Consejos para vender vino online

Como sabemos, la pandemia mundial causada por el virus COVID19 dio como resultado el confinamiento y restricciones en la hostelería, lo que ha obligado a todos a modificar nuestras costumbres y conductas, incluido el hecho de comprar vino on-line.

Al estar confinados en casa, muchos empezamos a cocinar, a hacer deporte y a disfrutar de vinos y otras bebidas en casa, actividad esta última, que estaba casi reservada a bares y restaurantes en compañía de familia y amigos.

En el último año son muchos los usuarios que se han animado a comprar a través de Internet, bien a través de las páginas web de las propias bodegas o a través de Marketplace que aúnan decenas o cientos de referencias.

Debido al confinamiento, las ventas on-line de vino se han, incluso, duplicado. Si bien es cierto que el canal digital asume las ventas que no se han realizado en hostelería, esta tendencia ha llegado para quedarse. En Bodegas Comenge creemos en la venta on-line de vino porque nos facilita un trato más cercano con el cliente, además de múltiples ventajas que ya comentamos en este post.

Queremos ayudar a aquellos que no están acostumbrados a comprar vino on-line con algunos consejos para comprar vino a través de Internet que favorecerán que la experiencia sea más satisfactoria.

  1. Comparar el precio en varias webs

No siempre el precio de la web oficial de la bodega es el más ventajoso. Lejos de lo que pueda parecer, las bodegas no pueden bajar mucho los precios de sus vinos porque, si lo hacen, estarían competiendo con sus clientes (distribuidores y otras webs). Sin embargo, el hecho de comprar el vino en la web oficial ofrece todas las garantías con respecto al trato del vino, por ejemplo, en cuanto a su conservación y, normalmente, se pueden encontrar referencias o añadas que no están en otras páginas de venta on-line.

  1. Gastos de envío

Cuidado, muchas veces el usuario se fija en el precio por botella sin contar los gastos del envío. Para poder hacer el cálculo, es importante sumar los gastos de envío y dividir el número de botellas. Solo de esta forma se podrá hacer una comparación certera.

  1. Existencias

Algunos Marketplace usan determinados vinos como ‘reclamo’ para conseguir un mejor posicionamiento. Siempre se puede contactar con el servicio de atención al cliente, pero algunas de las claves para saber si la información está actualizada es comprobar si la añada corresponde a la de la web oficial o si las imágenes de las botellas están actualizadas. Todo suma para saber si cuidan el vino.

  1. El vino más barato que en hostelería

Otra de las ventajas más evidentes es que el coste de cada botella es muy inferior al que se paga en hostelería porque, lógicamente, los intermediarios, así como el servicio dado por profesionales, desaparece.

  1. Información privilegiada

A través de las redes sociales de la bodega, siempre es posible preguntar dudas sobre determinado vino y obtener una respuesta certera en un plazo muy corto de tiempo. Además, muchas bodegas, como es el caso de Bodegas Comenge, ofrecen la suscripción gratuita a una newsletter gracias a la cual podrás enterarte de primera mano de las novedades de la bodega, ofertas especiales u obtener códigos de descuento.

  1. Fidelización

El hecho de comprar el vino directamente en la web de una bodega crea un vínculo digital pero directo con la marca. Seguramente recibas, por darte de alta en el servicio de email marketing, uno o varios códigos a lo largo del año. Estos códigos se deben introducir al final de la compra, el propio proceso lo indica. Normalmente los códigos están asociados a un descuento o regalo y tiene una duración determinada. ¡Exactamente igual que cuando compras ropa por Internet!

  1. Catas on-line

¿No conoces el vino y no estás seguro de si te gustará? Hoy lo on-line manda y muchos productores organizan o participan en charlas a través de Instagram live o catas virtuales, en las que el usuario compra x botellas, las recibe en casa y un día determinado se conecta con otras personas que también lo hayan comprado para asistir a una presentación digital de los vinos y de la bodega.

  1. ¡Hace falta que te bebas la botella de una vez!

Una botella puede conservarse durante dos o tres días abierta perfectamente, siempre que se cierre con un tapón y se conserve a temperatura constante y controlada, alejada de la luz solar.

Y, tu, ¿aún no compras vino on-line?