o mosto acogido a la Denominación de Origen. A continuación se envejece en botas bajo el sistema de criaderas y soleras. Es por todo ello que el vino adquiere ese color tan característico.

Vinos naturales

Los ‘otros’ vinos naranjas también se refieren a una elaboración muy antigua, donde no se empleaban productos químicos y la fermentación y crianza de los vinos se llevaba a cabo en recipientes asimismo naturales, como las tinajas de barro, barriles de madera o depósitos de hormigón (sin revestir). En la actualidad, además de todos esos tipos de depósitos, también se emplea el acero inoxidable.

Mientras que en las elaboraciones tradicionales de vino blanco la fermentación alcohólica se lleva a cabo únicamente con el mosto de la uva (sin piel); en los vinos naranja se apuesta por una elaboración similar a un tinto, el hollejo está en todo momento en contacto con el mosto.

En las piel de las uvas se encuentran los polifenoles, responsables del color y aromas de los vinos, por ello, cuando el hollejo está en contacto con el mosto, éste adquiere un color más subido (más naranja) que en las elaboraciones tradicionales.

En los vinos naranjas, por otro lado, se suele apostar por una maceración con las pieles después de la fermentación alcohólica, lo que le confiere aún más color al vino.

Las mayores diferencias con los vinos blancos de elaboración tradicional se encuentran en el color, pero también en su estructura. Sin embargo, suelen presentar menor acidez.

Blanc de Noir

Si en el caso de los vinos naranjas se busca más color, en el caso de los vinos grises es justamente todo lo contrario, y además se elaboran con uvas tintas.

Seguro que en muchas ocasiones habéis encontrado vinos espumosos que en la etiqueta recogen el término ‘blanc de noir’. Esto quiere decir, simplemente, que es un vino blanco elaborado con uvas tintas. Es decir, sólo se utiliza la pulpa de las uvas para elaborar dicho vino, no el hollejo donde, como hemos comentado, se encuentran las sustancias responsables del color.

El Vino Gris tradicionalmente se ha elaborado con la uva Pinot Noir, por tener una coloración muy baja, pero en los últimos tiempos y sobre todo con la moda de consumo de los vinos rosados ‘piel de cebolla’, es fácil encontrar vinos grises de diversas variedades.