La importancia de los ríos en el vino

ladera

En este blog hemos abordado factores climáticos, edáficos o geográficos que afectan al cultivo de la vid y la posterior calidad de los vinos; desde la importancia de los tipos de suelos, la altitud en la que están plantadas las viñas o la pluviometría de las diversas zonas vinícolas.

Existe una pieza, un factor fundamental en cuanto a geografía se refiere, que tiene mucho que ver con las grandes zonas vitícolas del mundo. Si pensamos en Castilla y León – por ejemplo Ribera del Duero, Rueda, Arlanza, Arribes o Toro-,  en Jerez, en el Priorato, en Ribeiro, Ribeira Sacra, Oporto, en las distintas zonas de elaboración francesas, en Alemania o en California, todas tienen un elemento en común: los ríos.

Las grandes zonas vitícolas mundiales se encuentran cerca de los ríos. En la D.O Ribera del Duero, Rueda, Arlanza, Arribes y Toro, el río Duero; al igual que en Oporto; en la D.O. Jerez, el río Guadalquivir; en Ribeiro, el Miño; en Ribeira Sacra, el Sil; en Priorato, el río Ebro y sus afluentes; en Francia, el Loira, el Ródano o el Garona; en Alemania, el Rin y el Mosela; y en California el famoso río Napa.

Los ríos crean una orografía especial, creando valles de mayor o menor dimensión y profundidad pero que, en todo caso, favorecen distintos climas según la orientación o altitud de las zonas en las que están plantadas las cepas.

¿Quién duda de la importancia de los ríos cuándo se habla de suelos? En la zona centro de Castilla y León, donde se asienta Bodegas Comenge, no es difícil adivinar la cercanía de un viñedo a un río. Los suelos arenosos se suelen encontrar más cerca de los ríos, así como en zonas de pinar; mientras que los suelos de cantos rodados suelen estar más alejados. Pero el río está ahí, sigiloso.

Sin embargo, a pesar de que los ríos son fundamentales en la construcción del paisaje vitícola, las mejores vides no están plantadas en sus orillas, ya que se trata de un cultivo que se desarrolla favorablemente en suelos pobres, con pocos nutrientes.

Entonces, ¿de qué manera afectan los ríos el cultivo de la vid? Normalmente, junto a los ríos, existen zonas de pendiente, laderas con más o menos inclinación que facilitan el drenaje de los suelos, es decir, evitan su encharcamiento.

Junto a los ríos la atmósfera es siempre más húmeda, por no hablar de la aparición de nieblas en su cuenca, que evitan el daño por heladas extremas.

suelo ribera

Nuestros viñedos, una ubicación privilegiada

En Bodegas Comenge nuestros viñedos se encuentran en una situación privilegiada, en la cuenca del río Duero, en laderas de suaves pendientes ubicadas en Curiel de Duero y Pesquera de Duero a una altitud de entre 780 y 880 metros.

Una de las parcelas más interesantes y donde el río tiene una especial influencia es el Pago de la Nava, donde está plantada la variedad Cabernet Sauvignon. El abrigo del río Duero crea un microclima especial, un abrigo natural que favorece que la maduración de esta uva y evita que se hiele.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.