¿Qué diferencia hay entre una uva de mesa y una de vinificación?

Tanto las uvas de mesa, las uvas pasas como las uvas destinadas a la elaboración de vino proceden de la especie Vitis vinífera. La uva es uno de los primeros cultivos realizados por el hombre para su consumo. Se han encontrado semillas cultivadas durante el período Neolítico en yacimientos arqueológicos de Suiza, Italia y en tumbas faraónicas del antiguo Egipto.

El origen del cultivo de la vid lo sitúan los expertos a orillas del Mar Caspio, extendiéndose hacia el resto de Europa a través del comercio del Mediterráneo. Desde entonces, el interés del hombre por sus frutos no ha dejado de crecer, ya sea para aprovecharlos en la elaboración de vinos o como fruto de mesa.

La distinción entre las variedades de uva de mesa, de pasificación y de elaboración de vino se realiza a través de sus características morfológicas: el tamaño y forma de los racimos y bayas, el grosor del hollejo o el número de pepitas.

uvas

Algunas de las variedades para vinificación ya son de sobra familiares, como el Verdejo, el Tempranillo, Sauvignon Blanc, Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot, Chardonnay, Albariño, Bobal… Quizás las otras dos categorías son menos conocidas. Algunas de las uvas de mesa como la Dattier o Cardinal, así como la Moscatel de Alejandría o el Albillo -típica en nuestra Ribera del Duero-, son variedades que se pueden emplearse igualmente como uvas de vinificación, mesa o pasificación. Las menos conocidas son las variedades de uva destinadas a la pasificación, como la Sultanina, Corinto o Rosaki.

Las uvas de mesa es una fruta carnosa que nace de unos racimos largos, sueltos, formados por bayas redondas u ovaladas. Su piel es más rústica y persistente y puede presentar colores verdosos, amarillentos, púrpuras, rosados o negros. La pulpa es jugosa y dulce.

Las variedades de uvas de mesa se clasifican por el color de los frutos, por la época de maduración y por su capacidad para la comercialización (transporte). Uno de los factores más importantes de cara a la percepción de la calidad por parte del consumidor es su aroma y sabor.

Aunque el sabor depende principalmente de la variedad de uva que se trate, hay otra serie de factores que ayudan a determinar la calidad por parte del consumidor, como la maduración (acumulación de azúcares), el grosor de la piel o el número de pepitas de cada baya.

Pero, ¿sería posible elaborar vino con uva de mesa?  Posible, es; adecuado, no. Debido a todas las características morfológicas de las uvas citadas anteriormente, las uvas para vinificación deben cumplir una serie de ‘requisitos’ para la obtención de vinos de calidad, como puede ser la jugosidad de su hollejo, la finura de la piel o  la capacidad para acumular azúcares y otras sustancias. El tamaño de las uvas de vinificación es muy inferior al tamaño habitual de una uva de mesa, aspecto importante tanto en los aromas del vino como en el color en el caso de los tintos.

racimocabernet

Las uvas de mesa para vinificación se cultivan de forma distinta a las uvas para vinificación. Estas variedades son normalmente mucho más sensibles a las heladas, tanto invernales como de primavera, por lo que sus zonas de cultivo se limitan a climas cálidos, motivo por el que las mayores extensiones de uva de mesas las encontramos a orillas del Mediterráneo.

Sus exigencias de insolación y temperatura son también mayores que las de las variedades para vinificación. Esas exigencias lumínicas explican por qué su cultivo se desarrolla habitualmente en forma de parral, convirtiendo su vegetación en un verdadero panel solar, que incide de manera determinante en la calidad, color y contenido de azúcares de las uvas. Este sistema de formación exige una mayor necesidad hídrica en relación a las uvas para vinificación.

Si el consumo moderado de vino es beneficioso para la salud, de igual forma lo es la ingesta de uvas de mesa. Las uvas son ricas en azúcares y vitaminas, aportan calorías y favorecen la producción de glóbulos blancos y rojos en la sangre,  además del desarrollo de anticuerpos. En la piel de las uvas tintas se encuentran los compuestos fenólicos (responsables del color y sabor de los frutos) y entre ellos una sustancia llamada resveratrol, potente antioxidante que ayuda retrasar el envejecimiento de las células, de ahí su popularización durante los últimos años en cosmética natural.

14 comentarios
  1. ALEJANDRA
    ALEJANDRA Dice:

    Me gustó su artículo, recién estoy interesada en la producción de vino pues tengo a mi cargo varias hectarias de cultivo de la parra y se produce la mistela. si bien es cierto yo estoy para administrar, quiero conocer más sobre el vino y su producción, es por ello que estoy leyendo diferentes artículo y el suyo me pareció muy interesante

    Responder
    • comenge
      comenge Dice:

      Muchas gracias por leernos Alejandra!! Nos alegramos enormemente de que nuestros artículos te resulten interesantes y que puedan ayudarte profesionalmente; seguiremos trabajando en ello. Saludos 🙂

      Responder
  2. Neli Castro
    Neli Castro Dice:

    Gracias por compartir este mensaje, tengo un problema con mi uva no hace flores ya son años de crecer .. gracias por compartir su saber..
    Espero su comprensión y gentil atención

    Responder
    • comenge
      comenge Dice:

      Hola Neli! Pues puede deberse a multitud de factores; incompatibilidad de la planta con el patrón o problemas de corrimiento; necesitaríamos más detalles para dar un buen “diagnóstico”. Un saludo

      Responder
  3. Gastón
    Gastón Dice:

    Hola quiero hacer un parral en casa para consumo de la fruta, no conozco de uvas,si me gustaría que fuesen negras,me podrían asesorar cuáles son las ideales… gracias!

    Responder
    • comenge
      comenge Dice:

      Hola Gastón! Te recomendamos cualquier variedad sin semilla que se adapte a las condiciones climáticas de tu zona. Puedes consultar a tu proveedor más cercano y te asesorará adecuadamente. Un saludo y gracias por leernos

      Responder
  4. Cesar
    Cesar Dice:

    Hola muchas gracias por el artículo. Tengo una consulta si es posible responder. Quiero tener un pequeño parron en casa, quiero elaborar vino casero de uso personal. Donde puedo conseguir una cepa adecuada para elaboración de vino? He buscado pero en los viveros no saben mucho.

    Responder
    • comenge
      comenge Dice:

      Hola César! Para aconsejarte sobre las variedades mas adecuadas necesitaríamos conocer más datos sobre la situación del terreno, clima… etc. Seguro que en los viveros de tu zona tienen las variedades que mejor se adapten, inisite, o bien prueba a preguntar a viticultores de la zona. Un saludo

      Responder
  5. Ruben
    Ruben Dice:

    Hola, compre algunos plantines en viñedos de Salta, ahora ya son parra y esta repletas de uvas. Quiero saber si esos frutos serán dulces para comer? Gracias

    Responder
    • comenge
      comenge Dice:

      Hola Rubén. Seguro que sí, si su tratamiento y posterior maduración ha sido adecuada, cuando estén listas estarán dulces como la miel. Un saludo

      Responder
  6. Carlos Arellano
    Carlos Arellano Dice:

    Yo consumo vino más bien barato. Es cierto que el vino de uva de mesa produce más malestares y resaca que el otro vino? He oído recomendar vinos que son incluso más baratos que los de uva de mesa, porque son de viñas vinícolas. Hay mucha gente
    que prefiere el vino de uva de mesa porque piensa que es más sano y mejor. Cuál es la realidad? Saludos y felicitaciones.

    Responder
  7. Tobias
    Tobias Dice:

    Hola, tengo problemas con una parra que tengo en el patio. Empieza a brotar siempre muy bien, pero a medida que crece le va apareciendo una capa blanquecina en la superficie que termina secando las hojas, hasta que se caen, la uva presenta un aspecto grisáceo muy desagradable. Supongo que se trata de un hongo, la parra está orientada en la parte más soleada del patio, y en verano recibe bastante sol. En todo caso he decidido injertar una variedad resistente, y a ser posible tinta de mesa. Cual me recomendarías? Gracias!

    Responder
    • comenge
      comenge Dice:

      Hola Tobías. Efectivamente, como nos comentas, puede ser que la planta esté infectada por algún hongo y que haya desarrollado una enfermedad gracias a las altas temperaturas. Puedes realizar tratamientos preventivos antifúgicos para intentar salvar la planta. En caso de decantarte por injertar variedades resistentes, te recomendamos que tengas en cuenta las características climatológicas de tu zona, o que incluso preguntes a otros viticultores de la zona.
      Un saludo

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.