Entradas

Enoturismo en Alemania, un viaje al medievo

Alemania es un país al que se le menciona poco por su vino y, sin embargo, fue uno de los primeros en fomentar el enoturismo mediante la creación de La ruta del vino alemán o Deutsche Weinstraße, una ruta que se encuentra en Renania y cuya creación se remonta a los años 30 del pasado siglo.

La localidad francesa de Wissembourg, en la frontera franco-alemana, da paso al inicio de la ruta del vino, y con ella, a toda una experiencia de enoturismo distinta a la de la Ribera de Duero  en la que disfrutar de una cultura vinícola de más de mil años de antigüedad que termina en la localidad alemana de Bockenheim.

Caminos, viñedos y aldeas que recuerdan a tiempos remotos salpicados de señales en las que aparece un racimo de uvas, van guiando al transeúnte a lo largo de esta ruta enoturística donde encontrarse con fiestas del vino, tiendas especializadas o actividades de degustación; todo ello con el fin de ir descubriendo una historia que gira alrededor de una industria del vino en la que las bodegas y tabernas varias, recuerdan un legado medieval que ahora se pone a nuestra disposición para que saboreemos y disfrutemos de las riquezas de esta tierra.

Vinos blancos

El enoturismo alemán es conocer sus vinos blancos, atravesar sus viñedos y disfrutar del olor que desprenden las viñas cultivadas bajo unas condiciones climáticas cuyos resultados se traducen en variedades de uva que terminan en vinos de ricos matices y diversos aromas. La oferta de vinos de esta ruta enoturística es variada. Los vinos de riesling, de conocido prestigio, poseen una buena estructura y alta acidez. Pensado para poder ser consumido a lo largo de años posteriores, se aleja de nuestro concepto de vino blanco, concebido, por el contrario, para ser consumido a mucho más corto plazo.

 

 

Esta ruta enoturística del vino alemán, que atraviesa pequeños pueblos y ciudades como Gruenstadt, Bad Duerkheim, Deidesheim, entre otras, y que puede hacerse en bicicleta o caminando, suele ser más recomendable en el otoño, estación plagada de festivales y degustaciones de vino.

Tal vez sea este el verano adecuado para preparar un viaje a Alemania y conocer sus rutas del vino. ¿Por qué no acompañar algunas de nuestras comidas estivales con vino alemán para después acercarnos a conocer su origen y su historia? Balnearios, castillos y bodegas que ofrecen alojamiento y desayuno, esperan con ganas la llegada del otoño y el Wurstmarkt o mayor festival de vino del mundo, que en la localidad de Bad Dürkheim, en pleno estado alemán palatino, recibe cada año a miles de turistas.

La clasificación de los vinos alemanes

Imagen de VDP. Die Prädikatsweingüter

Imagen de VDP. Die Prädikatsweingüter

A través del blog de Bodegas Comenge hemos tenido la oportunidad de conocer cómo se clasifican los vinos en España y qué significa cada una de las indicaciones geográficas protegidas, tal y como contamos en este post.

Sin embargo, no en todos los países los vinos se clasifican de la misma forma, esto es, por áreas geográficas como también ocurre por ejemplo en Italia, sino en función de su elaboración.

Es curioso el caso de Alemania, un país con gran tradición vitivinícola donde los vinos se diferencian por su cantidad de azúcar residual. Es cierto que cada vez más las etiquetas de los vinos del país germano recogen información sobre las regiones vinícolas, tal y como explicamos en este post,  pero esa no es la forma clásica de calificar los vinos.

Para empezar, es necesario diferenciar los vinos alemanes en los que en su proceso de elaboración se realiza chaptalización (una práctica que consiste en añadir azúcar al mosto de uva mientras realiza la fermentación alcohólica, con la finalidad de aumentar su grado alcohólico, y de la que ya hablamos en este post) y aquellos en los que el azúcar se consigue de manera natural.

El término Prädikatswein hace referencia a aquellos vinos de mayor calidad, es decir, los que presentan azúcar residual de forma natural, procedente tan sólo de la uva. Esta tipología de vinos, además, suelen pertenecer a la asociación de productores o Verband Deutscher Prädikatsweingüter, un organismo que garantiza la calidad de los mismos.

Categorías según el azúcar residual

Los vinos Prädikatswein se subdividen en distintas categorías, según el azúcar residual y en función de algunas peculiaridades en su elaboración. El azúcar que contienen los vinos viene dado por el momento de recolección de las uvas, pero también por la labor de un hongo del que también hemos hablado con anterioridad, la Botrytis Cinerea (responsable de la podredumbre noble).

Kabinett: Hace referencia a los vinos más secos y, aunque levemente, la reglamentación varia en función de las distintas indicaciones geográficas. En este caso las uvas en teoría se recogen en su momento óptimo de maduración y el mosto fermenta en grandes cubas de madera usada. Siempre queda un poco de azúcar residual.

Spätlese: En este caso las uvas se recogen algo más tarde (aproximadamente una semana) de lo que se entiende como momento óptimo de maduración, es decir, se vendimian con más azúcar que si se fuese a elaborar un vino seco. Es lo que en España llamamos vendimia tardía. Son vinos con más acidez y, por lo tanto, con mayor capacidad para el envejecimiento en botella; también suelen presentar más cuerpo aunque menor graduación alcohólica.

Auslese: Las uvas destinadas para la elaboración de este tipo de vino suelen estar afectadas por la Botrytis Cinerea, aunque no es necesario que todas las uvas lo estén. Esto implica que se realice una selección de los racimos, que contendrán más contenido en azúcares que en la anterior categoría. La acidez también estará presente, normalmente son vinos muy equilibrados.

Beerenauslese (BA): El término designa a los vinos cuyas uvas está afectadas en su totalidad por la podredumbre noble. Para su obtención es necesario realizar una gran selección en el viñedo y en la bodega. Son vinos dulces debido a que el hongo de la Botrytis deseca las uvas.

Trockenbeerenauslese (TBA): La denominación se refiere a los vinos más dulces, aquellos que se elaboran con uva pasificada y suelen presentar una gran capacidad de guarda.

En los últimos tiempos el consumidor alemán ha comenzado a probar y a apreciar los vinos eminentemente secos o Trocken, elaborados también con variedades de uva tan apreciadas como su famosa Riesling.